SÍM­BO­LOS EN EL ETI­QUE­TA­JE

Tan­to las pren­das co­mo los elec­tro­do­més­ti­cos o los pe­que­ños apa­ra­tos eléc­tri­cos y elec­tró­ni­cos, lle­van unos pic­to­gra­mas que no siem­pre re­sul­ta fá­cil sa­ber exac­ta­men­te qué nos quie­ren de­cir. Aquí tie­nen una bre­ve guía pa­ra co­no­cer el sig­ni­fi­ca­do de ca­da un

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Jor­di Jar­que

Sig­ni­fi­ca­do del eti­que­ta­je que lle­va la ro­pa y los elec­tro­do­més­ti­cos gran­des y pe­que­ños

Pa­ra vol­ver­se loco. Si leer un tex­to nor­mal en al­gu­nas oca­sio­nes pue­de aca­rrear di­fi­cul­ta­des de com­pren­sión, cuan­do se tra­ta de sím­bo­los que apa­re­cen en las pren­das o elec­tro­do­més­ti­cos gran­des o pe­que­ños, des­ci­frar su sig­ni­fi­ca­do pue­de con­ver­tir­se en un cal­va­rio, aun­que no siem­pre. Los pic­to­gra­mas pue­den ser re­la­ti­va­men­te sen­ci­llos e in­tui­ti­vos, co­mo cuan­do apa­re­ce una plan­cha con un pun­ti­to ne­gro en el cen­tro del tra­pe­cio. Ha­brá que ave­ri­guar qué sig­ni­fi­ca el pun­to, pe­ro pue­de de­du­cir­se que la pren­da que lle­ve el di­bu­ji­to de la plan­cha pue­de plan­char­se (pa­ra que no per­sis­ta la in­cer­ti­dum­bre ade­lan­ta­mos que el pun­to in­di­ca que se pue­de planchar a una tem­pe­ra­tu­ra máxima de 110 gra­dos). Si apa­re­ce la plan­cha ta­cha­da no se preo­cu­pe por si apa­re­ce un pun­to o tres, sen­ci­lla­men­te no se pue­de planchar (y sal­vo erro­res apa­re­ce­rá sin nin­gún pun­to). Has­ta aquí pa­re­ce re­la­ti­va­men­te fá­cil. ¿Pe­ro al­gún lec­tor in­tu­ye o re­cuer­da qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne una P en­ce­rra­da en un círcu­lo, que tam­bién apa­re­ce en al­gu­nas pren­das? Pue­de de­ci­dir no ha­cer ni ca­so, ni gas­tar más tiem­po en ave­ri­gua­cio­nes, al fin y al ca­bo lo que quie­re es la­var su ves­ti­do y pun­to. Pe­ro si lo po­ne en la la­va­do­ra pue­de ser el prin­ci­pio del fin de di­cha pren­da. El su­so­di­cho sím­bo­lo in­di­ca que se pue­de la­var en se­co, pe­ro no con pro­duc­tos que con­ten­gan tri­clo­re­ti­leno. Se­gu­ra­men­te tam­po­co ten­ga ni idea de qué es el tri­clo­re­ti­leno y

me­nos si lo tie­ne en ca­sa. Ha­brá que ave­ri­guar­lo. Pis­ta: es un di­sol­ven­te que es­tá pre­sen­te en al­gu­nos qui­ta­man­chas. Ojo pues con ol­vi­dar­lo pa­ra evi­tar al­gún que otro dis­gus­to. ¿Y si en lu­gar de una P se en­cuen­tra con una F tam­bién en­ce­rra­da en un círcu­lo? Tam­bién in­di­ca que se pue­de la­var en se­co, pe­ro só­lo con pro­duc­tos mi­ne­ra­les. Es­to se con­vier­te en un do­lor de ca­be­za por­que tam­bién ha­brá que ave­ri­guar si los pro­duc­tos que hay en ca­sa só­lo son mi­ne­ra­les o no. Cier­ta­men­te, pa­re­ce un jue­go de adi­vi­nan­zas. Por si fue­ra po­co no apa­re­ce un sim­bo­li­to, no. En una ca­mi­sa o blu­sa cual­quie­ra, por nom­brar al­gu­na pren­da, pue­de en­con­trar­se fá­cil­men­te cin­co sím­bo­los en su eti­que­ta. Ge­ne­ral­men­te, el pri­me­ro in­di­ca si se pue­de la­var la pren­da a mano o a má­qui­na y a qué tem­pe­ra­tu­ra y si es ne­ce­sa­rio un pro­gra­ma muy de­li­ca­do. El se­gun­do (un trián­gu­lo con le­tras en su in­te­rior o ta­cha­do), a si acep­ta la­var­se o no con le­jía y pro­duc­tos que con­ten­gan clo­ro. El ter­ce­ro ha­ce re­fe­ren­cia a si el te­ji­do es ap­to pa­ra ser usa­do en una se­ca­do­ra y a qué tem­pe­ra­tu­ra. El cuar­to, a las dis­tin­tas mo­da­li­da­des de la­va­do en se­co y el quin­to, al uso de la plan­cha en la pren­da. Un do­lor de ca­be­za pe­ro, al fin y al ca­bo, un pe­que­ño ma­nual prác­ti­co pa­ra que la ro­pa so­bre­vi­va al pri­mer la­va­do y pos­te­rio­res. No só­lo las pren­das, tam­bién los elec­tro­do­més­ti­cos, tan­to los de lí­nea blan­ca (fri­go­rí­fi­cos, la­va­va­ji­llas, la­va­do­ras…) co­mo los de lí­nea ma­rrón (mó­vi­les, or­de­na­do­res…), tie­nen sus co­rres­pon­dien­tes eti­que­ta­jes, y más de lo mis­mo. El eti­que­ta­je ener­gé­ti­co es re­la­ti­va­men­te in­tui­ti­vo, pe­ro con las mo­di­fi­ca­cio­nes que van in­cor­po­ran­do obli­ga­dos por la nor­ma­ti­va eu­ro­pea hay que reapren­der lo que se da­ba por sa­bi­do. En cual­quier ca­so, la idea de to­do eti­que­ta­je es pa­ra be­ne­fi­cio del con­su­mi­dor, pa­ra que es­té in­for­ma­do

