La nos­tal­gia es tram­po­sa (pe­ro útil)

Del pri­mer amor, de la ju­ven­tud, de un via­je irre­pe­ti­ble… La nos­tal­gia es un re­cuer­do agri­dul­ce que nos pue­de an­clar en el pa­sa­do pe­ro que, si se do­si­fi­ca, pue­de ser po­si­ti­va

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Jo­sé An­drés Ro­drí­guez

Una canción des­pier­ta el re­cuer­do de un amor del pa­sa­do; el olor de un biz­co­cho trans­por­ta a la in­fan­cia por­que re­cuer­da a los que pre­pa­ra­ba la abue­la; un gru­po de jó­ve­nes son­rien­tes con mo­chi­las a pun­to de su­bir­se a un tren evo­ca la des­preo­cu­pa­ción y la ale­gría de la ju­ven­tud… La nos­tal­gia es una fe­li­ci­dad tris­te. Se re­cuer­da el go­zo del pa­sa­do, pe­ro due­le sa­ber que to­das esas experiencias ya no pue­den vol­ver. “Por eso es el do­lor de la me­mo­ria. Lo per­di­do pa­re­ce inol­vi­da­ble, úni­co e irre­pe­ti­ble –ex­pli­ca Ma­nuel Fer­nán­dez Blan­co, psi­coa­na­lis­ta y psicólogo clí­ni­co–. Se tie­ne nos­tal­gia por al­go que crees que te hi­zo fe­liz, que crees que te ha­cía es­tar com­ple­to, que pa­re­ce per­fec­to”. La pa­la­bra nos­tal­gia de­ri­va del grie­go nos­tos (ho­gar) y al­gos (do­lor). Fue crea­da a fi­na­les del si­glo XVII por el mé­di­co sui­zo Johannes Ho­fer pa­ra des­cri­bir el es­ta­do de áni­mo de los sol­da­dos sui­zos que lu­cha­ban fue­ra de su país, que sen­tían una “tris­te­za ori­gi­na­da por el de­seo de vol­ver a su ca­sa”. Hay mu­chos mo­ti­vos pa­ra la nos­tal­gia: la que sien­te el emi­gran­te por su tie­rra de ori­gen; la que se an­he­la por una in­fan­cia que se re­cuer­da ma­ra­vi­llo­sa y li­bre de pro­ble­mas; la del vi­gor y el op­ti­mis­mo de la ju­ven­tud, cuan­do to­do es­ta­ba por ha­cer; la nos­tal­gia del pri­mer no­vio o la pri­me­ra no­via, con quien se des­cu­brió el amor y el se­xo; la de una for­ma de vi­vir que ya no vol­ve­rá; la nos­tal­gia por los vie­jos ami­gos… Aun­que la nos­tal­gia tam­bién pue­de ser co­lec­ti­va, co­mo la que se sien­te por el pa­sa­do es­plen­do­ro­so de un país o por los le­ja­nos éxi­tos de un equi­po de fút­bol.

Cuan­do se mi­ra por el re­tro­vi­sor, al­gu­nos epi­so­dios de an­ta­ño pa­re­cen per­fec­tos. Una es­pe­cie de pa­raí­so per­di­do. “Es un pa­raí­so que se sien­te co­mo per­di­do pe­ro que, en reali­dad, nun­ca se ha te­ni­do”, se­ña­la Ma­nuel Fer­nán­dez Blan­co. Ese pa­sa­do fue bo­ni­to, emo­cio­nan­te y es­pe­cial, aun­que qui­zás no tan­to co­mo nos ha­ce ver la nos­tal­gia. “Es­ta nos ha­ce re­cor­dar un pa­sa­do idea­li­za­do. Hay tan po­cos mo­men­tos de fe­li­ci­dad en la vi­da que ca­si po­de­mos re­cor­dar­los to­dos. Y por eso los idea­li­za­mos”.

