SÍ PUE­DES

NO HAY QUE CREAR CON­FLIC­TO CON LA SO­LE­DAD O SE FOR­TA­LE­CE, HAY QUE ASU­MIR­LA Y APREN­DER DE ELLA

La Vanguardia - ES - - ED - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

Hay una sen­sa­ción de so­le­dad que va más allá de vi­vir acom­pa­ña­do o no. Ra­mi­ro Ca­lle ofre­ce una pers­pec­ti­va pa­ra sa­car par­ti­do a es­ta vi­ven­cia

PRE­GUN­TA

Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, me lla­mo Yolanda y soy qui­ro­prác­ti­ca. Des­de muy ni­ña co­men­cé a in­tere­sar­me por la hi­gie­ne na­tu­ral y las te­ra­pias na­tu­ra­les, sin des­pre­ciar nun­ca la me­di­ci­na oficial. Pien­so que de to­dos los sis­te­mas te­ra­péu­ti­cos se pue­de sa­car al­go si son pru­den­tes y se en­fo­can se­ria­men­te. Aho­ra ten­go trein­ta y sie­te años. He in­cor­po­ra­do a mi vida el yo­ga, el tai­chi y el sen­de­ris­mo. Estoy muy sa­na, pe­ro a ve­ces sien­to co­mo una gran desa­zón, so­bre to­do cuan­do me pre­gun­to por la vida, su sen­ti­do, su mis­te­rio. De re­pen­te me vie­ne esa cons­cien­cia es­pe­cial y sien­to mu­cha so­le­dad,un ais­la­mien­to que na­da tie­ne que ver con la so­le­dad or­di­na­ria, aun­que es­té con mi ma­ri­do y mis hi­jos. He leído en sus obras que us­ted lo lla­ma “la so­le­dad del ser”. Es un sen­ti­mien­to muy pro­fun­do, que pro­du­ce una ex­tra­ña sen­sa­ción de me­lan­co­lía di­fí­cil­men­te su­pe­ra­ble. Cuan­do estoy en me­di­ta­ción lo sien­to a ve­ces, pe­ro de otra for­ma. ¡En ver­dad, to­do es tan ex­tra­ño...! ¡Y cuan­do pien­so que mis hi­jos me per­de­rán...! A la vez ex­pe­ri­men­to co­mo si al­go den­tro de mí me in­di­ca­se que pue­do ha­llar otros pla­nos de cons­cien­cia don­de to­do se­rá más fá­cil. Por eso que­ría pre­gun­tar­le so­bre los ni­ve­les de cons­cien­cia. So­bre to­do cuan­do estoy en el cam­po, al atar­de­cer, ten­go im­pre­sio­nes es­pe­cia­les que no pue­do ex­pre­sar. Me cues­ta ha­blar de es­to. Per­do­ne si no me ex­pli­co bien. Va­lo­ra­ré mu­cho lo que pue­da co­men­tar­me.

RES­PUES­TA

Que­ri­da ami­ga, co­noz­co muy bien lo que, a ve­ces, es di­fí­cil ex­pre­sar en pa­la­bras. En mu­chas per­so­nas es­tá lo que se ha ve­ni­do en lla­mar la in­so­por­ta­ble le­ve­dad del ser o la ineluc­ta­ble pe­sa­dez de exis­tir. Son sen­ti­mien­tos muy hu­ma­nos, pe­ro, a su mo­do, qui­zá tam­bién lo ten­gan los ani­ma­les, so­bre to­do los do­més­ti­cos. Cuan­do a ve­ces veo a mi ga­to Emi­le tan en­si­mis­ma­do, me pre­gun­to si él tam­bién ex­pe­ri­men­ta­rá la so­le­dad del ser. Es un sen­ti­mien­to que no de­be­mos re­cha­zar, sino abra­zar y apro­ve­char­lo pa­ra que nos ins­pi­re en nues­tra bús­que­da in­te­rior y en nues­tro desa­rro­llo in­terno. Nos hu­ma­ni­za. To­dos es­ta­mos com­par­tien­do nues­tra so­le­dad. Un maes­tro in­dio di­jo: “Mil per­so­nas caminando por una sen­da; mil so­le­da­des caminando jun­tas”. Hay que asu­mir esa so­le­dad exis­ten­cial y apren­der de ella. Nos pue­de ayu­dar a co­nec­tar con lo más ín­ti­mo de no­so­tros, pe­ro si lo sen­ti­mos co­mo un con­flic­to se for­ta­le­ce. Tan­to quie­ro no sen­tir­la, que más la sien­to. Sí, to­do es mis­te­rio­so, y a ve­ces la vida re­sul­ta pa­vo­ro­sa­men­te mis­te­rio­sa. Mi buen ami­go el yo­gui Ba­ba Si­ba­nan­da de Be­na­rés, que mu­rió ha­ce un año, me de­cía cuan­do le vi­si­ta­ba: “¡To­do es tan ex­tra­ño, tan mis­te­rio­so! Yo no com­pren­do na­da, pe­ro Él lo com­pren­de to­do!”. Cla­ro que hay ni­ve­les de cons­cien­cia. Y no se ve lo mis­mo en el só­tano de una ca­sa que des­de la te­rra­za más al­ta. La cons­cien­cia es co­mo una lám­pa­ra que hay que tra­ba­jar pa­ra que ilu­mi­ne más y re­por­te una com­pren­sión más cla­ra y pro­fun­da. Es­tan­do más aten­tos a ca­da mo­men­to nos ha­ce­mos más cons­cien­tes, es de­cir, nos sen­ti­mos más per­cep­ti­vos y más vi­vos. Es co­mo un dia­man­te en bru­to que te­ne­mos que pulir. Ese es un buen sen­ti­do y pro­pó­si­to pa­ra la vida. Más cons­cien­tes, más nos hu­ma­ni­za­mos, más nos li­be­ra­mos de las ne­ga­ti­vi­da­des del pa­sa­do o de la ima­gi­na­ción de­li­ran­te. Lle­vas una vida bo­ni­ta y con un tra­ba­jo y ac­ti­vi­da­des gra­ti­fi­can­tes. Sé cons­cien­te de to­do ello. Cuan­do ven­ga el sen­ti­mien­to de so­le­dad exis­ten­cial, no lo re­cha­ces, pon­te en sus ma­nos. Vie­ne y se mar­cha. Es tam­bién co­mo un eco de in­fi­ni­tud o una voz que nos in­vi­ta a se­guir con el via­je in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.