EN FA­MI­LIA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

au­to­no­mías, Cas­ti­lla y León, Cas­ti­lla-La Man­cha, Can­ta­bria, Ara­gón, Ma­drid y Ex­tre­ma­du­ra. Pe­ro ¿qué pa­sa? ¿Aca­so en los pue­blos no hay cri­sis? “Cla­ro que la hay, pe­ro la si­tua­ción es­tá mu­cho peor en la ciu­dad”, con­si­de­ra Eva Ma­ría Gon­zá­lez. “En un pue­blo to­do es más ba­ra­to. Las co­sas va­len ca­si la mi­tad que en Bar­ce­lo­na –afir­ma Mar­ta, la pe­rio­dis­ta–. No­so­tros vi­vi­mos en una ma­sía de más de 100 m2, por 600 eu­ros al mes. To­do es más eco­nó­mi­co, el pan, la car­ne, in­clu­so las ex­tra­es­co­la­res de los ni­ños.” Que sea más ba­ra­to no quie­re de­cir que la vida en un pue­blo sea re­ga­la­da. Al­gu­nas per­so­nas, cuan­do de­ci­den cam­biar el as­fal­to por el cam­po, tie­nen una ima­gen idea­li­za­da y ro­mán­ti­ca de lo ru­ral, muy po­co rea­lis­ta, que no ca­sa con las estadísticas. “Es cier­to que las co­sas son más sen­ci­llas que en la ciu­dad, pe­ro hay que tra­ba­jár­se­lo mu­cho”, ex­pli­ca Ángel Gon­zá­lez, au­tor de El­blo­gal­ter­na­ti­vo. com jun­to a su mu­jer, Ma­ría del Mar Ji­mé­nez. Es­ta pa­re­ja (él ca­ta­lán, ella vas­ca), ve­ra­nea­ban en Pré­jano, un pue­ble­ci­to de La Rio­ja Ba­ja don­de te­nían víncu­los fa­mi­lia­res. Tras unos años vi­vien­do en Cas­tell­de­fels, un mu­ni­ci­pio en la cos­ta bar­ce­lo­ne­sa, en el que tra­ba­ja­ban en em­pre­sas de in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­dos, de­ci­die­ron dar el pa­so. “Pa­ra sub­sis­tir, he­mos con­ti­nua­do con nues­tro blog, en el que tra­ta­mos te­mas so­bre eco­lo­gía, desa­rro­llo per­so­nal, crian­za sa­na. Ob­te­ne­mos in­gre­sos por pu­bli­ci­dad. Tam­bién he­mos abier­to otro de­di­ca­do a la co­ci­na al­ter­na­ti­va. Ade­más, he es­cri­to un li­bro y estoy a pun­to de pu­bli­car otro, Bien­ve­ni­dos al cam­po, jus­ta­men­te so­bre el neo­rru­ra­lis­mo”, afir­ma Ángel Gon­zá­lez.

“Uno tie­ne que te­ner muy cla­ro a qué se va a de­di­car cuan­do se va a un en­torno ru­ral a em­pren­der. Su pro­yec­to de vida de­be im­pli­car un pro­yec­to eco­nó­mi­co, si no es­tá des­ti­na­do al fra­ca­so. Ir­se al cam­po no es na­da fá­cil. La gen­te que lo ha­ce y triun­fa es, en la gran ma­yo­ría de ca­sos, por­que se de­di­ca a lo su­yo pe­ro en otro en­torno. Y pro­fe­sio­nes que lo per­mi­tan son muy po­cas–afir­ma el geó­gra­fo e investigador del Cen­tro Superior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC) Ángel Paniagua–. Tam­bién ha ha­bi­do quie­nes han tra­ta­do de cam­biar de ac­ti­vi­dad. Un ni­cho de en­tra­da fue el tu­ris­mo ru­ral, pe­ro aho­ra eso ya es­tá más que sa­tu­ra­do. Y de­di­car­se a la agri­cul­tu­ra es im­pen­sa­ble, in­clu­so con­tan­do con tie­rras de tu fa­mi­lia, por­que pue­de que no ten­gas los de­re­chos pa­ra cul­ti­var­las”. “Con le­chu­gas del huer­to no vas a ha­cer fren­te a las fac­tu­ras del agua, la elec­tri­ci­dad, el te­lé­fono, que son la mis­mas que tie­nes en la ca­pi­tal”, aña­de Eva Gon­zá­lez, de Abra­za la Tie­rra. La mi­sión de es­ta en­ti­dad es