RE­DES SO­CIA­LES DE LEC­TU­RA

Las re­des so­cia­les de li­bros son los clubs de lec­tu­ra de la era de in­ter­net. Cual­quie­ra pue­de co­nec­tar­se, es­cri­bir, ha­cer y re­ci­bir re­co­men­da­cio­nes. Pe­ro, ¿quién hay de­trás de ellos?

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Isa­bel Gó­mez Melenchón

Blogs, edi­to­ria­les, co­mu­ni­da­des... Las prin­ci­pa­les webs que es­ti­mu­lan la pa­sión por leer

“Nues­tro equi­po se le­van­ta to­dos los días mo­ti­va­do por la creen­cia de que el li­bro ade­cua­do en las ma­nos ade­cua­das pue­de cam­biar el mun­do”. El equi­po al que se re­fie­ren Otis y Eli­za­beth Chand­ler es Goo­dreads, la web de in­ter­cam­bio de crítica de li­bros, el club de lec­tu­ra di­gi­tal que ellos mis­mos fun­da­ron en el 2007, “sim­ple­men­te por­que que­ría­mos que exis­tie­ra”, y que es­te año han ven­di­do al gi­gan­te li­bre­ro de in­ter­net Ama­zon, en una ope­ra­ción cu­yas ci­fras ha­cen jue­go con el número de lec­to­res re­gis­tra­dos en Goo­dreads, unos lec­to­res que no se con­for­man con leer, sino que tam­bién quie­ren dis­cu­tir, ha­blar so­bre sus li­bros y des­cu­brir otros nue­vos. Por­que el lec­tor, a la ma­ne­ra de los aman­tes del ci­ne que no pue­den es­pe­rar a lle­gar a la sa­li­da pa­ra lan­zar­se a des­me­nu­zar la cin­ta que aca­ban de ver, gus­ta de ha­cer lo pro­pio con el li­bro que aca­ba de ce­rrar, o de abrir: com­par­tir­lo, com­pa­rar­lo, cri­ti­car­lo… Sí, hay mu­chas per­so­nas que no leen, lo di­cen las en­cues­tas, pe­ro aque­llas que lo ha­cen, lo ha­cen con in­ten­si­dad, ca­si con de­vo­ción. Los clubs de lec­tu­ra na­cie­ron de es­ta ne­ce­si­dad de dis­fru­tar en com­pa­ñía de una afi­ción que en prin­ci­pio se pre­su­po­ne so­li­ta­ria, co­mo es el ac­to de leer; en Bar­ce­lo­na, mu­chos de es­tos clubs se for­ma­ron a par­tir de un pro­yec­to pi­lo­to de la bi­blio­te­cas de la Dipu­tació a fi­na­les de los 90 pa­ra ex­pan­dir­se en los úl­ti­mos diez-do­ce años. A par­tir de en­ton­ces, y coin­ci­dien­do con la eclo­sión de las re­des so­cia­les, el fe­nó­meno se am­plió a in­ter­net y se mul­ti­pli­có, co­mo to­do lo que su­ce­de en la red. Li­lian Neu­man, crítica li­te­ra­ria y co­la­bo­ra­do­ra ha­bi­tual del su­ple­men­to Cul­tu­ra/s de La Van­guar­dia, con­si­de­ra, pe­se a no per­te­ne­cer per­so­nal­men­te a nin­gu­na de es­tas re­des, que es­tas “co­mo tam­bién mu­chos blogs, son una for­ma muy ve­loz y ex­pe­di­ti­va de par­ti­ci­par en al­go que tam­bién fun­cio­na muy bien, y que son los clubs de lec­tu­ras de bi­blio­te­cas. En to­dos los ca­sos –pe­ro so­bre to­do en el mun­do de in­ter­net– se pro­du­ce una de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va por la cual to­dos tie­nen de­re­cho, voz y vo­to, pa­ra ha­blar de li­bros y pun­tuar­los. Y no im­por­ta que el li­bro sea no­ve­dad o lle­ve años pu­bli­ca­do (al­go no po­co im­por­tan­te cuan­do com­pa­ra­mos con me­sas de li­bre­rías que so­bre to­do tie­nen no­ve­da­des). Aho­ra, en es­te mun­do vir­tual y li­bre pa­ra to­dos –to­dos tie­nen es­pa­cio en la red, to­dos po­de­mos te­ner un blog o una web– se pro­du­cen ma­ni­fes­ta­cio­nes no siem­pre in­tere­san­tes, fri­kis­mo, char­la­ta­ne­ría...”. Las re­des so­cia­les de li­bros y de lec­tu­ra se han con­ver­ti­do en los clubs de lec­tu­ra 2.0, con el in­con­ve­nien­te de que se pier­de la re­la­ción di­rec­ta, per­so­nal, pe­ro la ven­ta­ja de que cual­quie­ra pue­de ac­ce­der a ellas y en el mo­men­to en que le re­sul­ta más ade­cua­do, y se­guir­las a tra­vés de otras re­des, co­mo Fa­ce­book o Twit­ter. En to­dos es­tos por­ta­les, los usua­rios pue­den va­lo­rar los li­bros que es­tán le­yen­do, es­cri­bir y com­par­tir sus crí­ti­cas y co­men­tar las obras, a la ma­ne­ra de un club de lec­tu­ra tra­di­cio­nal, pe­ro tam­bién hay mu­chas más op­cio­nes, fa­ci­li­ta­das por las tec­no­lo­gías: es­tar al día de los lan­za­mien­tos edi­to­ria­les, re­ci­bir in­for­ma­ción y, so­bre to­do, re­co­men­da­cio­nes per­so­na­li­za­das. Mu­chas de es­tas webs dis­po­nen de bus­ca­do­res au­to­má­ti­cos en los que, con so­lo in­tro­du­cir el tí­tu­lo de nues­tra úl­ti­ma lec­tu­ra, re­ci­bi­mos va­rias pro­pues­tas de otras que nos po­drían in­tere­sar. Cuan­to más re­fi­na­da es la in­for­ma­ción que se fa­ci­li­ta al bus­ca­dor, in­tere­ses o más tí­tu­los, más ati­na­das son las re­co­men­da­cio­nes, al­go muy apre­cia­do por los lec­to­res, por­que el mun­do es­tá re­ple­to de li­bros. In­clu­so Jor­ge Luis Bor­ges, cu­ya vi­sión del pa­raí­so era la de “una es­pe­cie de bi­blio­te­ca”, ne­ce­si­ta­ría un guía a mo­do de la Beatriz de Dan­te en su Di­vi­na Co­me­dia pa­ra no per­der­se en­tre las es­tan­te­rías. Na­da me­nos que 129.864.880 ha­bía pu­bli­ca­dos en el mun­do en el 2010, año en que Goo­gle se pu­so a con­tar­los pa­ra su