Así que es­ta­mos an­te un sen­ti­mien­to tram­po­so, por­que no hay más pa­raí­sos que los que se in­ven­ta nues­tra me­mo­ria. Ra­fael Eu­ba, psi­quia­tra afin­ca­do en Londres, coin­ci­de en que, con la nos­tal­gia, “se re­cuer­da un pa­sa­do que pa­re­ce me­jor de lo que fue”. Al vol­ver la vis­ta atrás, se ol­vi­dan los mo­ti­vos que lle­va­ron a la rup­tu­ra con aque­lla pa­re­ja que tan­to se echa de me­nos, no se re­cuer­da que en la in­fan­cia no to­do es ju­gar en el re­creo y se omi­te que los bue­nos tiem­pos tam­bién tu­vie­ron sus es­pi­nas. “La nos­tal­gia se com­po­ne de bro­cha­zos muy sim­ples que nos impiden ver el pa­sa­do con exac­ti­tud”.

Y no es lo mis­mo de­jar­se lle­var de vez en cuan­do por la nos­tal­gia que vi­vir es­cla­vi­za­do por ella. “El pro­ble­ma es si te an­clas en el pa­sa­do”, afir­ma Ra­fael Eu­ba. Na­die es­tá li­bre de sen­tir nos­tal­gia en al­gu­na oca­sión. Pe­ro es muy di­fe­ren­te re­cor­dar con año­ran­za la ju­ven­tud una tar­de de do­min­go que ser in­fe­liz en la ve­jez por­que se re­cuer­da la ju­ven­tud co­mo el pa­raí­so que no vol­ve­rá. Es muy di­fe­ren­te echar de me­nos el pa­sa­do de vez en cuan­do que vi­vir ins­ta­la­do en él. Co­mo ex­pli­ca el psi­coa­na­lis­ta Ce­ci­lio Pa­nia­gua, las per­so­nas con ten­den­cia a la nos­tal­gia “sue­len te­ner pro­ble­mas pa­ra adap­tar­se a su pre­sen­te”. Ade­más, se­ña­la Ma­nuel Fer­nán­dez Blan­co, el pro­ble­ma no só­lo es idea­li­zar el pa­sa­do, sino, so­bre to­do, “creer que no se va a en­con­trar en el fu­tu­ro na­da si­mi­lar a lo que se echa de me­nos”.

Es­ta es­pe­cie de me­lan­co­lía que im­pi­de vi­vir el pre­sen­te y en­ca­rar el fu­tu­ro es ex­ce­si­va por­que no nos gus­ta ni el hoy ni el ma­ña­na. “La nos­tal­gia es muy atrac­ti­va –con­si­de­ra Ra­fael Eu­ba– por­que el pa­sa­do tie­ne una pu­re­za y una can­di­dez que ni el pre­sen­te ni el fu­tu­ro po­seen. El pa­sa­do no crea an­sie­dad. Y el pre­sen­te y el fu­tu­ro siem­pre crean an­sie­dad; esa es la ra­zón de que apa­rez­ca la nos-