ase­so­rar a las per­so­nas in­tere­sa­das en tras­la­dar­se a un me­dio ru­ral. Des­de que abrie­ron sus puer­tas, el número de so­li­ci­tu­des ha ido en au­men­to y ya han tra­mi­ta­do al­re­de­dor de 9.000. “Pe­ro no re­ga­la­mos pi­sos ni nos sa­ca­mos tra­ba­jos de la man­ga”, pun­tua­li­za Gon­zá­lez, muy se­ria. “La gen­te tie­ne que ve­nir con un pro­yec­to cla­ro de ne­go­cio”. Eso hi­zo Itziar Az­ko­na (Bil­bao, 1970), quien tras es­tu­diar una ca­rre­ra, via­jar por me­dio mun­do y vi­vir en Lon­dres, Ma­drid, y Bil­bao, tra­ba­jan­do co­mo ana­lis­ta de mer­ca­do y con­sul­to­ra, lo de­jó to­do y se mar­chó a un pue­ble­ci­to en los Pi­cos de Eu­ro­pa, Po­tes, don­de ha mon­ta­do una em­pre­sa de con­ser­vas na­tu­ra­les (Lie­ba­na­tu­ral.com). “Siem­pre di­go que son mer­me­la­das con al­ma ru­ral, co­ci­na­das a fuego len­to. A pe­sar de que ya lle­va­mos diez años con es­te pro­yec­to, aún no po­de­mos vi­vir de él, por lo que lo com­pa­gino con mi ta­rea de coaching y con un tra­ba­jo co­mo re­cep­cio­nis­ta en un ho­te­li­to que só­lo abre unos me­ses al año y que es­tá a 1.600 me­tros de al­ti­tud. Siem­pre di­go que son co­mo mis va­ca­cio­nes pa­ga­das”, bro­mea. ¡Qué bien se vi­ve en el cam­po! ¿O no? “Al prin­ci­pio, no po­día ni ce­rrar la bo­ca del asom­bro que sen­tía al ver sa­lir la Lu­na por un la­do de la ven­ta­na y ver có­mo se pa­sea­ba has­ta que des­apa­re­cía. Y no me re­fie­ro a mi­rar­la un mo­men­to, sino es­tar ob­ser­ván­do­la,

em­bo­ba­da, to­da la no­che, por­que na­da me ta­pa la vis­ta. O es­cu­char a los rui­se­ño­res des­de que lle­gan en abril y se van en ju­nio. Son pe­que­ños lu­jos”, ex­cla­ma Cla­ra Garí (Fi­nis­te­rre, 1955), di­rec­to­ra de la Nau Cô­clea, un cen­tro de crea­ción, pro­duc­ción y di­fu­sión de pro­yec­tos de ar­te con­tem­po­rá­neo, en Gi­ro­na. Garí pri­me­ro vi­vió en Ca­ma­lle­ra, de 500 ha­bi­tan­tes, y de allí pa­só a la ma­sía don­de se ubi­ca es­te cen­tro ar­tís­ti­co, a un ki­ló­me­tro a las afue­ras del pue­blo. “El cam­bio más gran­de de mi vida, des­pués de ha­ber vi­vi­do en Ga­li­cia, Ale­ma­nia, Bar­ce­lo­na y Ma­drid, fue­ron es­tos 900 me­tros que hi­ce de Ca­ma­lle­ra a la Nau Cô­clea. En el pue­blo, vi­vía en una ca­sa con un pe­que­ño pa­tio; ha­bía ca­lles, gen­te. En el fon­do, no era muy dis­tin­to de vi­vir en una po­bla­ción ur­ba­na. Aho­ra bien, fue re­co­rrer ese ki­ló­me­tro y pa­sé a es­tar Des­de ha­ce al­gu­nos años hay quie­nes se mar­chan en gru­po y se ins­ta­lan en pue­blos aban­do­na­dos ha­ce tiem­po. Quie­ren re­cu­pe­rar­los. Sin em­bar­go, esa idea hoy en día es más un pro­ble­ma que una so­lu­ción. “Que se ins­ta­len cua­tro im­pli­ca que los mu­ni­ci­pios a los que per­te­ne­cen esos pue­blos aban­do­na­dos tie­nen que pro­veer­los de ser­vi­cios que an­tes allí no exis­tían, co­mo luz, agua. Eso tie­ne un cos­te muy ele­va­do y es­tos mu­ni­ci­pios ges­tio­nan unos pre­su­pues­tos muy ba­jos”, se­ña­la Ángel Pa­ni­gua, geó­gra­fo del CSIC. Pa­ra es­te investigador, en es­ta ma­te­ria hay que de­jar­se de