LOS USUA­RIOS ES­CRI­BEN Y COM­PAR­TEN CRÍ­TI­CAS Y VA­LO­RAN LAS OBRAS MU­CHAS DE ES­TAS WEBS TIE­NEN BUS­CA­DO­RES PA­RA PRO­PO­NER LEC­TU­RAS

pro­yec­to Goo­gle Books, cru­zan­do ba­ses de da­tos de bi­blio­te­cas, edi­to­ria­les, li­bre­ría, ISBN... Cier­ta o erró­nea la ci­fra, des­de el 2010 ha au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te: só­lo en el 2011 se pu­bli­ca­ron en Es­pa­ña 116.851 li­bros, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra re­co­gi­dos en Pa­no­rá­mi­ca de la Edi­ción Es­pa­ño­la de Li­bros. “So many books, so little ti­me”, tan­tos li­bros, tan po­co tiem­po, una gran ver­dad atri­bui­da a Frank Zap­pa. Te­nien­do en cuen­ta que el número de lec­tu­ras al que po­de­mos as­pi­rar a lo lar­go de una vida es li­mi­ta­do, es fá­cil de­du­cir la im­por­tan­cia que pa­ra un lec­tor tie­ne una bue­na re­co­men­da­ción: no to­do el mun­do pue­de as­pi­rar a con­ver­tir­se en Loui­se Brown, una mu­jer es­co­ce­sa que en el 2009, cuan­do ya con­ta­ba 91 años de edad, sa­có su li­bro número 25.000 de la bi­blio­te­ca pú­bli­ca, y no só­lo eso, pa­re­ce que in­clu­so los le­yó… Otra par­te de las re­co­men­da­cio­nes de es­tas webs par­te de los pro­pios usua­rios, por­que por en­ci­ma de to­do son re­des so­cia­les y los lec­to­res pue­den, si así lo desean, es­ta­ble­cer re­la­cio­nes en­tre ellos; al­gu­nas van más allá y ofre­cen la po­si­bi­li­dad de en­con­trar al­mas ge­me­las (en lo que a li­te­ra­tu­ra se re­fie­re)

