LOS GA­RA­JES

La Vanguardia - ES - - CREAR -

En Es­ta­dos Uni­dos, los ga­ra­jes go­zan de un au­ra es­pe­cial en el mun­do de la in­ven­ción tec­no­ló­gi­ca, has­ta tal pun­to que han da­do lu­gar a múl­ti­ples le­yen­das, e in­clu­so a una ex­pre­sión: ga­ra­ge in­ven­tors. Al me­nos, tres de las ma­yo­res com­pa­ñías informáticas, vie­ron la luz en ellos. En 1939, la em­pre­sa Hew­let­tPac­kard na­ció en el ga­ra­je de Da­vid Hew­lett, en Pa­lo Al­to. Por ello, cin­cuen­ta años des­pués, se le con­ce­dió el tí­tu­lo ofi­cial de Birth­pla­ce of Si­li­con Va- lley. En 1976, Ste­ve Jobs y Ste­ve Woz­niak fun­da­ron Ap­ple en el de Woz­niak. Y la cu­na de Goo­gle tam­bién fue un ga­ra­je en Men­lo Park, al­qui­la­do por dos es­tu­dian­tes de Stan­ford, Larry Pa­ge y Ser­ge Brin. Hus­mean­do en es­ta pe­que­ña his­to­ria, he en­con­tra­do que la le­yen­da del ga­ra­je es más an­ti­gua. Walt Dis­ney co­men­zó a di­bu­jar sus pe­lí­cu­las en un ga­ra­je de Hollywood, en 1923. Ger­hard Fis­her cons­tru­yó su de­tec­tor de me­ta­les en un ga­ra­je en Pa­lo Al­to en 1931. In­clu­so se pue­de de­cir que la cos­tum­bre de in­ven­tar en ga­ra­jes es an­te­rior a la exis­ten­cia mis­ma de los ga­ra­jes. En 1885, Ale­xan­der Graham Bell, el inventor del te­lé­fono, ins­ta­ló un la­bo­ra­to­rio en una co­che­ra ado­sa­da a su ca­sa. Más que las anéc­do­tas, me in­tere­sa el atrac­ti­vo y el sig­ni­fi­ca­do de la le­yen­da. En 1990, Jeff Be­zos, que es­ta­ba ini­cian­do Ama­zon –la gi­gan­tes­ca li­bre­ría vir­tual– ins­ta­ló su ofi­ci­na en una ca­sa en las afue­ras de Seattle, por­que que­ría po­der de­cir que él tam­bién ha­bía co­men­za­do en un ga­ra­je. Qui­so pro­se­guir una tra­di­ción que tie­ne mu­cho que ver con el es­pí­ri­tu ame­ri­cano. No hay que es­pe­rar a te­ner gran­des me­dios pa­ra em­pren­der co­sas gran­des. La mis­ma cul­tu­ra que creó el mi­to del self ma­de man, o que afir­ma que to­dos los ni­ños pue­den ser pre­si­den­tes, ha man­te­ni­do la le­yen­da del ga­ra­je pa­ra es­ti­mu­lar la ad­mi­ra­ción ha­cia el ta­len­to de los in­di­vi­duos. Es­ta­dos Uni­dos es una so­cie­dad de la emu­la­ción. “Tú tam­bién pue­des ha­cer­lo” es un le­ma uni­ver­sal. Eu­ro­pa des­con­fía de los triun­fa­do­res, Amé­ri­ca los ad­mi­ra. En las es­cue­las ame­ri­ca­nas se men­cio­nan con­ti­nua­men­te los ejem­plos. Co­pio de un co­no­ci­do ma­nual de “edu­ca­ción de ca­rác­ter” al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra las es­cue­las: col­gar re­tra­tos de hé­roes o he­roí­nas en las cla­ses o en los pa­si­llos, con tex­tos ex­pli­ca­ti­vos; in­di­car a los alum­nos que ha­gan un tra­ba­jo so­bre una fi­gu­ra pú­bli­ca vi­va (mi hé­roe per­so­nal); in­cluir el es­tu­dio de hé­roes lo­ca­les en las cla­ses de es­tu­dios so­cia­les; uti­li­zar las bio­gra­fías pa­ra for­mar la ima­gi­na­ción mo­ral del ni­ño; ayu­dar­les a que com­pren­dan lo que es una vi­da no­ble. Tam­bién se pi­de a los maes­tros que di­gan a sus alum­nos quié­nes son sus hé­roes y por qué los es­co­gen. No se tra­ta de per­so­na­jes gi­gan­tes­cos, már­ti­res, sal­va­do­res de la hu­ma­ni­dad, sino de per­so­nas que son ad­mi­ra­bles por al­go que ha­yan he­cho. Por ejem­plo, un maes­tro o un mé­di­co de ba­rrio.

EN EE.UU. SE HA MAN­TE­NI­DO LA ‘LE­YEN­DA DEL GA­RA­JE’ PA­RA MO­TI­VAR LA AD­MI­RA­CIÓN HA­CIA EL TA­LEN­TO IN­DI­VI­DUAL

Ha­ce unos años me sor­pren­dió leer en la en­tra­da de una es­cue­la en un ba­rrio mar­gi­nal de Nue­va York un le­ma es­cri­to en la pa­red, co­mo bien­ve­ni­da a los alum­nos: “We ho­nor the great­ness that is in you” (res­pe­ta­mos y ad­mi­ra­mos la gran­de­za que hay en ti). ¿No es un re­ci­bi­mien­to ani­mo­so y exi­gen­te pa­ra los ni­ños? Uno de los gran­des pe­da­go­gos ac­tua­les, Wi­lliam Da­mon, ha es­cri­to un li­bro ti­tu­la­do Gran­des ex­pec­ta­ti­vas, en el que re­cuer­da lo im­por­tan­te que es am­pliar las es­pe­ran­zas ha­cia nues­tros ni­ños y ni­ñas. Pro­po­ner­les mo­dos de vi­da exi­gen­tes y no­bles, y no esa búsqueda blan­di­ta de una fe­li­ci­dad ji­ba­ri­za­da que les es­ta­mos pre­di­can­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.