LAS AN­TI­GUAS HE­RI­DAS MO­LES­TAN

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

PRE­GUN­TA

Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, me lla­mo Ve­ró­ni­ca y es­toy al bor­de de los cua­ren­ta años. Ven­go de una fa­mi­lia al­ba­ne­sa y tu­ve una in­fan­cia muy du­ra. Vi­vía en el cam­po, mi pa­dre era al­cohó­li­co y nos pe­ga­ba tan­to a mi ma­dre co­mo a mí. Huí de ca­sa cuan­do te­nía die­ci­séis años y he pa­sa­do por mu­chas ca­la­mi­da­des, in­clu­yen­do la de­pen­den­cia de dro­gas du­ran­te unos años. Eso ya pa­só y he re­or­ga­ni­za­do mi vi­da has­ta don­de he po­di­do, pues no es fá­cil su­pe­rar las he­ri­das del al­ma que pa­re­cen ce­rra­das. Nun­ca, sin em­bar­go, he de­ja­do de que­rer a mis pa­dres y echar­les de me­nos. Lle­gué a en­fer­mar gra­ve­men­te por las dro­gas, pe­ro des­pués en­con­tré en mi vi­da la es­pi­ri­tua­li­dad y la me­di­ta­ción y em­pe­cé a sa­lir de ese po­zo os­cu­ro y a en­con­trar un po­co de luz y tran­qui­li­dad. Vol­ví a vi­vir. Me he he­cho ex­per­ta en me­di­ci­na na­tu­ral hin­dú y practico el yo­ga fí­si­co y la me­di­ta­ción. He su­pe­ra­do por com­ple­to la adic­ción a dro­gas. Pe­ro a ve­ces me vie­nen los amar­gos re­cuer­dos de mi ado­les­cen­cia y me sor­pren­do llo­ran­do. ¿De­bo se­guir me­di­tan­do cuan­do vie­nen las lá­gri­mas? ¿Qué ha­cer con los pen­sa­mien­tos que me asaltan? Lle­vo una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da y mi ca­rác­ter ha cam­bia­do pa­ra bien. Pe­ro me pre­gun­to si esas an­ti­guas he­ri­das sa­na­rán o es­ta­rán siem­pre ahí. Tam­bién, co­mo us­ted re­co­mien­da, ha­go ejer­ci­cios res­pi­ra­to­rios y de re­la­ja­ción. Ten­go una hi­ja. Mi ma­ri­do mu­rió. Ella tam­bién ha­ce yo­ga, es­ta­mos muy uni­das. Mu­chas gra­cias por su aten­ción.

RES­PUES­TA

Es­ti­ma­da Ve­ró­ni­ca: gra­cias por es­cri­bir­me. Me agra­da mu­cho re­ci­bir no­ti­cias de una per­so­na tan fuer­te co­mo tú, que ha lo­gra­do reor­ga­ni­zar y en­cau­zar tan sa­bia­men­te su vi­da. Hay que ce­le­brar con en­tu­sias­mo ca­da vez que una per­so­na lo­gra aban­do­nar el os­cu­ro sub­mun­do de las dro­gas. Sién­te­te muy or­gu­llo­sa por ello. Tam­bién es for­mi­da­ble que no só­lo no guar­des ren­cor a tus pa­dres, sino que les quie­ras.

Tu vi­da ha si­do un desafío y es na­tu­ral que las he­ri­das que se abrie­ron en tu pa­sa­do tar­den mu­cho en ce­rrar. Tie­ne que ha­ber un dre­na­je que ya­ce en el fon­do de tu psi­que, pe­ro ya has da­do pa­sos de gi­gan­te y to­do se­rá más fá­cil a par­tir de aho­ra. Nues­tras al­mas re­ci­ben he­ri­das que son le­ves y son fá­ci­les de ci­ca­tri­zar y otras que son muy mar­ca­das y con­di­cio­nan mu­cho tiem­po a la per­so­na. A ve­ces en mis cla­ses ha­blo de la me­di­ta­ción del llan­to. Si vie­nen ga­nas na­tu­ra­les de llo­rar, se llo­ra, so­se­ga­da­men­te, y las lá­gri­mas van lim­pian­do el al­ma.

NUES­TRAS AL­MAS RE­CI­BEN HE­RI­DAS FÁ­CI­LES DE CI­CA­TRI­ZAR Y OTRAS QUE PER­DU­RAN DU­RAN­TE MU­CHO TIEM­PO

Tra­ta de ir po­co a po­co, sus­pen­dien­do los pen­sa­mien­tos y es­tan­do en el ejer­ci­cio que ha­yas ele­gi­do pa­ra la me­di­ta­ción. Pe­ro si vie­ne la pe­na no la re­cha­ces y ví­ve­la con se­re­ni­dad, y si te vie­nen re­cuer­dos in­gra­tos, los mi­ras y los de­jas pa­sar, co­mo nu­bes que vie­nen y par­ten, pe­ro no te arras­tran. La ver­dad es que es­tás muy bien orien­ta­da, y lo que tie­ne más mé­ri­to: por ti mis­ma.

Se­gu­ro que tu hi­ja y tú for­máis una pre­cio­sa fa­mi­lia. Com­par­tid las téc­ni­cas del bie­nes­tar eje­cu­tán­do­las jun­tas. La re­la­ja­ción cons­cien­te es una me­di­ci­na na­tu­ral de gran efec­to se­da­ti­vo pa­ra el sis­te­ma ner­vio­so, un ver­da­de­ro bál­sa­mo. De aho­ra en ade­lan­te se abri­rán pa­ra ti aún más des­pe­ja­dos ho­ri­zon­tes. Las he­ri­das irán ce­rran­do y ca­da vez te sen­ti­rás me­jor en ti mis­ma, pues has de­mos­tra­do ser una per­so­na con mu­cha fuer­za in­te­rior. Con lo que me has con­ta­do, me ha ve­ni­do a la men­te una cé­le­bre de­cla­ra­ción de Bu­da: “Más im­por­tan­te que ven­cer a mil gue­rre­ros en mil ba­ta­llas di­fe­ren­tes, es ven­cer­se a uno mis­mo”. Te fe­li­ci­to de co­ra­zón.

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.