cu­rio­sean­do en los es­tan­tes de otros usua­rios. Una la­bor de re­co­men­da­ción “apre­cia­dí­si­ma” por los pro­fe­sio­na­les, co­mo des­ta­ca el edi­tor de Im­pe­di­men­ta, En­ri­que Re­del. Im­pe­di­men­ta, pun­tua­li­za, “no co­la­bo­ra co­mo tal con nin­gún club de lec­tu­ra, aun­que sí en­via­mos ejem­pla­res de nues­tros tí­tu­los a blogs, et­cé­te­ra, con un feed­back mag­ní­fi­co (el 75% de nues­tros hits de pren­sa son vir­tua­les, y de muy al­to ni­vel crí­ti­co, por cier­to). Mu­chas de es­tas re­se­ñas, re­co­men­da­cio­nes o re­por­ta­jes, son re­bo­ta­dos en re­des so­cia­les por sus pro­pios res­pon­sa­bles, y tie­nen un ám­bi­to de di­fu­sión am­plí­si­mo”. Luis So­lano, edi­tor de Li­bros del Asteroide, in­ci­de en una cues­tión no me­nor, te­nien­do en cuen­ta la pro­li­fe­ra­ción de blogs y webs fa­ci­li­ta­da por in­ter­net: dis­cri­mi­nar “la im­por­tan­cia del blog o de la per­so­na que se ha pues­to en con­tac­to con no­so­tros y de­ci­dir a quién me­re­ce la pe­na en­viar­le el li­bro y a quién no. No siem­pre es fá­cil. En cual­quier ca­so, in­ten­tan ha­blar ob­je­ti­va­men­te de los li­bros, con in­de­pen­den­cia de quien lo ha­ya pu­bli­ca­do. Y pa­ra un edi­tor in­de­pen­dien­te eso ya es su­fi­cien­te, no pe­di­ría más”. Prác­ti­ca­men­te to­das es­tas webs, des­de las nor­te­ame­ri­ca­nas a las de nues­tro país, ofre­cen la po­si­bi­li­dad de or­ga­ni­zar nues­tra bi­blio­te­ca, di­gi­tal­men­te, cla­ro: el usua­rio pue­de crear su sis­te­ma de es­tan­te­rías y allí guar­dar sus lec­tu­ras, las com­par­ti­das, las crí­ti­cas, los li­bros pen­dien­tes, los que le han gus­ta­do, los que ha odia­do... Una ga­le­ría de po­si­bi­li­da­des ca­si in­fi­ni­ta que plan­tea al de­vo­ra­dor de li­bros unas cuan­tas pre­gun­tas so­bre el fu­tu­ro. En pri­mer lu­gar, dis­cri­mi­nar en­tre tan­ta op­ción y, se­gun­do, en­tre tan­ta re­co­men­da­ción. ¿Pue­den lle­gar a con­ver­tir­se en li­bre­ros di­gi­ta­les? El li­bre­ro ha ejer­ci­do du­ran­te mu­chos años de in­ter­me­dia­rio ne­ce­sa­rio en­tre el lec­tor y los li­bros; un buen li­bre­ro no só­lo ven­de li­bros, tam­bién en­tien­de de li­bros, que no es exac­ta­men­te lo mis­mo, y si ade­más el lec­tor es asi­duo a su es­ta­ble­ci­mien­to, co­no­ce sus gus­tos y le pue­de re­co­men­dar nue­vos tí­tu­los en­tre la am­plia pro­duc­ción editorial. Al­fre­do Ála­mo, coor­di­na­dor de la red so­cial Lec­tu­ra­lia, afir­ma que “es­tas re­des, así co­mo los fo­ros y los blogs, es­tán co­men­zan­do a ser uti­li­za­das por ca­da vez más gen­te. So­mos un com­ple­men­to per­fec­to a la re­co­men­da­ción de los ami­gos o fa­mi­lia­res, e in­clu­so a la de los li­bre­ros. Otra co­sa es la gra­dual des­apa­ri­ción del li­bre­ro pres­crip­tor, sin esa fi­gu­ra es evi­den­te que las opi­nio­nes en in­ter­net aca­ba­rán sien­do el ele­men­to más im­por­tan­te a la ho­ra de de­ci­dir­se por un li­bro”. La es­cri­to­ra Marian Iza­gui­rre ha vis­to cla­ro con su úl­ti­mo li­bro, La vida cuan­do era nues­tra (Lu­men), el efec­to de vi­si­bi­li­dad que pue­den lle­gar a pro­por­cio­nar las re­se­ñas que se cuel­gan en in­ter­net”, pe­ro con­si­de­ra que na­da “co­mo la re­co­men­da­ción ex­per­ta y di­rec­ta de un li­bre­ro... A eso es a lo que le doy la máxima im­por­tan­cia”. Lec­tu­ra­lia es una de las más ac­ti­vas re­des so­cia­les de lec­tu­ra en nues­tro país. Co­mo mu­chas de es­tas re­des, fun­cio­na a ba­se de vo­lun­ta­rios, “miem­bros de la co­mu­ni­dad que se en­car­gan de pro­po­ner nue­vos li­bros, man­dar co­rrec­cio­nes, co­men­tar y va­lo­rar. Lue­go hay un equi­po pro­fe­sio­nal que re­vi­sa el con­te­ni­do de los miem­bros de la co­mu­ni­dad y se en­car­ga de ele­men­tos co­mo la bio­gra­fía de los autores o el man­te­ni­mien­to del blog”, ex­pli­ca Ála­mo,

