“ES UNA DE LAS ME­JO­RES DE­CI­SIO­NES QUE HE TO­MA­DO NUN­CA”

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

“Hi­ja mía, con lo lis­ta que eres, ¿te vas a ir allí?”, le di­jo su madre a Itziar Az­co­na cuan­do es­ta le anun­ció que de­ja­ba su pues­to en Eus­ka­tel co­mo ana­lis­ta de mer­ca­do y se iba a Po­tes, en los Pi­cos de Eu­ro­pa, a ha­cer mer­me­la­das. “En Bil­bao me fal­ta­ban mu­chas co­sas. No me sen­tía bien, em­pe­cé a cues­tio­nar­me mi vida y me di cuen­ta de que me ha­bía per­di­do en el ca­mino. Un día co­no­cí a una gen­te de Po­tes, me lla­mó la cu­rio­si­dad y fui a ver. Y des­cu­brí que era un si­tio muy bo­ni­to en el que vi­vía gen­te em­pren­de­do­ra, que que­ría ha­cer co­sas. En­con­tré a mi actual so­cia, Ali­cia, y nos em­bar­ca­mos a ha­cer mer­me­la­das na­tu­ra­les, Lie­ba­na­tu­ral. com. Du­ran­te un tiem­po, pa­sa­ba los fi­nes de se­ma­na y las va­ca­cio­nes en Po­tes y ha­cía 400 km pa­ra lle­gar a mi tra­ba­jo, en Bil­bao. Has­ta que vi que no po­día más, de­ci­dí arries­gar­me, me com­pré una ca­sa allí y me fui. Es una de las me­jo­res de­ci­sio­nes que he to­ma­do nun­ca”. Al prin­ci­pio le cos­tó un po­co. No le fun­cio­na­ba siem­pre el te­lé­fono, ni te­nía in­ter­net. Eso le obli­gó a pa­rar y a co­nec­tar más con ella mis­ma. “Fue un pro­ce­so len­to por­que hay há­bi­tos que cues­ta cam­biar. Pe­ro a me­di­da que se van ce­rran­do esos es­tí­mu­los, se abre la po­si­bi­li­dad de es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. Aho­ra vuel­vo a la ciu­dad a ver a la fa­mi­lia y a los ami­gos, pa­ra con­tar­les que se pue­de vi­vir me­jor, más des­pa­cio y con me­nos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.