EN JUE­GO

La Vanguardia - ES - - ED -

Co­lo­ret­to es un jue­go de car­tas que re­quie­re te­ner una bue­na me­mo­ria y ca­pa­ci­dad es­tra­té­gi­ca

Co­lo­ret­to es un jue­go de car­tas, crea­do por el ale­mán Mi­chael Schacht (Mi­chaels­chacht.net ) en el año 2003, que se ha con­ver­ti­do en un clá­si­co, con al­gu­nas am­plia­cio­nes e in­clu­so un spin- off, Zoo­lo­ret­to, con el que ga­nó el Spiel des Jah­res, el pre­mio al me­jor jue­go del año en Ale­ma­nia, en el año 2007. Se tra­ta de un jue­go con po­cas re­glas y fá­cil de apren­der pa­ra en­tre 2 y 5 ju­ga­do­res (si par­ti­ci­pan 2 o 3 hay al­gu­na pe­que­ña va­rian­te en la me­cá­ni­ca). Se jue­ga con una ba­ra­ja de 77 car­tas de jue­go: 63 car­tas con un ca­ma­león (hay 7 co­lo­res di­fe­ren­tes), 3 co­mo­di­nes con un ca­ma­león mul­ti­co­lor, 10 car­tas con un +2 y una car­ta de úl­ti­ma ron­da. Tam­bién se dis­po­ne de una se­rie de car­tas de fi­la, des­pués les cuen­to pa­ra qué sir­ven, y unas car­tas de re­su­men de la pun­tua­ción. El ob­je­ti­vo del jue­go se pue­de ex­pli­car con po­cas pa­la­bras. Se jue­gan va­rias ron­das y en ca­da una los ju­ga­do­res ganan car­tas de ca­ma­león. Cuan­do aca­be la par­ti­da só­lo su­ma­rán los camaleones de tres co­lo­res, y to­das las car­tas que ha­yan con­se­gui­do los otros co­lo­res pun­tua­rán ne­ga­ti­va­men­te. Pa­ra em­pe­zar, ca­da ju­ga­dor co­ge un ca­ma­león de un color di­fe­ren­te (no pue­de ha­ber dos ju­ga­do­res con el mis­mo ca­ma­león de ini­cio). Se mez­clan bien to­das los de­más car­tas de ca­ma­león y las de +2. Se ha­ce un mon­tón con 15 car­tas, se co­lo­ca la car­ta de úl­ti­ma ron­da so­bre es­ta pi­la y se de­ja en­ci­ma de es-

CO­LO­RET­TO ES UN JUE­GO DE CAR­TAS QUE RE­QUIE­RE UNA BUE­NA CA­PA­CI­DAD DE ES­TRA­TE­GIA Y PO­TEN­TE ME­MO­RIA

tas el res­to de car­tas. Así que la car­ta de úl­ti­ma ron­da apa­re­ce­rá cuan­do só­lo que­den 15 car­tas en jue­go. Se co­gen tan­tas car­tas de hi­le­ra co­mo ju­ga­do­res, se dis­tin­guen por­que tie­nen el di­bu­jo de tres car­tas, y se de­jan en el cen­tro de la me­sa. Por tur­nos, los ju­ga­do­res ha­cen una ac­ción. Pue­den de­ci­dir en­tre to­mar una car­ta de la pi­la y de­jar­la bo­ca arri­ba ba­jo una car­ta de hi­le­ra, o bien que­dar­se to­das las car­tas de una hi­le­ra. Si ha­cen la pri­me­ra ac­ción só­lo de­ben te­ner pre­sen­te que en ca­da hi­le­ra pue­de ha­ber co­mo má­xi­mo tres car­tas. Es­to su­po­ne que no po­drá aña­dir car­tas a una hi­le­ra si ya hay tres. En el ca­so de que quie­ra que­dar­se car­tas, ter­mi­na­rá su turno, se­pa­ra­rá los camaleones por co­lo­res, y de­ja­rá pa­ra el fi­nal de la par­ti­da los mul­ti­co­lo­res y los +2 que hu­bie­ra po­di­do coger. Ca­da vez que un ju­ga­dor co­ge car­tas, tam­bién se lle­va la car­ta de hi­le­ra co­rres­pon­dien­te y, por tan­to, sus ad­ver­sa­rios tie­nen ca­da vez me­nos op­cio­nes de jue­go. Un turno aca­ba cuan­do to­dos los ju­ga­do­res han co­gi­do car­tas. La par­ti­da ter­mi­na des­pués de que ha­ya apa­re­ci­do la car­ta de úl­ti­ma ron­da y que to­dos los ju­ga­do­res ha­yan ter­mi­na­do su turno. En­ton­ces se cuen­tan las car­tas que se tie­nen de ca­da color y se pun­túan po­si­ti­va­men­te las car­tas de tres co­lo­res y ne­ga­ti­va­men­te el res­to. La pun­tua­ción es un po­co per­ver­sa, ya que ca­da color pun­túa más si se tie­nen más car­tas, y es­te cri­te­rio se apli­ca en los pun­tos po­si­ti­vos y los ne­ga­ti­vos. Y, por si fue­ra po­co, an­tes de co­men­zar la par­ti­da, los ju­ga­do­res pue­den de­ci­dir en­tre dos cri­te­rios de pun­tua­ción, uno que fa­vo­re­ce te­ner mu­chas car­tas de un color y otro que lo pe­na­li­za. Lo que ha­ce más atrac­ti­vo a Co­lo­ret­to es que des­de el pri­mer mo­men­to los ju­ga­do­res de­ben ju­gar con un ojo so­bre las car­tas que han ido co­gien­do y el otro so­bre las de los ad­ver­sa­rios, ya que ca­da ju­ga­da pue­de su­po­ner que al­guien ten­ga que que­dar­se con al­gu­nas car­tas que res­ten pun­tos.

s

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.