LUZ DE VE­RANO

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

MI­LES DE RÍOS Y LA­GOS BA­ÑAN LA TIE­RRA DEL SOL DE ME­DIA­NO­CHE

Cuan­do se desea vi­vir una tem­po­ra­da en el bos­que, con la sen­sa­ción de en­con­trar­se le­jos de to­do, pe­ro te­nien­do los ser­vi­cios bá­si­cos al al­can­ce de la mano, una bue­na elec­ción pue­de ser la Re­gión de los Mil La­gos de Finlandia. En me­dio de es­ta re­gión se en­cuen­tra Sa­von­lin­na, que se de­fi­ne co­mo una pe­que­ña ciu­dad de pro­vin­cias, muy bien cui­da­da, tran­qui­la has­ta el ex­tre­mo. La po­bla­ción se cons­tru­yó so­bre cua­tro is­las uni­das por pa­sa­re­las, por lo que los bos­que­ci­llos pa­re­cen pe­lear to­do el tiem­po por el es­pa­cio que les roban las ca­sas. Cuan­do lle­ga el buen tiem­po, pa­re­ce que aquí na­die tra­ba­ja, ya que to­dos escapan en al­gún mo­men­to a pa­sear por el mer­ca­do que se mon­ta al ai­re li­bre en el cen­tro, y don­de un pla­ti­llo de muik­kus o bo­que­ro­nes, o bien unas sim­ples em­pa­na­das lla­ma­das lör­tsyt, com­po­nen una co­mi­da rá­pi­da que se de­gus­ta al sol, tal vez pa­sean­do a ori­llas del la­go por la ca­lle Lin­nan­ta­ku, don­de aún se con­ser­van mu­chas ca­sas de ma­de­ra ori­gi­na­les. Do­mi­na el con­jun­to la for­ta­le­za de Olav o Ola­vin­lin­na, don­de se ce­le­bra el ma­yor fes­ti­val de ópe­ra de Finlandia. A sus pies, y en los la­gos del par­que na­cio­nal de Lin­nan­saa­ri, a ve­ces se avis­tan fo­cas de Sai­maa, que que­da­ron apar­ta­das del mar por al­gún mo­vi­mien­to geo­ló­gi­co del pa­sa­do, y evo­lu­cio­na­ron por su cuen­ta.

Tan­to en Lin­nan­saa­ri co­mo en el par­que de Pat­vin­suo, uno se da cuen­ta en­se­gui­da de que re­sul­ta más có­mo­do ir en barca que an­dar por la es­pe­su­ra del bos­que. Es­ta ac­ti­vi­dad tie­ne otra ven­ta­ja: la de po­der apro­xi­mar­se sin rui­do has­ta don­de pa­cen los re­ba­ños de al­ces o in­clu­so, si hay suer­te, ver al­gún oso me­dio es­con­di­do tras los ar­bus­tos. En mar­ca­do con­tras­te, al­go más al nor­te des­ta­ca la ciu­dad de Jy­väsky­lä, epi­cen­tro de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na fin­lan­de­sa. Cui­da­do, que tam­po­co te­ne­mos que ima­gi­nar­nos aquí a una gran ur­be de as­fal­to ara­ñan­do el cie­lo con sus ras­ca­cie­los. El por qué se la aso­cia con la ar­qui­tec­tu­ra hay que atri­buír­se­lo a Al­var Aal­to, que na­ció aquí y em­pe­zó a prac­ti­car sus teo­rías en edi­fi­cios co­mo la ca­sa de los Tra­ba­ja­do­res de la ave­ni­da Kaup­pa­ka­tu, o en las au­las de la uni­ver­si­dad lo­cal, don­de la luz na­tu­ral tie­ne una gran im­por­tan­cia.

Aún más al nor­te, la ciu­dad de Kuo­pio es el prin­ci­pal cen­tro de la fe or­to­do­xa en el país, de­bi­do a la in­fluen­cia his­tó­ri­ca de Ru­sia en la re­gión. En ella se re­co­mien­da vi­si­tar el Mu­seo Or­to­do­xo, con su co­lec­ción de ico­nos, o bien sim­ple­men­te dis­fru­tar de los sen­de­ros pa­ra bi­ci­cle­tas que hay en la co­li­na de Pul­jo. Pe­ro la ac­ti­vi­dad más po­pu­lar es la de na­ve­gar por el la­go Ka­lla­ve­si al atar­de­cer, no tan­to pa­ra apre­ciar la im­por­tan­cia del ma­yor puer­to flu­vial y la­cus­tre de la zo­na, sino pa­ra de­jar­se mi­mar por la luz el ve­rano aus­tral.

A la de­re­cha de es­tas lí­neas, el cas­ti­llo de Sa­von­lin­na y, de­ba­jo, vis­ta aé­rea de es­ta mis­ma re­gión ro­dea­da por el la­go Sai­maa Aba­jo a la de­re­cha, pa­no­rá­mi­ca noc­tur­na de la ori­lla del la­go Jy­vasky­la, que da nom­bre a la ciu­dad que se al­za de­trás

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.