Un si­glo del mé­to­do Pi­la­tes

La Vanguardia - ES - - ED - Fè­lix Ba­dia Sub­di­rec­tor Es-

Apro­xi­ma­da­men­te, pon­ga­mos por ca­so, ca­da quin­ce días apa­re­ce una te­ra­pia o un tra­ta­mien­to nue­vos y pre­ten­di­da­men­te mi­la­gro­sos. Mu­chos de ellos lle­gan de una ma­ne­ra u otra a la redacción de ES y la la­bor de cri­bar­los no es sen­ci­lla: al­gu­nos son, des­de lue­go, efi­ca­ces, por­que de­mues­tran sus pro­pie­da­des y por­que, en de­fi­ni­ti­va, en to­dos los cam­pos la cien­cia avan­za; otros, en cam­bio, pue­den ca­li­fi­car­se o bien di­rec­ta­men­te de frau­des o de re­fri­tos de otras dis­ci­pli­nas con in­tere­ses cla­ra­men­te co­mer­cia­les. En es­tas cir­cuns­tan­cias, es di­fí­cil dis­tin­guir cuán­do una de es­tas te­ra­pias fun­cio­na o es sim­ple­men­te una mo­da con más o me­nos re­co­rri­do. Es­ta se­ma­na lle­va­mos a la por­ta­da el ca­so con­tra­rio: el mé­to­do Pi­la­tes, una téc­ni­ca que, ha­ce unos años po­día pa­re­cer una mo­da, pe­ro que aho­ra, dos dé­ca­das des­pués de que se in­tro­du­je­ra en Barcelona (fue crea­do por el ale­mán Jo­seph Pi­la­tes a ini­cios del si­glo XX) ya se ha con­so­li­da­do. Pe­ro, pe­se a esa con­so­li­da­ción, pa­ra mu­chos, es­ta téc­ni­ca no es co­no­ci­da; han oí­do ha­blar de ella, pe­ro, en reali­dad, no sa­ben pa­ra qué sir­ve. Por eso, hoy es­te su­ple­men­to tra­ta el pi­la­tes, un mé­to­do más pre­ven­ti­vo que te­ra­péu­ti­co, pe­ro que pa­re­ce muy ade­cua­do pa­ra los tras­tor­nos que pro­pi­cia la so­cie­dad en la que vi­vi­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.