El jue­go co­mo es­tra­te­gia

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Car­men Gi­ró Ilus­tra­cio­nes Fla­vio Mo­rais

El jue­go y sus téc­ni­cas se uti­li­zan ca­da día más en ac­ti­vi­da­des di­ver­sas y se­rias, em­pre­sa­ria­les, do­cen­tes... pa­ra con­se­guir ac­ti­tu­des más abier­tas, es­ti­mu­lar la crea­ti­vi­dad o bus­car so­lu­cio­nes no­ve­do­sas

Un gru­po de ni­ños dis­fru­ta ju­gan­do jun­tos. Se pal­pa la ex­ci­ta­ción, la con­cen­tra­ción, la ale­gría y las ga­nas de ga­nar. Cual­quier em­pre­sa que­rría que sus tra­ba­ja­do­res tu­vie­ran esa ac­ti­tud pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas con el clien­te, di­se­ñar un nue­vo soft­wa­re o con­fi­gu­rar nue­vas ru­tas de trans­por­te. ¿Es una uto­pía? Las nue­vas ten­den­cias en so­cio­lo­gía di­cen que no só­lo es po­si­ble, sino inevi­ta­ble. Se lla­ma ga­mi­fi­ca­ción. El con­cep­to de ga­mi­fi­ca­ción, del que ca­da vez se oye ha­blar más, es la téc­ni­ca con­sis­ten­te en apli­car el jue­go y sus nor­mas a mu­chas ac­ti­vi­da­des que apa­ren­te­men­te tie­nen po­co de lú­di­cas. Es uno de los pun­ta­les en los que se apo­ya la innovación en cam­pos tan in­sos­pe­cha­dos co­mo la sanidad, y la eco­no­mía y la em­pre­sa: apro­ve­char to­dos los be­ne­fi­cios del jue­go en nues­tra men­te y en nues­tra re­la­ción con el en­torno pa­ra cam­biar ac­ti­tu­des, es­ti­mu­lar com­pe­ten­cias y des­per­tar la crea­ti­vi­dad. Ya lo usan em­pre­sas co­mo Mi­cro­soft, Hew­let­tPac­kard, Ni­ke, Nis­san o Kraft, en­tre mu­chas otras. A fi­na­les de ju­nio se ce­le­bró en Ma­drid la se­gun­da edi­ción del Ga­mi­fi­ca­tion World Con­gress, con ex­per­tos a ni­vel in­ter­na­cio­nal y de dis­tin­tos ám­bi­tos en la apli­ca­ción de me­cá­ni­cas de jue­go a en­tor­nos no lú­di­cos. Di­ver­sos in­for­mes eco­nó­mi­cos afir­man que la ga­mi­fi­ca­ción es un sec­tor con un cre­ci­mien­to a un rit­mo del 200% en los úl­ti­mos años, aun­que en la ma­yo­ría de los ca­sos se uti­li­za úni­ca­men­te pa­ra la fi­de­li­za­ción del clien­te.

LA TÉC­NI­CA PRE­TEN­DE PLAN­TEAR PRO­BLE­MA Y SO­LU­CIÓN A TRA­VÉS DEL JUE­GO EL MÉ­TO­DO ES­TÁ SIEN­DO UTI­LI­ZA­DO POR LAS GRAN­DES EM­PRE­SAS

“Uti­li­zar el jue­go co­mo he­rra­mien­ta se ha he­cho siem­pre, pe­ro aho­ra hay una eclo­sión por­que las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción fa­vo­re­cen nue­vos usos en múl­ti­ples apli­ca­cio­nes, des­de el ám­bi­to lú­di­co has­ta la en­se­ñan­za o la em­pre­sa”. Así lo ex­pli­ca Joan Vin­yets, so­cio fun­da­dor de A Pie­ce of Pie (Pie­ce­pie.com), una em­pre­sa que, se­gún ex­pli­ca, “es un hí­bri­do en­tre in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­do, di­se­ño y con­sul­to­ría de ne­go­cio” y que usa mu­cho el jue­go co­mo he­rra­mien­ta de innovación. Joan Vin­yets ex­pli­ca: “El jue­go des­in­hi­be, si­túa a to­do el mun­do en el mis­mo ni­vel, más allá del pa­pel y la je­rar­quía la­bo­ral. La gen­te rom­pe ba­rre­ras por­que to­do es­tá per­mi­ti­do, se sien­te im­pli­ca­da y en­ton­ces sur­gen las ideas in­no­va­do­ras. Pe­ro de­trás hay un tra­ba­jo pre­vio. Es una crea­ti­vi­dad di­ri­gi­da ha­cia un fin, pa­ra en­con­trar una so­lu­ción que só­lo se ve al fi­nal. No es ju­gar por ju­gar, sino que el jue­go es un me­dio pa­ra una es­tra­te­gia pen­sa­da con an­te­rio­ri­dad, pa­ra lle­gar a unos fi­nes. Si no, hay ries­go de caer en el in­fan­ti­lis­mo, en la ba­na­li­za­ción y en con­fun­dir la reali­dad”. No es que unos eje­cu­ti­vos se pon­gan una pe­lu­ca de co­lo­res o que los em­plea­dos de una ofi­ci­na se lan­cen dar­dos de pin­tu­ra. Se usa el jue­go pa­ra con­se­guir unos ob­je­ti­vos, pa­ra po­der ex­traer los de­seos y ne­ce­si­da­des la­ten­tes de las per­so­nas y, al usar el jue­go co­mo una es­tra­te­gia, es­te se con­vier­te en co­la­bo­ra­ti­vo y no com­pe­ti­ti­vo. Coin­ci­de con es­ta idea Je­ni­fer John­son, que de­fi­ne su tra­ba­jo así: “Ayu­do a mis clien­tes a dar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.