EL PO­DER DEL PI­LA­TES

To­do el mun­do ha­bla del pi­la­tes y de sus bon­da­des. Pe­ro ¿qué es?, ¿có­mo fun­cio­na? Y, so­bre to­do, ¿pa­ra qué sir­ve? Los ex­per­tos res­pon­den a es­tos in­te­rro­gan­tes y ex­pli­can có­mo se pue­de apro­ve­char un mé­to­do que ca­da vez tie­ne más adep­tos

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jor­di Jar­que Fo­tos Jor­di Play

Ini­cio de nue­vo cur­so. Nue­vos pro­pó­si­tos. Uno de ellos cui­dar el cuer­po. Y una po­si­bi­li­dad es el mé­to­do Pi­la­tes, un sis­te­ma de ejer­ci­cios fí­si­cos que em­pe­zó a ex­pan­dir­se en Es­pa­ña ha­ce po­co más de diez años. “No po­de­mos ha­blar de que sea una mo­da por­que en Es­ta­dos Uni­dos ya tu­vo su ex­plo­sión mu­cho años an­tes”, acla­ra Alfredo Mo­ya, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Pi­la­tes y Tai Chi. Sir­ve prác­ti­ca­men­te pa­ra to­do el mun­do. Y, ade­más, lo prac­ti­can bai­la­ri­nes y atle­tas, y de­por­tis­tas de to­do ti­po, aña­de Mo­ya. In­clu­so los de éli­te. Sin ir más le­jos ,tan­to el cen­tral del FC Barcelona Car­les Pu­yol, co­mo el te­nis­ta Ra­fa Na­dal no tie­nen nin­gún re­pa­ro en afir­mar que apli­can téc­ni­cas de pi­la­tes pa­ra mi­ni­mi­zar sus pro­ble­mas fí­si­cos.

Son téc­ni­cas di­fun­di­das tan­to en Eu­ro­pa co­mo en Es­ta­dos Uni­dos. En Es­pa­ña pro­li­fe­ran las ins­ti­tu­cio­nes y aso­cia­cio­nes de pro­fe­sio­na­les, des­de la Fun­da­ción Pi­la­tes, cu­yo co­mi­té cien­tí­fi­co es­tá for­ma­do por per­so­nas co­mo Ma­ri­na Ge­li (mé­di­ca y ex­con­se­lle­ra de Sa­ni­tat de Ca­ta­lun­ya, o Ana Pas­tor (mé­di­ca y ex­mi­nis­tra de Sa­ni­dad y ac­tual mi­nis­tra de Fo­men­to), has­ta la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Fi­sio­te­ra­peu­tas Ex­per­tos en Pi­la­tes, pre­si­di­da por la fi­sio­te­ra­peu­ta Ju­dith Sán­chez, o la Aso­cia­ción Na­cio­nal de En­tre­na­do­res de Pi­la­tes, fun­da­da por Ja­vier Mar­tí­nez. Si en Es­pa­ña hay más de 600.000 per­so­nas prac­ti­can­do pi­la­tes, no es de ex­tra­ñar que pro­li­fe­ren tan­tas per­so­nas en­se­ñan­do es­ta téc­ni­ca, aun­que no siem­pre de for­ma ade­cua­da, ad­vier­ten los ex­per­tos con­sul­ta­dos. En cual­quier ca­so, se tra­ta de una he­rra­mien­ta muy be­ne­fi­cio­sa si se uti­li­za real­men­te bien.

