Apren­der a de­cir adiós

Ter­mi­nar una re­la­ción de pa­re­ja nun­ca es fá­cil. Hay mul­ti­tud de fac­to­res que in­flu­yen en nues­tra ten­den­cia a pos­po­ner una de­ci­sión de­fi­ni­ti­va: hi­jos, es­ta­tus, fa­mi­lia... Pe­ro si nos atre­ve­mos a bu­cear en las pro­fun­di­da­des de nues­tra re­la­ción, en­con­tra­re­mo

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Ire­ne Or­ce, coach

To­dos co­no­ce­mos la his­to­ria. La he­mos vis­to re­pe­ti­da has­ta la sa­cie­dad en in­con­ta­bles pe­lí­cu­las. Chi­ca co­no­ce chi­co. Se enamo­ran. Se ca­san... y, se­gún ase­gu­ran jus­to an­tes de los tí­tu­los de cré­di­to, vi­ven fe­li­ces pa­ra siem­pre. Pe­ro lo cier­to es que el pun­to fi­nal de los cuen­tos de ha­das es el prin­ci­pio de la au­tén­ti­ca his­to­ria. Si las prin­ce­sas de Dis­ney vi­vie­ran en el mun­do de hoy, po­si­ble­men­te ha­brían fun­da­do un “club de las pri­me­ras es­po­sas”. Tal vez Ce­ni­cien­ta le lan­za­ría a la ca­be­za a su prín­ci­pe el za­pa­to de cris­tal tras aca­bar has­ta el go­rro de su fe­ti­chis­mo por los pies. La prin­ce­sa Yas­min se es­ca­pa­ría vo­lan­do en la al­fom­bra má­gi­ca tras har­tar­se de las con­cu­bi­nas de Aladín, mien­tras Be­lla ar­güi­ría di­fe­ren­cias irre­con­ci­lia­bles con la Bes­tia a cau­sa de su tem­pe­ra­men­to iras­ci­ble y ex­plo­si­vo. Eso sin ol­vi­dar a la si­re­ni­ta Ariel, que de­ja­ría plan­ta­do a su prín­ci­pe por su ina­cep­ta­ble adic­ción a co­mer sus­hi. Al fi­nal, su ma­tri­mo­nio ha­ría aguas. La vida de pa­re­ja que mu­chos vi­ven es la his­to­ria que na­die nos con­tó. Las estadísticas afir­man que gran par­te de las re­la­cio­nes de pa­re­ja es­tán abo­ca­das al fra­ca­so. De he­cho, has­ta tres de ca­da cua­tro ma­tri­mo­nios en nues­tro país ter­mi­nan en di­vor­cio. Se­gún da­tos del INE en el 2010, Es­pa­ña era, jun­to a Bél­gi­ca, el país de la UE con ma­yor ta­sa de rup­tu­ra. Se rom­pía un ma­tri­mo­nio ca­da 3,7 mi­nu­tos, lo que sig­ni­fi­ca que ca­da día ter­mi­na­ban has­ta 387 ma­tri­mo­nios. La cri­sis eco­nó­mi­ca ha cam­bia­do li­ge­ra­men­te es­ta si­tua­ción. Mu­chas pa­re­jas no cuen­tan con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra em­pren­der una nue­va vida por se­pa­ra­do. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que no quie­ran ha­cer­lo. En cual­quier ca­so, de­cir adiós no siem­pre re­sul­ta fá­cil. Uti­li­za­mos es­ta in­ter­jec­ción a dia­rio, y en la ma­yo­ría de oca­sio­nes sur­ge co­mo una me­ra fór­mu­la de cor­te­sía, una co­le­ti­lla al fi­nal de to­da con­ver­sa­ción. Pe­ro hay mo­men­tos en nues­tra vida en los que es­ta pa­la­bra se re­sis­te a de­jar nues­tros la­bios y re­sul­ta ca­si im­po­si­ble de pro­nun­ciar. No en vano, es­tá vin­cu­la­da a la pér­di­da, a la tris­te­za y al do­lor. Es la ex­pre­sión de una de­ci­sión tan di­fí­cil co­mo de­li­ca­da, que nos ale­ja de to­do lo co­no­ci­do y nos obli­ga a trans­for­mar nues­tra vida. Cin­co le­tras que con­tie­nen tan­ta emoción co­mo po­der, y cu­yo sig­ni­fi­ca­do im­pli­ca “des­pe­dir­nos de al­guien sin es­pe­ran­za de