MÚSICA EN LA PRA­DE­RA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Ser neo­rru­ral es­tá de mo­da. Bien sea por un au­tén­ti­co an­he­lo de re­gre­sar a los orí­ge­nes, o bien co­mo con­se­cuen­cia de la si­tua­ción del mer­ca­do la­bo­ral. Pe­ro pron­to se des­cu­bre que una co­sa es ins­ta­lar­se en el cam­po, y otra muy dis­tin­ta que­rer man­te­ner un es­ti­lo de vida tra­di­cio­nal en un ca­se­río adap­ta­do a las ne­ce­si­da­des mo­der­nas. Sin em­bar­go, es po­si­ble au­nar am­bas op­cio­nes, co­mo se de­mues­tra en des­ti­nos co­mo el va­lle de Gas­tein, en la re­gión aus­tria­ca de Salz­bur­go o Salz­bur­ger­land. Al re­co­rrer po­bla­cio­nes co­mo Bad Hof­gas­tein, Stuhl­fel­den o Ut­ten­dorf, uno apre­cia el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, evi­den­te en la ca­li­dad de los aca­ba­dos de las ca­sas o en los co­ches de úl­ti­mo mo­de­lo que cir­cu­lan. Pe­ro en­ton­ces se abre la puer­ta del se­dán y apa­re­ce un se­ñor to­ca­do con el tí­pi­co som­bre­ro ti­ro­lés y vis­tien­do los clá­si­cos pan­ta­lo­nes de pe­to en piel con bor­da­dos. El atuen­do es par­te de su cul­tu­ra, pe­ro tam­bién una ma­ne­ra de pro­cla­mar al mun­do una for­ma de ver la vida, por mu­cho que en el bol­si­llo lle­ve un smartp­ho­ne de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

En el mis­mo Ut­ten­dorf –y en dis­tin­tos pue­blos en su­ce­si­vos fi­nes de se­ma­na–, se con­ser­van ri­tos co­mo el de dar la bien­ve­ni­da al buen tiem­po con fies­tas y música en las pra­de­ras. A ellas acu­den to­dos los ve­ci­nos con sus me­jo­res ga­las y ga­nas de fiesta. Allí se im­pro­vi­sa una mi­sa de cam­pa­ña con los Al­pes al fon­do y sue­nan las trom­pas, que hoy se usan pa­ra pro­du­cir música, pe­ro que an­tes ser­vían pa­ra co­mu­ni­car­se e in­clu­so pa­ra re­unir el ga­na­do o tran­qui­li­zar­lo du­ran­te el or­de­ño. Lue­go, tras con­su­mir in­gen­tes can­ti­da­des de sal­chi­chas, pas­te­les y cer­ve­zas de tri­go, cuan­do uno aban­do­na la ca­ba­ña de Hoch­sonn­ber­galm mien­tras aún re­sue­na la música, sien­te que que­rría for­mar par­te de aque­llo, pe­ro no co­mo un sim­ple es­pec­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.