Qué es “Pa­re­ce una mez­cla de va­rias dis­ci­pli­nas cor­po­ra­les”, ex­pli­ca Alfredo Mo­ya. Y acla­ra que es­te mé­to­do con­sis­te “en adop­tar di­fe­ren­tes pos­tu­ras efec­tuan­do unos mo­vi­mien­tos pre­ci­sos. El ob­je­ti­vo es ac­ti­var to­dos los gru­pos mus­cu­la­res al­ter­nán­do­los y, en oca­sio­nes, com­bi­nán­do­los de una ma­ne­ra a la que no es­ta­mos acos­tum­bra­dos. So­bre to­do se tra­ba­ja ab­do­mi­na­les y glú­teos. “Es una for­ma de en­tre­na­mien­to y pre­pa­ra­ción fí­si­ca y men­tal, que fue desa­rro­lla­do por el ale­mán Jo­seph Hu­ber­tus Pi­la­tes ha­ce más de 80 años pa­ra es­ti­rar, for­ta­le­cer y equi­li­brar el cuer­po”. Juan Bos­co, mé­di­co, pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de Anato­mía Hu­ma­na en la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá, aña­de que el pi­la­tes “es un po­ten­te mé­to­do de ejer­ci­cio fí­si­co, men­tal y ener­gé­ti­co que re­quie­re de una prác­ti­ca muy pre­ci­sa. No es so­la­men­te re­pe­tir unos ejer­ci­cios. Lo im­por­tan­te es la exi­gen­cia de ha­cer bien ca­da ges­to; cuan­to más pre­ci­so me­jor”.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, más o me­nos to­dos los pro­fe­sio­na­les es­tán de acuer­do en qué es el mé­to­do Pi­la­tes, pe­ro, co­mo re­cuer­da Pas­ca­le Bony, co­fun­da­do­ra del es­tu­dio de yo­ga y pi­la­tes Be­yo­ga, se han ido crean­do dis­tin­tas lí­neas de tra­ba­jo, hay va­rios ti­pos de es­cue­las o ten­den­cias, co­mo quie­ra de­cir­se, des­de las más clá­si­cas desa­rro­lla­das en la Cos­ta Es­te de Es­ta­dos Uni­dos, has­ta las más in­no­va­do­ras de la Cos­ta Oes­te. Ja­vier Pé­rez Pont, que ha es­ta­do va­rios años en Nue­va York con Ro­ma­na Kry­za­nows­ka (una de las dis­cí­pu­las di­rec­tas de Jo­seph H. Pi­la­tes), pre­fie­re lla­mar a es­te mé­to­do “con­tro­logy”: “Re­fle­ja la in­ten­ción de Pi­la­tes al de­fi­nir su mé­to­do co­mo el

ar­te y la cien­cia del con­trol mus­cu­lar a tra­vés de la men­te”, acla­ra.

Pa­ra qué sir­ve “No cu­ra ni es mi­la­gro­so, pe­ro for­ma par­te de téc­ni­cas de reha­bi­li­ta­ción y re­cu­pe­ra­ción”, con­tes­ta Alfredo Mo­ya, quien aña­de que sir­ve es­pe­cial­men­te pa­ra ali­viar los do­lo­res. Ade­más de for­ta­le­cer la pa­red ab­do­mi­nal, ayu­da a es­ti­rar la es­pal­da. Es­te ex­per­to re­cal­ca que quien tie­ne una her­nia dis­cal, no se le va a cu­rar, pe­ro ha­rá que su vi­da sea me­nos do­lo­ro­sa. Es más, los ex­per­tos se­ña­lan que si hay le­sio­nes se­ve­ras y se eje­cu­ta mal el ejer­ci­cio, es­tas se pue­den agra­var o in­clu­so pro­vo­car de nue­vas. En pi­la­tes se in­ci­de so­bre to­do en el múscu­lo trans­ver­so (uno de los res­pon­sa­bles de esas ab­do­mi­na­les más o me­nos fir­mes). “No tra­ba­jar co­rrec­ta­men­te el trans­ver­so pue­de pro­vo­car gra­ves pro­ble­mas, co­mo her­nias in­gui­na­les o ab­do­mi­na­les en el hom­bre y pro­lap­sos de ve­ji­ga en la mu­jer”, ex­pli­ca Paz Mem­bi­bre, ki­ne­sió­lo­ga y so­cio-fun­da­do­ra de Spor­tS­win­gSty­le. La Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Fi­sio­te­ra­peu­tas Ex­per­tos en Pi­la­tes re­cuer­da que pa­ra pre­ve­nir cual­quier ti­po de le­sión se re­co­mien­da tra­ba­jar so­bre to­do, en el ca­so de los hom­bres, con la fle­xi­bi­li­dad y el con­trol de la res­pi­ra­ción. “El hom­bre es­tá acos­tum­bra­do a tra­ba­jar más con los múscu­los mo­vi­li­za­do­res an­tes que con los es­ta­bi­li­za­do­res, mien­tras que la es­truc­tu­ra mus­cu­lar de la mu­jer acos­tum­bra a ser más la­xa”. In­clu­so hay de­por­tis­tas de éli­te que no eje­cu­tan co­rrec­ta­men­te los ejer­ci­cios y hay que es­tar en­ci­ma pa­ra co­rre­gir­les, co­men­ta Ju­dith Sán­chez.