re­cu­pe­rar­le”. Tal vez sea el mo­men­to de pa­rar­nos un mo­men­to y re­fle­xio­nar so­bre las re­la­cio­nes de pa­re­ja ac­tua­les. ¿Cuán­do y có­mo sa­be­mos si ha lle­ga­do el mo­men­to de po­ner pun­to y fi­nal? ¿Cuál es la fór­mu­la pa­ra sa­ber si es­ta­mos to­man­do la de­ci­sión co­rrec­ta? El sig­ni­fi­ca­do de com­pro­mi­so En una re­la­ción de pa­re­ja, uno más uno ca­si nun­ca su­man dos. Desafian­do to­das las le­yes ma­te­má­ti­cas, el ro­man­ti­cis­mo clá­si­co dic­ta­mi­na que la su­ma de dos co­ra­zo­nes da co­mo re­sul­ta­do uno so­lo. Co­mo con­se­cuen­cia, so­le­mos cre­cer ba­jo la ti­ra­nía de la de­no­mi­na­da “teo­ría de la me­dia na­ran­ja”. La­men­ta­ble­men­te, la eter­na bús­que­da de nues­tra otra mi­tad sue­le de­jar­nos ex­pri­mi­dos. Lo cier­to es que no po­de­mos amar ver­da­de­ra­men­te a na­die si pri­me­ro no nos ama­mos a no­so­tros mis­mos. Mi­re­mos a nues­tro al­re­de­dor. ¿Cuán­tas pa­re­jas re­sul­tan real­men­te ins­pi­ra­do­ras? ¿Cuán­tas se cues­tio­nan su re­la­ción y si­guen cre­cien­do jun­tas? Hay mu­chos in­di­ca­do­res que nos pue­den ayu­dar a va­lo­rar si es el mo­men­to de de­cir adiós. Uno de los más im­por­tan­tes es la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción. Cuan­do no se crean es­pa­cios pa­ra com­par­tir, más allá de los asun­tos me­ra­men­te lo­gís­ti­cos y los com­pro­mi­sos so­cia­les, es inevi­ta­ble que se im­pon­ga la dis­tan­cia. Otro in­di­ca­dor es nues­tra ma­ne­ra de en­fo­car la vuel­ta a ca­sa tras un día de tra­ba­jo. Por lo ge­ne­ral, ¿nos ape­te­ce lle­gar y dis­fru­tar de la com­pa­ñía de nues­tra pa­re­ja? ¿O tal vez tra­ta­mos de alar­gar lo má­xi­mo po­si­ble nues­tras ta­reas pa­ra evi­tar re­gre­sar? El con­tac­to fí­si­co tam­bién re­sul­ta un buen me­di­dor de la sa­lud de una pa­re­ja. Los be­sos, los abra­zos, las ca­ri­cias, la ter­nu­ra y la in­ti­mi­dad con­tri­bu­yen a cons­truir una com­pli­ci­dad só­li­da, que tras­cien­de los pe­que­ños des­en­cuen­tros del día a día. Por otra par­te, va­le la pe­na pre­gun­tar­nos: ¿com­par­ti­mos va­lo­res y as­pi­ra­cio­nes co­mu­nes con nues­tra pa­re­ja? Si la res­pues­ta es no, plan­te­émo­nos: ¿qué le pa­sa a un equi­po de re­mo cu­yos miem­bros quie­ren ir en di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes? Exis­ten mi­les de ra­zo­nes pa­ra man­te­ner una re­la­ción de pa­re­ja que ya no fun­cio­na. Los hi­jos, la eco­no­mía, el qué di­rán, la cul­pa, la co­mo­di­dad, el re­cuer­do de lo que fue, el mie­do a em­pe­zar de ce­ro, la ima­gen so­cial de fra­ca­so, el mie­do a la so­le­dad, la de­pen­den­cia... La lis­ta es muy lar­ga. Ca­da una de ellas es vá­li­da pa­ra quien la es­gri­me, pe­ro eso no evi­ta el ma­les­tar, el con­flic­to y la sen­sa­ción de in­sa­tis­fac­ción. Si hay al­go que no va bien, por mu­cho que tra­te­mos de es­con­der­lo de­ba­jo de la al­fom­bra ter­mi­na­rá por ha­cer­nos tro­pe­zar. A me­nu­do evi­ta­mos pen­sar de­ma­sia­do en to­do aque­llo que nos ha­ce cues­tio­nar­nos nues­tra re­la­ción, de­ján­do­nos arras­trar por la iner­cia y la ru­ti­na.