tal­gia”. Se sien­te mu­cha año­ran­za de un amor cuan­do en el pre­sen­te se ca­re­ce de él. Se sien­te mu­cha nos­tal­gia de un pa­sa­do li­bre de preo­cu­pa­cio­nes cuan­do las ac­tua­les aprie­tan de­ma­sia­do. El sen­ti­mien­to nos asal­ta al re­me­mo­rar los via­jes de ju­ven­tud cuan­do aho­ra la ru­ti­na no tie­ne com­pa­sión. “La nos­tal­gia ex­ce­si­va ca­si siem­pre apa­re­ce cuan­do el pre­sen­te es des­agra­da­ble y el fu­tu­ro es ame­na­zan­te –co­men­ta Ra­fael Eu­ba¬. Yo tra­ba­jo con per­so­nas ma­yo­res. Vi­ven en un en­torno muy di­fe­ren­te al de su pa­sa­do y tie­nen en­fer­me­da­des y pro­ble­mas que no su­frían cuan­do eran jó­ve­nes. La nos­tal­gia por la ju­ven­tud qui­zá sea una de las más fre­cuen­tes e in­ten­sas”. Por­que, ade­más, tie­ne que ver con mu­chas co­sas que se ha­cen por pri­me­ra vez: el pri­mer be­so, el pri­mer via­je, ca­sar­se… “Las pri­me­ras gran­des vi­ven­cias de­jan una hue­lla emo­cio­nal muy pro­fun­da”, ilus­tra. Real­men­te, ¿qué echa­mos de me­nos de nues­tro pa­sa­do? Co­mo ha es­cri­to Alan R. Hirsch, psi­quia­tra y pro­fe­sor del Cen­tro Mé­di­co de la Uni­ver­si­dad Rush de Chica­go (EE.UU.), “la nos­tal­gia, más que re­la­cio­na­da con un re­cuer­do es­pe­cí­fi­co, lo es­tá con un es­ta­do emo­cio­nal”. No se año­ra una tar­de de la in­fan­cia en con­cre­to o la in­fan­cia en sí, sino la inocen­cia y la ale­gría con la que se vi­vía de ni­ño. Se año­ran las emo­cio­nes po­si­ti­vas, aun­que idea­li­za­das, aso­cia­das a la ni­ñez. Es­te psi­quia­tra tam­bién ha es­tu­dia­do por qué los olo­res tie­nen el po­der de des­per­tar­nos re­cuer­dos nos­tál­gi­cos. “La in­for­ma­ción ol­fa­to­ria va a pa­rar di­rec­ta­men­te al sis­te­ma lím­bi­co, el área del ce­re­bro en la que re­si­den las emo­cio­nes. Por eso, un olor nos co­nec­ta in­me­dia­ta­men­te con una emo­ción del pa­sa­do”.

Cuan­ta más ener­gía de­di­ca­mos al pa­sa­do, me­nos te­ne­mos pa­ra el pre­sen­te y el fu­tu­ro. Pe­ro ¿la nos­tal­gia pue­de apor­tar­nos al­go po­si­ti­vo? ¿O se tra­ta sim­ple­men­te de un inú­til pa­seo por el ayer? “Si hi­po­te­ca tu pre­sen­te o tu fu­tu­ro es ne­ga­ti­va –se­ña­la Ra­fael Eu­ba–, aun­que si te per­mi­te en­con­trar un re­fu­gio mo­men­tá­neo a las in­cle­men­cias del pre­sen­te, pue­de ser útil”. Un oa­sis en el que re­po­ner fuer­zas pa­ra re­gre­sar al aho­ra con al­go más de vi­gor. “Co­mo di­cen en Es­ta­dos Uni­dos: lo que te ayu­da a tra­vés de la no­che, bien­ve­ni­do sea”.

Otro as­pec­to po­si­ti­vo de la nos­tal­gia es que desem­pe­ña un pa­pel im­por­tan­te en nues­tra iden­ti­dad. “Nos ayu­da a ele­var la au­to­es­ti­ma –apun­ta Ce­ci­lio Pa­nia­gua–. Los re­cuer­dos de un pa­sa­do idea­li­za­do nos per­mi­ten sen­tir que nues­tra iden­ti­dad es be­lla y va­lio­sa, que el pa­sa­do va­lió la pe­na. Y es­to es una ne­ce­si­dad psi­co­ló­gi­ca fun­da­men­tal. De­cía Alios­ha,

LA NOS­TAL­GIA ES PO­SI­TI­VA: RE­FUER­ZA LA IDEA DE LO QUE FUI­MOS, LA IDEN­TI­DAD RE­GRE­SAR AL PA­SA­DO, A LA IN­FAN­CIA, ES UN RE­FU­GIO AN­TE LOS SIN­SA­BO­RES DE LA CRI­SIS