No a to­do el mun­do le sir­ve de la mis­ma ma­ne­ra. Si hay quien cree que pue­de cu­rar­se con Pi­la­tes, va mal en­fo­ca­do, coin­ci­den los ex­per­tos. Con pa­to­lo­gías por en me­dio, co­mo her­nias dis­ca­les, ar­tri­tis, lum­bal­gias o con­trac­tu­ras en ge­ne­ral, es re­co­men­da­ble una va­lo­ra­ción mé­di­ca. “No hay con­tra­in­di­ca­cio­nes es­pe­cia­les… Pe­ro si tie­nes pro­ble­mas de es­pal­da se­ve­ros, es me­jor con­sul­tar pri­me­ro con un mé­di­co. Si se tra­ba­ja con un ins­truc­tor de pi­la­tes, me­jor si es fi­sio­te­ra­peu­ta pa­ra que tam­bién va­lo­re la le­sión se­ve­ra”, ex­pli­ca Alfredo Mo­ya. Tam­bién Ju­dith Sán- chez se­ña­la que “cuan­do tra­ba­ja­mos con gen­te que ha su­fri­do al­gu­na pa­to­lo­gía es con la apro­ba­ción de su mé­di­co”. No de­ja de per­te­ne­cer a téc­ni­cas reha­bi­li­ta­do­ras o pa­ra pre­ve­nir fu­tu­ras le­sio­nes.

Pa­ra Silvia Paz, pro­fe­so­ra de dan­za y mo­ni­to­ra de pi­la­tes, es­te mé­to­do apor­ta “con­cien­cia cor­po­ral y edu­ca­ción cor­po­ral”, y, en el ca­so del bai­la­rín, por ejem­plo, ayu­da a com­pren­der me­jor el fun­cio­na­mien­to del cuer­po y com­pen­sar el tra­ba­jo mus­cu­lar. Des­de un prin­ci­pio el pi­la­tes fue uti­li­za­do por los ar­tis­tas de circo así co­mo por bai­la­ri­nes, gim­nas­tas y pa­ti­na­do­res por­que con el tra­ba­jo de la mus­cu­la­tu­ra in­ter­na se fa­vo­re­ce el con­trol del equi­li­brio cor­po­ral. Des­de ha­ce po­cos años se ha in­tro­du­ci­do en el de­por­te de éli­te en ge­ne­ral, so­bre to­do pa­ra to­ni­fi­car la mus­cu­la­tu­ra y pre­ve­nir le­sio­nes, aun­que tam­bién sir­ve pa­ra adul­tos que sen­ci­lla­men­te quie­ren en­tre­nar su cuer­po.

