Sin uni­for­me

Lle­ga una tem­po­ra­da lle­na de co­lor, de ca­mi­se­tas con men­sa­je y un pun­to bas­tan­te ‘bri­tish’. La mo­da in­fan­til tie­ne tan­tas op­cio­nes co­mo la adul­ta

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Fo­tos Xa­vier Cervera

Es cier­to que, con el uni­for­me, los pro­ble­mas so­bre có­mo tie­nen que ves­tir­se los ni­ños ca­da ma­ña­na pa­ra ir al co­le­gio se aca­ba­rían. Pe­ro, a pe­sar de la po­lé­mi­ca de los úl­ti­mos cur­sos es­co­la­res, lo cier­to es que es­ta es una op­ción mi­no­ri­ta­ria y, por tan­to, mi­llo­nes de pa­dres se de­va­nan los se­sos ca­da día pa­ra ves­tir a sus hi­jos. Pe­ro hay fór­mu­las pa­ra ha­cer­lo to­do más fá­cil. ¿Có­mo? Lo pri­me­ro de to­do es te­ner muy cla­ro cuá­les son las nor­mas de la es­cue­la. Aun­que ca­da una tie­ne las su­yas, ha­bi­tual­men­te coin­ci­den en “el res­pe­to a uno mis­mo y a los de­más, en el de­co­ro, en cier­ta ma­ne­ra”, ex­pli­ca Pi­lar Gó­mez-Ni­co­lau, di­rec­to­ra de edu­ca­ción in­fan­til de la es­cue­la In­fant Jesús de Barcelona, que en sus 150 años de his­to­ria ha pa­sa­do por to­das las eta­pas, des­de el uni­for­me más es­tric­to en to­das las eda­des al uni­for­me só­lo en los pri­me­ros años es­co­la­res y, fi­nal­men­te, al des­car­te de es­te.

¿Lo que no de­be­ría lle­var­se nun­ca? “Es de ló­gi­ca. Las ca­mi­se­tas con men­sa­jes ofen­si­vos, ma­qui­lla­je ex­ce­si­vo o pren­das fue­ra de tono por de­ma­sia­do cor­tas o pro­vo­ca­ti­vas en el ca­so de las chi­cas…”, ex­pli­ca Gó­mez-Ni­co­lau, que, sin em­bar­go, aña­de que “no so­le­mos te­ner pro­ble­mas en es­te sen­ti­do por­que to­do tie­ne una ba­se, la edu­ca­ción, y eso, siem­pre en co­la­bo­ra­ción con los pa­dres, es lo que se tra­ba­ja en un co­le­gio”.

Pa­ra fa­ci­li­tar la ta­rea del ves­tir­se rá­pi­do y bien por las ma­ña­nas, Pi­lar Gó­mez-Ni­co­lau su­gie­re que “lo me­jor es que a par­tir de los tres años se es­ti­mu­le a los ni­ños a ves­tir­se ya so­li­tos… no só­lo por­que qui­ta tra­ba­jo a los pa­dres (que al prin­ci­pio no es así)