Y, en es­tos tiem­pos de in­cer­ti­dum­bre, ¿la nos­tal­gia es un va­lor en al­za? Sí, enn opi­nión de Ro­sa­lía Bae­na, in­ves­ti­ga­do­ra del pro­yec­to Cul­tu­ra emo­cio­nal e iden­ti­dad, de la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra. “Yo creo que es­tá en al­za, qui­zás de­bi­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca y a la cri­sis de iden­ti­dad cul­tu­ral y de va­lo­res per­so­na­les pro­pios de es­ta­ta épo­ca de pos­mo­der­ni­dad, en la que no hay na­da se­gu­ro. La nos­tal­gia –apun­ta– te da una se­gu­ri­dad de la que ca­re­ces”. Y, cu­rio­sa­men­te, su pro­yec­to es­tá fi­nan­cia­do en par­te por una com­pa­ñía de se­gu­ros. La nos­tal­gia co­mo re­fu­gio se­gu­ro es un fe­nó­meno so­bre el que ha es­cri­to Frank Fu­re­di, so­ció­lo­go de la­la Uni­ver­si­dad de Kent (Reino Uni­do). Pa­ra es­te in­ves­ti­ga­dor, “la cre­cien­te in­cli­na­ción por la nos­tal­gia en­tre los adul­tos es un sín­to­ma dee la­la pro­fun­da inseguridad que se sien­te ha­cia el fu­tu­ro”. un per­so­na­je de la no­ve­la Los her­ma­nos Ka­ra­ma­zov, de Dos­toievs­ki, que lo me­jor que po­de­mos pro­por­cio­nar­le a un ni­ño son re­cuer­dos sa­gra­dos de su in­fan­cia”. Lo im­por­tan­te, ex­pli­ca Ce­ci­lio Pa­nia­gua, es do­si­fi­car la año­ran­za de al­go. “Que no sea ex­ce­si­va, por­que nos ha­ría su­frir de­ma­sia­do”.

En un ex­pe­ri­men­to, cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Sout­ham­pton (Reino Uni­do) pi­die­ron a un gru­po de jó­ve­nes que re­cor­da­ran su pa­sa­do. Los que evo­ca­ron re­cuer­dos nos­tál­gi­cos se sen­tían más fe­li­ces al fi­na­li­zar el ex­pe­ri­men­to que quie­nes re­cor­da­ron as­pec­tos de su pa­sa­do que no les emo­cio­na­ron. Los au­to­res del es­tu­dio afir­man que “la nos­tal­gia con­lle­va sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos, au­men­ta la au­to­es­ti­ma, fo­men­ta las re­la­cio­nes so­cia­les y ali­via la an­gus­tia exis­ten­cial”. Ade­más, el 80% de los par­ti­ci­pan­tes en el es­tu­dio di­jo sen­tir­la co­mo mí­ni­mo una vez a la se­ma­na.ana. Mien­tras que el 16% afir­mó sen­tir­la a dia­rio. Así que no se tra­ta de­de unun re­fu­gio ex­clu­si­vo de las per­so­nas ma­yo­res.