Ju­dith Sán­chez ex­pli­ca que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, sir­ve so­bre to­do pa­ra pre­ve­nir fu­tu­ras le­sio­nes

mus­cu­la­res y con­se­guir una re­cu­pe­ra­ción más es­ta­ble an­te le­sio­nes co­mo lum­bal­gias. “Tam­bién de­pen­de de có­mo ha­gas el pi­la­tes”. En es­te pun­to, Ja­vier Pé­rez Pont es es­tric­to y ase­gu­ra que la ver­da­de­ra trans­for­ma­ción y me­jo­ra con el pi­la­tes vie­ne por ade­cuar ca­da uno de los ejer­ci­cios a las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de ca­da in­di­vi­duo. “In­clu­so ten­go una se­ño­ra que vie­ne con mu­le­tas”. Si no es así, Ja­vier Pé­rez du­da de que ha­cer pi­la­tes apor­te to­dos los be­ne­fi­cios que lo di­fe­ren­cian de otro ti­po de gim­na­sias. “Ade­más –aña­de Ju­dith Sán­chez– tie­ne una gran ven­ta­ja so­bre otros de­por­tes y es la co­rrec­ción pos­tu­ral, pun­to en el que se in­ci­de mu­cho”. Pas­ca­le Bony tam­bién se­ña­la que con la prác­ti­ca con­ti­nua­da se re­fuer­za la con­cen­tra­ción, la aten­ción y la me­mo­ria por­que el pi­la­tes exi­ge es­tar al tan­to en la pre­ci­sión de ca­da mo­vi­mien­to. Con es­te ti­po de tra­ba­jo mus­cu­lar se me­jo­ra el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio fa­vo­re­cien­do en­ton­ces la eli­mi­na­ción de to­xi­nas.

Juan Bos­co, en tan­to que mé­di­co, cons­ta­ta que al in­ves­ti­gar so­bre los ejer­ci­cios que se ha­cen en pi­la­tes, sir­ven de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca pa­ra dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias. En apli­ca­cio­nes mé­di­cas, so­bre to­do “pa­ra la reha­bi­li­ta­ción avan­za­da, muy rá­pi­da y cen­tra­da en el ori­gen del pro­ble­ma. Tam­bién me­jo­ra el as­pec­to car­dio­vas­cu­lar y res­pi­ra­to­rio, por lo que se acon­se­ja pa­ra as­má­ti­cos. En gi­ne­co­lo­gía, pa­ra la pre­pa­ra­ción al par­to, pos­par­to, fi­bro­mial­gia e in­con­ti­nen­cia uri­na­ria. Con­tra la os­teo­po­ro­sis. Y muy in­tere­san­te, la neu­ro­lo­gía. Con el mo­vi­mien­to con­cen­tra­do del pi­la­tes se crean nue­vos pa­tro­nes neu­ro­ló­gi­cos, es de­cir, el ce­re­bro crea nue­vas vías pa­ra con­se­guir ha­cer bien lo que el mo­ni­tor es­tá pi­dien­do. Así, es muy efec­ti­vo en ca­sos de par­kin­son o pro­ble­mas neu­ro­ló­gi­cos di­ver­sos. Por ello, to­dos es­tos ejer­ci­cios es­tán sien­do in­cor­po­ra­dos por los ser­vi­cios de reha­bi­li­ta­ción y fi­sio­te­ra­pia de los prin­ci­pa­les cen­tros mé­di­cos de Es­pa­ña, Fran­cia, Ita­lia, Por­tu­gal, Ar­gen­ti­na, Mé­xi­co…”. ¿Qué hay que ha­cer pa­ra con­se­guir to­do es­to? ¿Có­mo se tra­ba­ja? ¿Es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo ca­da día?