LOS LEC­TO­RES VA­LO­RAN EL CA­RÁC­TER PRÓ­XI­MO Y FIA­BLE DE LA RED SO­CIAL “CON­FIA­MOS EN EL MUN­DO DE IN­TER­NET POR­QUE APA­REN­TA SER LI­BRE”

quien des­ta­ca que no tie­nen más re­la­ción con las edi­to­ria­les que “la oca­sio­nal de­ri­va­da de la con­tra­ta­ción de es­pa­cios pu­bli­ci­ta­rios, no de­pen­de­mos de nin­gún gru­po y so­mos in­de­pen­dien­tes”. “La cri­sis de la pren­sa en pa­pel, las di­ver­sas de­nun­cias de fal­ta de in­de­pen­den­cia de los crí­ti­cos, las fa­mo­sas fa­jas con fra­ses elo­gio­sas so­bre li­bros que se pu­bli­can (y que no se sa­be si son fra­ses sin­ce­ras o pro­duc­tos de un com­pro­mi­so con la editorial o con el au­tor) y que, por ejem­plo, se pu­bli­que que en Ama­zon las crí­ti­cas fa­vo­ra­bles son es­cri­tas por in­di­vi­duos que han co­bra­do por ello... es ló­gi­co que mu­chas per­so­nas pien­sen en per­te­ne­cer a una red de lec­to­res, que les pa­re­ce más fia­ble y cer­ca­na”, aña­de Li­lian Neu­man.

