CREAR

La Vanguardia - ES - - ED - JO­SÉ AN­TO­NIO MARINA es@la­van­guar­dia.es

Jo­sé An­to­nio Marina ex­pli­ca la re­la­ción que exis­te en­tre el di­se­ño de una he­rra­mien­ta cual­quie­ra y la com­ple­ji­dad e in­ge­nio pa­ra usar­la

Co­mo sa­ben –por­que la idea na­ció aquí– lle­vo un tiem­po afa­nán­do­me en la ela­bo­ra­ción de una his­to­ria so­bre la cul­tu­ra, que es en reali­dad la his­to­ria de có­mo los hu­ma­nos he­mos in­ten­ta­do re­sol­ver nues­tras as­pi­ra­cio­nes y nues­tros pro­ble­mas. Nues­tra es­pe­cie es tan crea­ti­va que pa­re­ce im­po­si­ble ex­pli­car esa evo­lu­ción. He­mos in­ven­ta­do seis mil len­guas. Dos mil años an­tes de nues­tra era, los eru­di­tos ba­bi­ló­ni­cos re­dac­ta­ron lis­tas de dio­ses. Con­ta­ron dos mil. En tiem­pos re­cien­tes han apa­re­ci­do cua­ren­ta mil mo­vi­mien­tos re­li­gio­sos. Se­gún Poi­rier, exis­ten en el mun­do do­ce mil sis­te­mas le­ga­les. Sin em­bar­go, cir­cu­la un ar­gu­men­to que ex­pli­ca es­te fe­nó­meno. Es­ta in­creí­ble va­rie­dad de crea­cio­nes son, en reali­dad, di­fe­ren­tes so­lu­cio­nes a unos po­cos pro­ble­mas uni­ver­sa­les. So­bre­vi­vir, dis­fru­tar, con­vi­vir, au­men­tar las po­si­bi­li­da­des de co­no­ci­mien­to y de ac­ción. Un he­cho de­ci­si­vo en esa evo­lu­ción fue la apa­ri­ción de las he­rra­mien­tas. Las pri­me­ras fue­ron las pie­dras cor­tan­tes, que ser­vían pa­ra ma­tar o des­pe­da­zar las pre­sas. Una he­rra­mien­ta es una reali­dad fas­ci­nan­te. Es un ob­je­to real o ideal, ex­pre­sa­men­te di­se­ña­do pa­ra rea­li­zar una fun­ción que sin él re­sul­ta­ría di­fí­cil o im­po­si­ble de eje­cu­tar. Pue­de ser ma­te­rial –un mar­ti­llo, un des­tor­ni­lla­dor, un vio­lín, un or­de­na­dor–, y pue­de ser ideal –el len­gua­je, el sis­te­ma nu­mé­ri­co, la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad, las re­li­gio­nes, las ins­ti­tu­cio­nes–. Hoy les ha­bla­ré de las fí­si­cas, y de­ja­ré las idea­les pa­ra la pró­xi­ma se­ma­na. Lo que me fas­ci­na es que siem­pre son una con­den­sa­ción de in­te­li­gen­cia. Ca­da una de ellas es co­mo una ca­ja que con­tie­ne ocul­to un sa­bio re­ga­lo. En su di­se­ño –no en su or­na­men­ta­ción– es­tá de­po­si­ta­da la ex­pe­rien­cia de mu­chas per­so­nas, una se­rie de co­no­ci­mien­tos im­plí­ci­tos, que el usua­rio uti­li­za sin te­ner con­cien­cia de ellos. Usa­mos co­sas que no sa­be­mos lo que son, só­lo apren­de­mos a uti­li­zar­las. Son una pro­lon­ga­ción de la in­te­li­gen­cia, una or­to­pe­dia que nos per­mi­te an­dar me­jor. Fue Ri­chard Gre­gory, un bri­llan­te psi­có­lo­go, quien me lla­mó la aten­ción acer­ca de la sor­pren­den­te na­tu­ra­le­za de las he­rra­mien­tas. Mien­tras más com­ple­jo sea su di­se­ño (mien­tras más in­for­ma­ción es­té em­be­bi­da en su fa­bri­ca­ción), más in­te­li­gen­cia po­ten­cial con­fie­re su uso. Re­ten­gan só­lo que al ma­ne­jar una he­rra­mien­ta es­tán uti­li­zan­do, sin sa­ber­lo, los co­no­ci­mien­tos im­pre­sos en su di­se­ño. Ha­ce unos años, la re­vis­ta For­bes se­lec­cio­nó las 20 he­rra­mien­tas más im­por­tan­tes pa­ra la hu­ma­ni­dad. Ex­clu­yó las que lla­mó “má­qui­nas sim­ples”, que es­ta­ban in­clui­das en otras co­mo ele­men­tos fun­da­men­ta­les: la rue­da, la pa­lan­ca, la po­lea. La en­cues­ta se­lec­cio­nó los si­guien­tes, por or­den de im­por­tan­cia: cu­chi­llo, ába­co, brú­ju­la, lá­piz, ar­nés, gua­da­ña, fu­sil, es­pa­da, ga­fas, sie­rra, re­loj, torno, agu­ja, vela (pa­ra ilu­mi­nar), ba­lan­za, cuen­co, te­les­co­pio, ni­vel, an­zue­lo, cin­cel. Co­mo ocu­rre con to­das es­tas lis­tas, des­pier­ta cier­ta cu­rio­si­dad, pe­ro es ar­bi­tra­ria. No hay que dar­le más im­por­tan­cia. Lo que sí es im­por­tan­te es com­pren­der que una he­rra­mien­ta con­tie­ne en su di­se­ño la ca­pa­ci­dad pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas y que en eso con­sis­te la in­te­li­gen­cia. La na­va­ja sui­za es más in­te­li­gen­te que el ha­cha de pie­dra; hay más ta­len­to al­ma­ce­na­do en ella.

EL DI­SE­ÑO DE UN OB­JE­TO DE­TER­MI­NA SU USO; CUAN­TO MÁS COM­PLE­JO SEA, MÁS IN­GE­NIO RE­QUIE­RE EM­PLEAR­LO

Las he­rra­mien­tas am­plían nues­tras po­si­bi­li­da­des y nos aho­rran tra­ba­jo. Los or­de­na­do­res es­tán sus­ti­tu­yen­do a las per­so­nas en mu­chas ta­reas, con lo que, sin du­da, per­de­re­mos al­gu­nas fa­cul­ta­des. Es­ta­mos des­cui­dan­do la me­mo­ria por­que lo en­con­tra­mos to­do en in­ter­net. Es­to pro­du­ci­rá una es­pe­cie de dia­li­za­ción obli­ga­to­ria de nues­tra men­te. Así co­mo un en­fer­mo del ri­ñón ne­ce­si­ta es­tar co­nec­ta­do a una má­qui­na, pue­de que lle­gue­mos a te­ner que es­tar co­nec­ta­dos a un or­de­na­dor pa­ra sa­ber al­go. For­ta­le­cer la in­te­li­gen­cia per­so­nal es nues­tra de­fen­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.