Se­gún Ro­sa­lía Bae­na, el gus­to por la nos­tal­gia ha-ha­ce que triun­fen se­ries co­mo­mo Mad men (am­bien­ta­da en el gla­mu­ro­so mun­do de­de la­la pu­bli­ci­dad del Nue­va York de los se­sen­ta). “En el Reino Uni­do es­tá te­nien­do mu­chí­si­mo éxi­to la se­rie Down­ton Ab­bey, so­bre la aris­to­cra­cia de ini­cios del si­glo XX. Es un éxi­to de ma­sas por­que evo­ca un pa­sa­do es­plen­do­ro­so”. Y, en la ac­tua­li­dad, tam­bién triun­fan mu­si­ca­les co­mo Grea­se, que es ri­zar el ri­zo de la nos­tal­gia, por­que la pe­lí­cu­la se ro­dó a fi­na­les de los se­ten­ta (pe­ro am­bien­ta­da a fi­na­les de los cin­cuen­ta). Sin ol­vi­dar que el mar­ke­ting es­tá apro­ve­chan­do muy bien la ga­lli­na de los hue­vos de oro de la nos­tal­gia, re­su­ci­tan­do a mi­tos co­mo Bru­ce Lee pa­ra ven­der co­ches (el fa­mo­so “be wa­ter, my friend”) y así to­car nues­tra fi­bra sen­si­ble y nues­tro bol­si­llo. Y hay apli­ca­cio­nes co­mo Ins­ta­gram que per­mi­ten dar un to­que me­lan­có­li­co a nues­tras fo­to­gra­fías.

Ro­sa­lía Bae­na con­si­de­ra que “otra de las ra­zo­nes por las que la nos­tal­gia es­tá de mo­da es que vi­vi­mos en una so­cie­dad que pri­vi­le­gia las emo­cio­nes y en la que fal­ta mu­cha iden­ti­dad, y la nos­tal­gia te de iden­ti­dad y emo­cio­nes. Ade­más, an­tes la emo­cio­na­li­dad se veía co­mo al­go in­fan­til, pe­ro aho­ra ya no”. Qui­zás por eso tie­nen tan­to éxi­to la pá­gi­na web y la pá­gi­na de Fa­ce­book Yo fui a EGB. En ellas se re­cuer­dan ico­nos de los se­ten­ta, los ochen­ta y los no­ven­ta, cuan­do exis­tía la Edu­ca­ción Ge­ne­ral Bá­si­ca y triun­fa­ban Ve­rano azul, Pip­pi Cal­zas­lar­gas o Ba­rrio Sé­sa­mo. “To­do em­pe­zó con un gru­po de Fa­ce­book –ex­pli­ca Ja­vier Ikaz, uno de los dos crea­do­res de es­ta ini­cia­ti­va–. Col­gá­ba­mos fo­to­gra­fías de ob­je­tos oo pe­lí­cu­las de­de aque­llos años. En po­co tiem­po lle­ga­mos aa los 10.000 se­gui­do­res. Aho­ra te­ne­mos más de 500.000 se­gui­do­res en Fa­ce­book, y en la web hay unos 40.000 vi­si­tas al día”. Un au­tén­ti­co san­tua­rio de la nos­tal­gia. “Creo que par­te del éxi­to se de­be a la ne­ga­ti­vi­dad que se vi­ve con la cri­sis. Nos lle­gan mu­chos men­sa­jes de­de per­so­nas que nos di­cen que des­pués de un día muy du­ro les en­can­ta huir alal pa­sa­do, a una épo­ca en la que no te­nían res­pon­sa­bi­li­da­des”.

Qui­zás no ha­ya que sen­tir­se cul­pa­ble por de­jar­se lle­var, pe­ro me­jo­me­jor só­lo de vez en cuan­do, por los can­tos de si­re­na de la año­ran­za. Co­mo apun­ta Ce­ci­lio Pa­nia­gua, “es­ta no apa­re­ce de for­ma vo­lun­ta­ria. No so­mos due­ños de lo que sen­ti­mos”. Pe­ro sí de lo que ha­ce­mos. Así que, pa­ra vacunarse con­tra la nos­tal­gia ex­ce­si­va, Ma­nuel Fer­nán­dez Blan­co re­co­mien­dar una re­ce­ta muy cla­ra: “De­jar de idea­li­zar el pa­sa­do. Si una per­so­na se ins­ta­la en él –con­clu­ye–, anu­la su pre­sen­te e hi­po­te­ca su fu­tu­ro. Y no to­do era per­fec­to en los

vie­jos tiem­pos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.