Si Ho­ra­cio le­van­ta­ra la ca­be­za

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Fè­lix Ba­dia Sub­di­rec­tor Es-

Abra­za la Tie­rra es un pro­yec­to pues­to en mar­cha du­ran­te la dé­ca­da pa­sa­da en va­rias co­mu­ni­da­des, cu­yo ob­je­ti­vo es ase­so­rar a to­das las per­so­nas que se desean es­ta­ble­cer en el me­dio ru­ral. Des­de su fun­da­ción, han pa­sa­do por sus ma­nos 9.000 ca­sos de per­so­nas que ha­bían de­ci­di­do que el tren de su vida pa­sa­ba por un pue­blo, le­jos de la ciu­dad. Las ci­fras mues­tran, pues, que sa­lir de las gran­des ur­bes ha­cia nú­cleos más pe­que­ños de po­bla­ción, con una ma­yor ca­li­dad de vida, es una ten­den­cia cre­cien­te, es­pe­cial­men­te en mo­men­tos de cri­sis. Una ten­den­cia cre­cien­te, pe­ro... ¿nue­va? No tan­to. El poeta Ho­ra­cio ya elo­gia­ba en el si­glo I an­tes de Cris­to la sen­ci­llez de la vida del cam­po fren­te al ar­ti­fi­cio y el es­trés de la gran ciu­dad –un es­trés, to­do hay que de­cir­lo, muy dis­tin­to se­gún se tra­ta­ra de un es­cla­vo, un gla­dia­dor o un ri­co te­rra­te­nien­te–. Lue­go, en el Re­na- ci­mien­to, se re­cu­pe­ró el con­cep­to de Bea­tus ille de Ho­ra­cio, y la li­te­ra­tu­ra y la pin­tu­ra idea­li­za­ron aún más la vida ru­ral fren­te a la ur­ba­na, una idea­li­za­ción que no co­rres­pon­día a la reali­dad. De­jan­do de la­do que el fe­nó­meno vie­ne de le­jos, tal vez ha­bría que pre­gun­tar­se pues qué di­ría Ho­ra­cio, es­tre­sa­do en su épo­ca por ciu­da­des sin co­ches ni con­ta­mi­na­ción, tras un pa­seo de cin­co mi­nu­tos por una de nues­tras ca­pi­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.