EL ADIÓS NO ES­TÁ RE­ÑI­DO CON EL AFEC­TO, EL RES­PE­TO Y LA HO­NES­TI­DAD AN­TE EL IM­PUL­SO DE TER­MI­NAR, DAR ES­PA­CIO PA­RA VA­LO­RAR LA RE­LA­CIÓN

Pe­ro es­ta de­pu­ra­da tác­ti­ca tan só­lo pro­vo­ca que las co­sas se de­te­rio­ren to­da­vía más. Y así, lle­ga­mos al mo­men­to de la des­pe­di­da. Ca­da per­so­na tie­ne su par­ti­cu­lar ma­ne­ra de en­fren­tar­se a un adiós. Hay quien op­ta por evi­tar­lo, des­apa­re­cien­do sin más. Otros pre­fie­ren la pa­la­bra es­cri­ta pa­ra ex­pre­sar lo que sien­ten. Al­gu­nas des­pe­di­das se con­vier­ten en un mar de lá­gri­mas, y otras re­sul­tan frías, car­ga­das de tensión. La res­pues­ta a un adiós tam­bién es par­ti­cu­lar. In­com­pren­sión, in­cre­du­li­dad, ne­ga­ción, en­fa­do... tam­bién hay quie­nes lo acep­tan co­mo al­go ne­ce­sa­rio, y quie­nes com­par­ten la de­ci­sión. Si pre­ten­de­mos que nues­tra des­pe­di­da es­té a la al­tu­ra de lo que me­re­ce nues­tra re­la­ción, te­ne­mos que in­ten­tar com­par­tir­la des­de la ho­nes­ti­dad, el res­pe­to y apli­car­nos una bue­na do­sis de au­to­crí­ti­ca en el pro­ce­so. El afec­to no es­tá re­ñi­do con el adiós. Tras la tor­men­ta, lle­ga la re­fle­xión y el aná­li­sis. Te­ne­mos que em­pe­zar de nue­vo, y siem­pre sir­ve apren­der al­go de nues­tra ex­pe­rien­cia. Re­mien­dos y cos­tu­ras En una re­la­ción de pa­re­ja es­ta­ble y du­ra­de­ra, el amor no es el úni­co pro­ta­go­nis­ta. La vo­lun­tad desem­pe­ña un pa­pel fun­da­men­tal. No en vano, las re­la­cio­nes son se­res vi­vos, que co­mo las plan­tas, re­quie­ren de cui­da­dos pa­ra so­bre­vi­vir. Aquí es don­de en­tra en es­ce­na el com­pro­mi­so. Se ali­men­ta de la cons­tan­cia y la pa­cien­cia, cua­li­da­des po­co co­mu­nes en la actual cul­tu­ra de la hi­per­ve­lo­ci­dad. En los úl­ti­mos cien años las re­la­cio­nes de pa­re­ja han cam­bia­do pro­fun­da­men­te. He­mos pa­sa­do de la “ley de aguan­tar” al “di­vor­cio ex­prés”. Y a ve­ces nues­tra im­pa­cien­cia nos jue­ga ma­las pa­sa­das. Más allá del im­pul­so de que­rer ter­mi­nar con to­do tras una dis­cu­sión, te­ne­mos que dar­nos es­pa­cio pa­ra va­lo­rar la re­la­ción en su con­jun­to. Y de­ci­dir si me­re­ce la pe­na dar­le una nue­va opor­tu­ni­dad. En úl­ti­ma ins­tan­cia, só­lo quien la vi­ve en pri­me­ra per­so­na pue­de sa­ber si me­re­ce la pe­na tra­ba­jar pa­ra sal­var­la o si es­tá he­ri­da de muer­te. Pe­ro si de­ci­di­mos sa­car­la ade­lan­te, he­mos de asu­mir que no po­de­mos cam­biar al otro, tan só­lo a no­so­tros mis­mos. A ve­ces va­le la pe­na lu­char, po­ner lo me­jor que te­ne­mos al ser­vi­cio de la re­la­ción, y eso su­po­ne plan­tear co­sas in­có­mo­das. To­dos cam­bia­mos a lo lar­go de la vida, y hay mo­men­tos en los que hay que tra­ba­jar pa­ra acer­car­se el uno al otro. Si no nos com­pro­me­te­mos a cam­biar y evo­lu­cio­nar en re­la­ción con nues­tra pa­re­ja, se­rá muy di­fí­cil que sea sos­te­ni­ble a lar­go pla­zo. Po­de­mos ver a nues­tra pa­re­ja co­mo el es­pe­jo en la que ver re­fle­ja­da la me­jor ver­sión de no­so­tros mis­mos. La ba­se pa­ra que ello fun­cio­ne es cons­truir una au­to­es­ti­ma só­li­da, el pri­mer pa­so pa­ra po­der man­te­ner una re­la­ción sa­na y sos­te­ni­ble. ¿Si no nos acep­ta­mos, res­pe­ta­mos y ama­mos a no­so­tros mis­mos, quién lo ha­rá? Ade­más, re­sul­ta cla­ve man­te­ner nues­tra con­fian­za en el amor, que es­tá en nues­tras ma­nos cul­ti­var. No só­lo co­mo sen­ti­mien­to, sino co­mo ac­ti­tud. Pe­ro por en­ci­ma de to­do, si as­pi­ra­mos a que nues­tra re­la­ción so­bre­vi­va el em­bis­te del tiem­po, te­ne­mos que ha­cer­nos res­pon­sa­bles de nues­tra pro­pia fe­li­ci­dad, po­nién­do­la al ser­vi­cio de nues­tra re­la­ción. Si no, se­gui­re­mos nues­tra vida re­pi­tien­do la mis­ma his­to­ria sen­ti­men­tal una y otra vez. Es­to pa­sa por ser cons­cien­tes de que, lle­ga­do el ca­so, po­de­mos vi­vir sin nues­tra pa­re­ja. Y su­po­ne com­pren­der que de­cir adiós a ve­ces es ne­ce­sa­rio pa­ra po­der se­guir apren­dien­do a amar con ma­yús­cu­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.