sino por­que tam­bién ayu­da a que los más pe­que­ños se sien­tan ma­yo­res, res­pon­sa­bles y for­ma par­te del apren­di­za­je sano”. ¿Qué pa­sa si no hay ma­ne­ra? Pues tam­bién pa­ra ello tie­ne res­pues­ta: “Hay que te­ner pa­cien­cia pe­ro, lle­ga­da cier­ta edad, por ejem­plo los cin­co años, si el ni­ño es de­ma­sia­do len­to o sim­ple­men­te no quie­re ves­tir­se una so­lu­ción es en­viar­lo al co­le­gio con el pi­ja­ma. Es una so­lu­ción drás­ti­ca pe­ro se­gu­ro que fun­cio­na. Ha pa­sa­do aquí con al­gún ni­ño y es com­ple­ta­men­te efi­cien­te, al día si­guien­te se vis­te rá­pi­do y so­lo”, son­ríe. Con­sul­tar el ca­len­da­rio es­co­lar pa­ra adap­tar la ves­ti­men­ta con la ac­ti­vi­dad que se va a ha­cer (por ejem­plo, si hay gim­na­sia, lo me­jor en el ca­so de las ni­ñas es evi­tar fal­das y me­dias por­que a la ho­ra de cam­biar­se irá más len­ta) y pre­pa­rar la ro­pa el día an­te­rior son dos prin­ci­pios bá­si­cos. Ma­ría de Ha­ro, ma­dre de tri­lli­zos de seis años, no ocul­ta que los tres pri­me­ros años to­do fue bá­si­ca­men­te un lío, lo del ves­tir­se in­clui­do, pe­ro jus­ta­men­te por ser tres los ni­ños que aten­der tu­vo que to­mar me­di­das. “Hu­bo un mo­men­to, cuan­do te­nían tres y me­dio, que de­jé de ves­tir­los yo. Des­de en­ton­ces les pre­pa­ro la ro­pa el día an­te­rior, nun­ca la mis­ma por­que ni ellos ni yo so­mos par­ti­da­rios del uni­for­me en­tre her­ma­nos, y se vis­ten sin re­chis­tar to­das las ma­ña­nas en dos mi­nu­tos”, ex­pli­ca. Lo que co­mien­za a cam­biar es lo de la elec­ción. “En los úl­ti­mos me­ses, uno aún ad­mi­te mis su­ge­ren­cias, pe­ro los otros dos se es­co­gen ellos mis­mos su ro­pa”, ad­vier­te. La mo­da in­flu­ye, des­de pe­que­ños, en es­ta se­lec­ción. Aun­que son ni­ños, ven lo que lle­van to­dos y lo que no. Es­ta tem­po­ra­da que es­tá por em­pe­zar lle­ga una ro­pa car­ga­da de co­lor y de ca­mi­se­tas con men­sa­je, pa­ra los ni­ños, y una mo­da con un pun­to bri­tish pa­ra ellas. Hay mar­cas es­pe­cí­fi­cas co­mo Bo­bo­li, pe­ro tam­bién son ca­da vez más las fir­mas de ma­yo­res que ha­cen pren­das pa­ra los más pe­que­ños, des­de Don­na Ka­ran a Guess, pa­san­do por Marc Ja­cobs (Little Marc Ja­cobs) o Boss. Co­mo pa­sa en la mo­da adul­ta, hay op­cio­nes pa­ra to­dos los gus­tos.

LOS CHA­VA­LES, DES­DE PE­QUE­ÑOS, ES­TÁN PEN­DIEN­TES DE LA MO­DA A ME­DI­DA QUE SE HA­CEN MA­YO­RES, ME­JOR PAC­TAR UNAS NOR­MAS

Ves­ti­men­ta y edad En­tre los pe­que­ños es im­por­tan­te en­ten­der y re­cor­dar que los ni­ños rea­li­zan a lo lar­go de la jor­na­da dia­ria ac­ti­vi­da­des que im­pli­can ne­ce­si­dad de mo­ver­se, po­si­bi­li­dad de en­su­ciar­se, re­quie­ren de su au­to­no­mía... y que, por ello, de­ben usar ro­pa có­mo­da, fá­cil y re­sis­ten­te. Y evi­den­te­men­te siem­pre mar­ca­da, úni­co mo­do de ga­ran­ti­zar mí­ni­ma­men­te que no lle­gue a ex­tra­viar­se. Pi­lar Gó­mez-Ni­co­lau re­cuer­da que ya des­de esas eda­des los alum­nos de­ben to­mar con­cien­cia de la im­por­tan­cia de ves­tir ade­cua­da­men­te y en­ten­der que acu­den a un lu­gar de tra­ba­jo y es­tu­dio, un pa­so pa­ra evi­tar pen­sar más ade­lan­te que la es­cue­la es una pa­sa­re­la de mo­da.