La prác­ti­ca Pi­la­tes di­se­ñó un mí­ni­mo de 200 ejer­ci­cios bá­si­cos, ca­da uno de los cua­les pue­de mo­di­fi­car- se se­gún la per­so­na a la que van di­ri­gi­dos y dar lu­gar a to­da una se­rie de ejer­ci­cios más ba­sa­dos en los bá­si­cos. “Al­gu­nos maes­tros ac­tua­les tie­nen cen­sa­dos más de 700 ejer­ci­cios, lo que con­cuer­da con 3-4 mo­di­fi­ca­cio­nes de ca­da uno de los 200-250 bá­si­cos”, in­di­ca Juan Bos­co. To­dos es­tos ejer­ci­cios se eje­cu­tan se­gún unos prin­ci­pios es­ta­ble­ci­dos por Pi­la­tes, en los que hay que te­ner pre­sen­te tan­to la con­cien­cia del mo­vi­mien­to co­mo la res­pi­ra­ción, el con­trol y la pre­ci­sión de los mis­mos, la con­cen­tra­ción pa­ra coor­di­nar el cuer­po y la men­te con efi­ca­cia en ca­da ejer­ci­cio, la flui­dez de ca­da mo­vi­mien­to y for­ta­le­ci­mien­to de lo que Jo­seph H. Pi­la­tes de­no­mi­nó po­wer­hou­se, si­tua­do en la zo­na ab­do­mi­nal in­fe­rior, de la que di­ce par­te la fuer­za de to­do mo­vi­mien­to del cuer­po. “La gran idea de Pi­la­tes se ba­sa en el tra­ba­jo con la mus­cu­la­tu­ra pro­fun­da es­ta­bi­li­za­do­ra, en lu­gar de tra­ba­jar los múscu­los su­per­fi­cia­les”, ex­pli­ca Ju­dith Sán­chez. El ma­yor es­ta­bi­li­za­dor mus­cu­lar es­tá en el ab­do­men, se lla­ma trans­ver­so pro­fun­do del ab­do­men. Con es­te ti­po de tra­ba­jo se for­ta­le­ce sus­tan­cial­men­te la zo­na lum­bo­pél­vi­ca. “Tu pos­tu­ra me­jo­ra

mu­chí­si­mo, pe­ro tam­bién es ne­ce­sa­rio es­ta­bi­li­zar la pa­rri­lla cos­tal y dor­sal, así co­mo las es­cá­pu­las y hom­bros y, por úl­ti­mo, la ca­be­za y el cue­llo”.

Una de las par­ti­cu­la­ri­da­des de es­tos ejer­ci­cios es que bas­tan­tes de ellos se tra­ba­jan en unas má­qui­nas que di­se­ñó en su mo­men­to el pro­pio Pi­la­tes. Hay más ejer­ci­cios en los apa­ra­tos que en el sue­lo, se­ña­la Juan Bos­co. Aun­que con los años se han ido in­tro­du­cien­do va­rian­tes y pe­que­ños equi­pos au­xi­lia­res co­mo ba­lo­nes, aros fle­xi­bles o ro­di­llos de es­pu­ma, en­tre otros. Ja­vier Pé­rez Pont ad­vier­te del pe­li­gro de in­tro­du­cir de­ma­sia­das no­ve­da­des. “Hay quie­nes co­pian por en­ci­ma los ejer­ci­cios y se in­ven­tan otros. Des­pués ha­cen pro­me­sas de cam­bios en el cuer­po que no se pro­du­cen”. Tam­bién re­cuer­da que el ba­lón es una téc­ni­ca te­ra­péu­ti­ca sui­za que se em­pe­zó a in­tro­du­cir en los ejer­ci­cios de pi­la­tes ha­ce unos po­cos años.