ro­man­ti­cis­mos y op­tar por una vi­sión más re­fle­xi­va. “Es­pa­ña tie­ne una es­truc­tu­ra te­rri­to­rial he­re­da­da del me­die­vo, con mu­chas zo­nas de ba­ja den­si­dad po­bla­cio­nal y mu­cho mu­ni­ci­pios di­mi­nu­tos, al­gu­nos de los cua­les que­dan aban­do­na­dos y só­lo se al­zan las rui­nas, tes­ti­mo­nios de otras épo­cas. ¿Es eso una pe­na?”, con­si­de­ra es­te investigador. “No po­de­mos em­pe­ci­nar­nos en man­te­ner es­que­mas de ha­ce 15 si­glos”. de re­pen­te en me­dio de la na­tu­ra­le­za. Cam­bió to­tal­men­te mi vida, mi per­cep­ción de las co­sas”. La ma­yo­ría de las per­so­nas que se mu­dan a un en­torno ru­ral lo ha­ce bus­can­do, co­mo Cla­ra, un con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za, y tam­bién un re­man­so de paz y de si­len­cio. Hay rui­dos, de los ani­ma­les, las cam­pa­nas, los trac­to­res, co­se­cha­do­ras... Pe­ro el am­bien­te no tie­ne na­da que ver con el del trá­fi­co y las obras de una gran ciu­dad. “Yo me le­van­to en mi ca­sa y el úni­co rui­do que hay es el de los pá­ja­ros y un po­co de vien­to. Y en ve­rano, al atar­de­cer, es una de­li­cia sen­tar­se a contemplar có­mo el día se va apa­gan­do”, cuen­ta Xa­vi Ru­za­fa, que vi­ve jun­to a su mu­jer, la neo­yor­ki­na Jen­ni­fer Knight, y sus dos hi­jos pe­que­ños, en Cal Sas­tre, una ma­sía en “la Ca­ta­lun­ya pro­fun­da”, a tres ki­ló­me­tros del pri­mer pue­blo, cer­ca de Manresa. “Aquí la vida es más sen­ci­lla. Gael, mi hi­jo ma­yor de tres años, pue­de es­tar ju­gan­do tran­qui­la­men­te, sin pe­li­gro de co­ches ni de que na­die le pue­da ha­cer da­ño”. En en­tor­nos ru­ra­les, se es­ta­ble­cen fuer­tes re­des so­cia­les en­tre los ve­ci­nos. “So­mos una gran fa­mi­lia, pa­ra lo bueno y pa­ra lo ma­lo. To­do el mun­do te ayu­da. Quie­nes te­ne­mos cam­pos, va­mos un día a echar una mano a unos, lue­go vie­nen al tu­yo a re­co­ger las oli­vas y así. Tam­bién nos echa­mos un ca­ble con los ni­ños. El mío, pa­ra que po­da­mos tra­ba­jar más, un día va a co­mer a ca­sa de un ami­go, otro a ca­sa de otro. Y lue­go vie­nen a ca­sa. Nos va­mos tur­nan­do. En la ciu­dad tal vez se po­dría bus­car, pe­ro es más di­fí­cil”, ex­pli­ca Ángel Gon­zá­lez, de Pré­jano. Aho­ra bien, ser una pe­que­ña fa­mi­lia tam­bién tie­ne sus co­sas ne­ga­ti­vas, co­mo, por ejem­plo, que to­do el mun­do co­noz­ca –y ha­ble– de tu vida. “Si lle­vas mal lo de te­ner po­ca in­ti­mi­dad, pién­sa­te­lo dos ve­ces an­tes de ve­nir­te a un pue­blo”, aña­de me­dio en bro­ma, me­dio en se­rio. Y aun­que el cam­po in­vi­ta a un tiem­po más pau­sa­do es tam­bién “una tram­pa”, por­que “siem­pre tie­nes al­go que ha­cer. Si no tie­nes que cor­tar la hier­ba, te to­ca po­dar tal ár­bol, si no es que se ha ro­to al­go o hay que re­co­ger las ver­du­ras del huer­to. Es tra­ba­jo con­ti­nuo”, ase­gu­ra Ru­za­fa. Eso sí, me­jor ha­bi­tuar­se a ir en co­che a to­dos la­dos, por­que de trans­por­te pú­bli­co na­da. “Si eres un apa­lan­ca­do –con­clu­ye Mar­ta–, me­jor no es­co­jas vi­vir en un pue­blo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.