En­tre los ma­yo­res, efec­ti­va­men­te, el te­ma se

com­pli­ca. Es el pro­pio alumno quién de­ci­de qué lle­var y no siem­pre es fá­cil que en­tien­da y acep­te las pau­tas su­ge­ri­das por los pa­dres o la es­cue­la. Es bueno en es­tas eda­des com­par­tir des­de el cen­tro es­co­lar y pac­tar con ellos un pro­to­co­lo es­ta­ble­ci­do al cual am­bas par­tes se com­pro­me­ten. Ellos han de asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad lle­ga­da una edad y unas me­di­das si el com­pro­mi­so se rom­pe.

El pro­ble­ma ge­ne­ra­li­za­do acos­tum­bra a plan­tear­se con la lle­ga­da del ve­rano y la irrup­ción de ti­ran­tes, mi­ni­fal­das, shorts, ca­mi­se­tas pa­la­bra de ho­nor, et­cé­te­ra. Con el ca­lor la for­ma de ves­tir y de acu­dir a los cen­tros de en­se­ñan­za cam­bia y se abre un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des que, a ve­ces, pue­de so­bre­pa­sar las nor­mas del de­co­ro.

7 Leo Ca­mi­se­ta con es­tam­pa­do de ma­ri­po­sa y fal­da cor­ta con volantes, to­do de Bó­bo­li. Za­pa­tos de Ch­loé

6 Ser­gi Ber­mu­da de La­cos­te, ca­mi­se­ta y cha­le­co acol­cha­do re­ver­si­ble ama­ri­llo y azul de Bó­bo­li. Za­pa­ti­llas de Pu­ma. Mochila de Boss

9 Geor­gia Co­mo Leo, lle­va ca­mi­se­ta con es­tam­pa­do de ma­ri­po­sa y fal­da con volantes, to­do de Bó­bo­li. Las za­pa­ti­llas de lo­na son de Ben­si­mon

10 Nà­dia Ca­mi­se­ta blan­ca con es­tam­pa­do de za­pa­tos y fal­da cor­ta gris de Bó­bo­li. Mo­ca­si­nes ma­rro­nes de Ch­loé

Irina y Leo con mochila ro­ja de lu­na­res blan­cos de Bi­llie­blush

1 Leo Ves­ti­do de Bó­bo­li.

2 Aleix Pan­ta­lón ma­rrón, jer­sey en de­gra­dé y ca­mi­se­ta ro­ja con va­rios mo­ti­vos es­tam­pa­dos. To­do de Little Marc Ja­cobs. Las za­pa­ti­llas son de Tim­ber­land.

3 Va­len­ti­na Leg­gins de Guess, blu­sa me­lo­co­tón y blan­ca de Ch­loé.

4 Eric Ca­mi­se­ta gris. Pan­ta­lón va­que­ro azul de Litle Marc Ja­cobs, cin­tu­rón de DKNY y za­pa­ti­llas de lo­na de Ben­si­mon.

5 Ser­gi Ca­mi­se­ta de Bó­bo­li, ber­mu­das de La­cos­te y za­pa­ti­llas de Pu­ma.

6 To­màs Jer­sey pun­to es­tam­pa­do grá­fi­co en to­nos gris, mos­ta­za y gra­na­te de Bó­bo­li. Pan­ta­lón va­que­ro azul de Little Marc Ja­cobs y za­pa­ti­llas de Ben­si­mon.

7 Nà­dia Ca­mi­se­ta y va­que­ros de Guess. Bo­tas de Cam­per.

8 Geor­gia Pan­ta­lón ro­jo y ca­mi­se­ta ma­rrón de Ch­loé.

9 Irina Pan­ta­lón va­que­ro azul, cha­que­ta bei­ge y mo-

ca­si­nes ma­rro­nes de Ch­loé. Ca­mi­se­ta blan­ca con es­tam­pa­do de za­pa­to de Bó­bo­li.

10 Da­vid Ca­mi­se­ta ama­ri­lla de Boss, pan­ta­lón va­que­ro y su­da­de­ra gris es­tam­pa­da de DKNY y za­pa­ti­llas de Ben­si­mon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.