LEN­GUA­JE ANIMAL

No­so­tros les ha­bla­mos y ellos nos ha­blan a no­so­tros, aun­que no con pa­la­bras. Pe­rros y ga­tos ex­pre­san mul­ti­tud de emo­cio­nes a tra­vés de sus la­dri­dos y mau­lli­dos, pe­ro so­bre to­do con su cuer­po, la que cons­ti­tu­ye su he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra ha­cer­se en­ten

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Sergio Da­niel Bo­te

¿Quién no se ha pre­gun­ta­do al­gu­na vez “ay, si mi pe­rro (o mi ga­to) ha­bla­ra…”? Pe­ro lo cier­to es que, aun­que no ten­gan es­tric­ta­men­te esa ca­pa­ci­dad –más allá de la­dri­dos y mau­lli­dos, y qui­zás al­gún gru­ñi­do–, pe­rros y ga­tos po­seen un im­pre­sio­nan­te aba­ni­co de ex­pre­sio­nes, ri­co en ma­ti­ces, que no siem­pre sa­be­mos des­ci­frar. Las ore­jas, la co­la, la bo­ca, los ojos o los bi­go­tes “nos tras­mi­ten in­for­ma­ción y de­mues­tran si­tua­cio­nes que les crean du­das, in­sa­tis­fac­ción, o al con­tra­rio, fe­li­ci­dad. Su len­gua­je de co­mu­ni­ca­ción ges­tual y cor­po­ral es mu­cho más com­ple­jo que el nues­tro, que es­tá más apa­ga­do por­que ya te­ne­mos la pa­la­bra”, ex­pli­ca Mi­guel Ibáñez, doc­tor en Ve­te­ri­na­ria, pro­fe­sor de Eto­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid y di­rec­tor de la Clí­ni­ca del Com­por­ta­mien­to Animal. San­tia­go García Ca­ra­ba­llo, ve­te­ri­na­rio y au­tor del li­bro El len­gua­je de los ga­tos (Ate­les), re­cuer­da que “to­do el que ha­ya te­ni­do en ca­sa al­gu­na vez un animal sa­be que en­tre pro­pie­ta­rio y mas­co­ta se es­ta­ble­cen múl­ti­ples diá­lo­gos. To­dos ha­bla­mos con nues­tra mas­co­ta, sea un pe­rro, un ga­to, un ave e in­clu­so me atre­ve­ría a aña­dir los pe­ces del acua­rio. Ob­via­men­te, ellos no ha­blan (di­cen que es una de sus ma­yo­res vir­tu­des: la de no lle­var­nos la con­tra­ria) pe­ro tie­nen gran va­rie­dad de vo­ces y, so­bre to­do, hay que es­tar muy aten­to a la co­mu­ni­ca­ción no ver­bal: un nu­me­ro­so sur­ti­do de ges­tos y ex­pre­sio­nes. Pe­rros y ga­tos –re­cuer­da Ca­ra­ba- llo– tie­nen una for­ma de co­mu­ni­ca­ción muy es­pe­cial, y muy di­fe­ren­te en­tre ellos”. ¿Po­de­mos real­men­te lle­gar a des­ci­frar qué sig­ni­fi­ca ca­da ges­to, ca­da po­si­ción, ca­da mau­lli­do o la­dri­do? Una in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo por Ti­na Bloom y Harris Fried­man, de la Wal­den Uni­ver­sity de Flo­ri­da (EE.UU.), cen­tra­da en los pe­rros apor­ta luz. Las per­so­nas par­ti­ci­pan­tes de­bían re­co­no­cer a tra­vés de fo­tos las emo­cio­nes de los cá­ni­dos, y arro­jó los si­guien­tes re­sul­ta­dos: si bien una am­plia ma­yo­ría (88%) su­po re­co­no­cer la ex­pre­sión de fe­li­ci­dad pe­rru­na –por otro la­do fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­ble por ex­per­tos e inex­per­tos: bo­ca abier­ta y re­la­ja­da, len­gua fue­ra y ro­dan­do a lo lar­go de los dien­tes–, más di­fí­cil re­sul­tó re­co­no­cer el ges­to de sor­pre­sa (un 37% la con­fun­dió con el mie­do), la tris­te­za (con­fun­di­da a su vez con la sen­sa­ción de sor­pre­sa por un 37%), y ape­nas un 13% su­po re­co­no­cer una ex­pre­sión de as­co. Con­clu­sión, los due­ños an­dan un po­co per­di­dos. Mi­guel Ibáñez ex­pli­ca que lo que in­ten­tan de­cir­nos nues­tros ani­ma­les de com­pa­ñía “es muy di­fí­cil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.