LA CIU­DAD DE MO­ZART, Y AL­GO MÁS

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

A la ciu­dad de Salz­bur­go la re­la­cio­na­mos con la música clá­si­ca y con los inevi­ta­bles bom­bo­nes co­no­ci­dos co­mo “bo­las de Mo­zart”, in­ven­ta­dos en la pas­te­le­ría Fürst. Si fué­ra­mos es­ta­dou­ni­den­ses, tam­bién acu­di­ría­mos atraí­dos por el atrac­ti­vo de la pe­lí­cu­la Son­ri­sas y lá­gri­mas, re­vi­ta­li­za­da en fe­cha re­cien­te gra­cias a un mu­si­cal. Pe­ro si nos li­mi­ta­mos a deam­bu­lar por Ge­trei­de­gas­se, la ca­lle prin­ci­pal de la ciu­dad, pa­san­do jun­to al ayun­ta­mien­to vie­jo y la “cam­pa­na de la cer­ve­za” –que so­na­ba pa­ra avi­sar que era la ho­ra de ce­rrar las ta­ber­nas–, o per­dién­do­nos ba­jos los so­por­ta­les que ser­vían pa­ra ga­nar te­rreno edi­fi­ca­ble al río Salzach, es­ta­re­mos ob­vian­do uno de los va­lo­res que ha­ce de Salz­bur­go una ciu­dad muy agra­da­ble pa­ra vi­vir: la pro­xi­mi­dad del cam­po. Si subimos a lo al­to del mon­te Mönchs­berg en un ex­tre­mo de la ciu­dad, ve­re­mos con al­go de ima­gi­na­ción que es­ta se asien­ta en un va­lle la­bra­do por los gla­cia­res. Allí, jus­to por de­trás de la for­ti­fi­ca­ción de Bür­gen­gar­de, des­cu­bri­mos un sen­de­ro pa­no­rá­mi­co que nos lle­va a tra­vés de un bos­que de cuen­to de ha­das has­ta el po­de­ro­so cas­ti­llo de Salz­bur­go. Aún me­jor es la ex­pe­rien­cia si al­qui­la­mos una bi­ci­cle­ta al la­do de la ca­te­dral y en­fi­la­mos el sen­de­ro que lle­va a la ala­me­da de Hell­brun­ner

Allee o bien to­ma­mos al­guno de los ca­mi­nos que bor­dean el ca­nal de Alm, a po­cos mi­nu­tos del cen­tro. De re­pen­te, la cos­mo­po­li­ta Salz­bur­go se con­vier­te en un idí­li­co pue­ble­ci­to ro­dea­do de pra­dos. Si el ca­lor aprie­ta, po­de­mos ter­mi­nar el pa­seo en el palacio de Hell­brunn, re­si­den­cia de ve­rano del prín­ci­pear­zo­bis­po Mar­kus Sit­ti­kus en el si­glo XVII, cu­yos jar­di­nes es­tán lle­nos de tram­pas y sor­pre­sas pa­ra re­mo­jar a los vi­si­tan­tes.

Pa­ra vis­tas aún más re­fres­can­tes, na­da co­mo via­jar ha­cia el sur, en di­rec­ción a Bad Gas­tein, don­de el ver­de de los va­lles y el blan­co de las cum­bres re­la­jan la men­te. Un ex­ce­len­te mo­do de dis­fru­tar de la pa­no­rá­mi­ca con­sis­te en su­bir en fu­ni­cu­lar has­ta la pla­ta­for­ma Glock­ner­blick, en la ci­ma del mon­te Stub­ner­ko­gel. Un puen­te col­gan- te y la ima­gen del ma­ci­zo al­pino del que so­bre­sa­le el mon­te Gross­glock­ner (3.798 me­tros), el más al­to de Aus­tria, jus­ti­fi­can la as­cen­sión. Al des­cen­der, nos po­de­mos re­ga­lar una tar­de en las ter­mas de Bad Hof­gas­tein, un com­ple­jo de sa­lud don­de so­bran pre­ci­sa­men­te eso, los com­ple­jos, ya que en la plan­ta de­di­ca­da a las sau­nas im­pe­ra el nu­dis­mo y la mez­cla de se­xos. Si pre­fe­ri­mos una vi­si­ta me­nos exi­gen­te con los re­pa­ros mo­ra­les, po­de­mos des­pla­zar­nos ha­cia el par­que Hohe Tauern, al oes­te, pa­ra co­no­cer la cas­ca­da de Krimm­ler, que con una al­tu­ra de 380 me­tros es la más al­ta de Eu­ro­pa. La po­ten­cia de la caí­da pro­vo­ca un fan­tás­ti­co efec­to vi­sual de ar­coí­ris.

So­bre es­tas lí­neas; pa­no­rá­mi­ca de la ciu­dad de Salz­bur­go con el río Salzach que la cru­za; fa­mi­lia con ves­ti­dos tra­di­cio­na­les del Ti­rol ce­le­bran­do la lle­ga­da del buen tiem­po; vis­ta aérea de la fa­mo­sa Ca­sa del Ver­du­go ca­mu­fla­da en­tre los ár­bo­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.