UN MA­RI­DO ME­JOR

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Ha­ce mu­chos años, en las al­tas mon­ta­ñas del Hi­ma­la­ya, vi­vía un maes­tro co­no­ci­do en to­da la re­gión por sus cer­te­ros con­se­jos y sa­bias pa­la­bras. Una ma­ña­na de in­vierno una mu­jer se pre­sen­tó an­te él, y tras ofre­cer­le al­go de co­mer en se­ñal de res­pe­to, em­pe­zó a des­gra­nar las in­nu­me­ra­bles que­jas que te­nía so­bre su ma­ri­do. Al pa­re­cer era des­cui­da­do, des­or­de­na­do, te­nía mal ca­rác­ter, no sa­bía es­cu­char y, se­gún su es­po­sa, po­dría ha­cer su tra­ba­jo mu­cho me­jor si se lo pro­pu­sie­ra, ha­cien­do que la fa­mi­lia ga­na­ra más y vi­vie­ra me­jor. Por si fue­ra po­co, le pe­día que tu­vie­ran otro hi­jo, a pe­sar de lo can­sa­da que es­ta­ba ella tras el tra­ba­jo en el cam­po. La lis­ta pa­re­cía in­ter­mi­na­ble. El maes­tro es­cu­cha­ba pa­cien­te­men­te, has­ta que la mu­jer ha­bía re­la­ta­do to­das y ca­da una de las co­sas que fa­lla­ban en su ma­tri­mo­nio, se­gún su cri­te­rio. Cuan­do con­clu­yó, le di­jo: -Tu ma­tri­mo­nio se­ría más di­cho­so si fue­ras una es­po­sa me­jor. -¿Y có­mo pue­do ser­lo? –res­pon­dió la mu­jer–. -Re­nun­cian­do a tus es­fuer­zos por ha­cer de él un ma­ri­do me­jor –con­tes­tó el sa­bio maes­tro–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.