Con apa­ra­tos Ori­gi­nal­men­te hay cua­tro apa­ra­tos bá­si­cos. Por una par­te es­tá el re­for­mer, una es­pe­cie de ca­mi­lla muy ro­bus­ta so­bre la cual se des­li­za una pla­ta­for­ma so­bre rieles. “La re­sis­ten­cia con re­sor­tes ayu­da a to­ni­fi­car y for­ta­le­cer los bra­zo y pier­nas, ade­más de desa­rro­llar la es­ta­bi­li­dad del tor­so”, ex­pli­ca Ju­dith Sán­chez. Otro de los apa­ra­tos es el ca­di­llac, tam­bién co­no­ci­do co­mo tra­pe­cio, una es­pe­cie de ca­ma con una es­truc­tu­ra de ace­ro que se ele­va en­ci­ma de ella, en la que el usua­rio pue­de col­gar­se en dis­tin­tas po­si­cio­nes usan­do unas cuer­das. “En ella se rea­li­zan ejer­ci­cios en­ca­mi­na­dos a au­men­tar la fuer­za y es­ta­bi­li­dad del cen­tro cor­po­ral, ya que fa­vo­re­ce la efi­cien­cia de los mo­vi­mien­tos”. Tam­bién se uti­li­za una si­lla con unos pe­da­les que pue­den qui­tar­se o po­ner­se pa­ra au­men­tar o dis­mi­nuir la re­sis­ten­cia, y con unos apo­yos la­te­ra­les pa­ra su­bir­se so­bre ella. “Au­men­ta la fuer­za del tor­so, así co­mo el equi­li­brio y el con­trol. En el ni­vel in­ter­me­dio se po­ne a prue­ba la par­te su­pe­rior del cuer­po. Me­jo­ra la ca­pa­ci­dad neu­ro­mus­cu­lar de quien lo prac­ti­ca y es­ti­mu­la la co­ne­xión en­tre cuer­po y men­te”. Por úl­ti­mo, se usa el ba­rril, una es­truc­tu­ra con for­ma de me­dio ci­lin­dro. “Re­fuer­za la es­ta­bi­li­dad y con­trol en el cen­tro del cuer­po. Ayu­da a au­men­tar el so­por­te y a es­ta­bi­li­zar la co­lum­na ver­te­bral. Es­ti­ra y for­ta­le­ce el tron­co, la es­pal­da, los hom­bros y miem­bros su­pe­rio­res”.

Pa­ra no­tar los efec­tos be­ne­fi­cio­sos de es­ta téc­ni­ca, los ex­per­tos re­co­mien­dan tra­ba­jar el pri­mer año de dos a tres ho­ras por se­ma­na con su­per­vi­sión in­di­vi­dua­li­za­da, aun­que lo ideal es prac­ti­car ca­da día, aun­que só­lo sean diez o trein­ta mi­nu­tos, se­ña­la tam­bién Ju­dith Sán­chez, “aun­que mi ex­pe­rien­cia es que en ca­sa, ge­ne­ral­men­te, po­co se ha­ce”. Pi­la­tes ideó los ejer­ci­cios en el sue­lo unos años des­pués, pa­ra que las per­so­nas tam­bién lo pu­die­ran ha­cer en ca­sa. Aun así los ex­per­tos se­ña­lan que es ne­ce­sa­rio la su­per­vi­sión de­ta­lla­da pa­ra re­cor­dar la pre­ci­sión de los mo­vi­mien­tos. “Con pa­to­lo­gías es me­jor tra­ba­jar de for­ma in­di­vi­dua­li­za­da. Hay que ha­cer una va­lo­ra­ción del pa­cien­te y dar­le unas cla­ves”, re­cuer­da Ju­dith Sán­chez. No pa­ra cu­rar, pe­ro sí pa­ra ali­viar, co­rre­gir y me­jo­rar.

Los cien Los múscu­los ab­do­mi­na­les se tra­ba­jan man­te­nien­do la po­si­ción sin mo­ver­se

Es­ti­ra­mien­to de una pier­na In­ha­lar y es­ti­rar los hom­bros pa­ra em­pu­jar el ca­rro ha­cia atrás, ex­ha­lar y vol­ver

La ca­rre­ra Co­mo si fue­ra en bi­ci­cle­ta, al­ter­nar el es­ti­ra­mien­to de ca­da pier­na

Ele­va­ción pél­vi­ca Fle­xi­bi­li­za y for­ta­le­ce la mus­cu­la­tu­ra an­te­rior y pos­te­rior del mus­lo

El bro­mis­ta En­tra en jue­go la fuer­za de la es­pal­da, del ab­do­men, los bra­zos y las pier­nas

Pa­ra aca­bar Un mi­nu­to pa­ra re­cu­pe­rar­se de pie con la sa­tis­fac­ción de no­tar la es­pal­da es­ti­ra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.