Es­te ca­rác­ter pró­xi­mo y fia­ble es lo que más va­lo­ran la ma­yo­ría de usua­rios. Por eso la no­ti­cia de que Goo­dreads, la red so­cial li­te­ra­ria más am­plia de to­do el uni­ver­so in­ter­net, ha­bía si­do com­pra­da por Ama­zon fue du­ra­men­te cri­ti­ca­da en las re­des, has­ta el pun­to de que han apa­re­ci­do bus­ca­do­res que ofre­cen al­ter­na­ti­vas pa­ra sus­ti­tuir­la por otras, com­pa­ran­do sus ven­ta­jas e in­con­ve­nien­tes, co­mo si de un se­gu­ro de co­ches se tra­ta­ra. Por­que el ta­lón de Aqui­les de es­tas re­des es jus­ta­men­te su ma­yor va­lor: su in­de­pen­den­cia. En­ri­que Re­del cree que cuan­do es­tas pá­gi­nas se “ins­ti­tu­cio­na­li­zan” de­ma­sia­do “pier­den pre­ci­sa­men­te ese va­lor de pres­crip­ción en­tre pa­res que les do­ta de tan­ta efec­ti­vi­dad. Que una pá­gi­na co­mo Goo­dreads sea ad­qui­ri­da por un gi­gan­te del co­mer­cio elec­tró­ni­co co­mo Ama­zon (y no es por­que sea Ama­zon, po­dría ser un bus­ca­dor y pro­vee­dor de ser­vi­cios co­mo Goo­gle o una red so­cial con ín­fu­las co­mer­cia­les co­mo Fa­ce­book) ha­ce que pierda pre­ci­sa­men­te ese pun­to de in­de­pen­den­cia que me pa­re­ce fun­da­men­tal en es­te asun­to. Ade­más de que arro­ja la sos­pe­cha de que el club de lec­tu­ra se con­ver­ti­rá en un me­ro ins­tru­men­to de mar­ke­ting de la tien­da, o in­clu­so en un ob­ser­va­to­rio pri­vi­le­gia­do de los gus­tos de la ma­sa lec­to­ra”. Què Lle­gei­xes?, la red de lec­tu­ra más am­plia en len­gua ca­ta­la­na, par­te de una fra­se de Des­car­tes: “La lec­tu­ra de bue­nos li­bros es co­mo una con­ver­sa­ción con los me­jo­res hom­bres de to­dos los tiem­pos”. Aho­ra, es­tas con­ver­sa­cio­nes son con­ver­sa­cio­nes 2.0. Con sus ven­ta­jas y sus pun­tos os­cu­ros. “Al mun­do de in­ter­net le concedemos una fia­bi­li­dad al­ta por­que es li­bre y apa­ren­te­men­te to­da­vía no se ha mal­ver­sa­do. Es el bo­ca-ore­ja de la glo­ba­li­dad. Pe­ro eso pue­de cam­biar de hoy pa­ra ma­ña­na. Hoy pre­ci­sa­men­te he leído que al blog de una chi­ca de Es­ta­dos Uni­dos (que em­pe­zó con unos ví­deos ca­se­ros re­co­men­dan­do có­mo ma­qui­llar­se) le lla­man el blog del mi­llón de dó­la­res: ha crea­do su pro­pia fir­ma de ma­qui­lla­je y ahí te­ne­mos ya el pró­xi­mo ni­cho de ne­go­cio y un ejem­plo de por dón­de pue­den ir las co­sas”, aler­ta Marian Iza­gui­rre. “Co­mo to­do en la red, la si­guien­te eta­pa del e-co­mer­cio es es­tar in­fluen­cia­do por las re­des so­cia­les (...) La cul­tu­ra vir­tual de las re­co­men­da­cio­nes e in­for­mes in­di­vi­dua­les, que Ama­zon y otros tan­tos hi­cie­ron pa­ra ali­men­tar de en­tra­da, es­tá ad­qui­rien­do un nue­vo ni­vel de com­ple­ji­dad gra­cias a la so­fis­ti­ca­ción del sis­te­ma de re­co­men­da­cio­nes en las pla­ta­for­mas so­cia­les”, es­cri­be Tom Chat­field, au­tor de 50 co­sas que hay que sa­ber so­bre el mun­do di­gi­tal (Ariel). Lan­zar­se a la re­des, sí, pe­ro con red.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.