EN LA LÍ­NEA BLAN­CA SE IN­DI­CA LA EFI­CIEN­CIA ENER­GÉ­TI­CA Y EL NI­VEL DE RUI­DOS EN LA LÍ­NEA MA­RRÓN, SI CUM­PLE CON LA NOR­MA DE LA UE DE GESTIÓN DE RE­SI­DUOS

de las pe­cu­lia­ri­da­des del pro­duc­to que tie­ne en­tre sus ma­nos. En el ca­so del eti­que­ta­je ener­gé­ti­co, el Ins­ti­tu­to pa­ra la Di­ver­si­fi­ca­ción y Aho­rro de la Ener­gía acla­ra qué elec­tro­do­més­ti­cos tie­nen la obli­ga­ción de eti­que­tar­se ener­gé­ti­ca­men­te. Di­cho or­ga­nis­mo es­pe­ci­fi­ca que se tra­ta de fri­go­rí­fi­cos, con­ge­la­do­res, la­va­do­ras, la­va­va­ji­llas, se­ca­do­ras, la­va­do­ras-se­ca­do­ras, horno eléc­tri­co y ai­re acon­di­cio­na­do. “Per­mi­te al con­su­mi­dor co­no­cer de for­ma rá­pi­da la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de un elec­tro­do­més­ti­co. Tie­ne que ex­hi­bir­se obli­ga­to­ria­men­te en ca­da elec­tro­do­més­ti­co pues­to a la ven­ta”. Pe­ro la nue­va eti­que­ta se es­tá apli­can­do so­bre to­do en fri­go­rí­fi­cos, la­va­do­ras, la­va­va­ji­llas y, aho­ra tam­bién, en pan­ta­llas de te­le­vi­sión. En­tre otras ca­rac­te­rís­ti­cas, di­cha eti­que­ta in­di­ca el con­su­mo es­ti­ma­do de ener­gía, que en el ca­so de los fri­go­rí­fi­cos apa­re­ce el con­su­mo en un año su­po­nien­do que fun­cio­na las 24 ho­ras del día; en el ca­so de las la­va­do­ras se ex­pre­sa el gas­to ener­gé­ti­co por ci­clo com­ple­to de la­va­do en el su­pues­to de pren­das de al­go­dón a 60 gra­dos cen­tí­gra­dos; cuan­do se tra­ta de un la­va­va­ji­llas tam­bién se ex­pre­sa el gas­to por ci­clo com­ple­to pe­ro a ba­ja tem­pe­ra­tu­ra; si es la se­ca­do­ra se in­di­ca el con­su­mo por ci­clo con pren­das de al­go­dón; en el ca­so de un horno se in­di­ca el con­su­mo ca­da vez que se usa sin es­pe­ci­fi­car con­di­cio­nes de uso, y en los apa­ra­tos de ai­re acon­di­cio­na­do se in­di­ca el con­su­mo de ener­gía anual en mo­do re­fri­ge­ra­ción. En esa mis­ma eti­que­ta de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, tam­bién se in­di­can las ca­rac­te­rís­ti­cas más im­por­tan­tes del apa­ra­to. Por po­ner un ejem­plo, si es una ne­ve­ra, in­di­ca­rá el vo­lu­men de ali­men­tos fres­cos y el de los ali­men­tos con­ge­la­dos. Y, por úl­ti­mo, al fi­nal de la eti­que­ta aba­jo y a la de­re­cha de­be in­cluir­se el ni­vel de rui­do del apa­ra­to. Ade­más de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca hay otros sím­bo­los que apa­re­cen tan­to en los mó­vi­les co­mo en los re­pro­duc­to­res de DVD, CD y por­tá­ti­les, en­tre otros elec­tro­do­més­ti­cos catalogados en lo que se de­no­mi­na lí­nea ma­rrón. En­tre otros ico­nos pue­de en­con­trar­se el mar­ca­do por CE (que ga­ran­ti­za que el pro­duc­to se ha fa­bri­ca­do se­gún las di­rec­tri­ces co­mu­ni­ta­rias de la Unión Eu­ro­pea en cuan­to a se­gu­ri­dad), y el de un cu­bo de ba­su­ra que apor­ta in­for­ma­ción so­bre la gestión de re­si­duos de los apa­ra­tos eléc­tri­cos y elec­tró­ni­cos, por ci­tar un par de ejem­plos. Ojo, por­que en el ca­so de la CE, en fun­ción del es­pa­cio que hay en­tre la C y la E pue­de res­pon­der al sím­bo­lo de Chi­na Ex­port. Es un se­llo muy si­mi­lar a la mar­ca de la con­for­mi­dad eu­ro­pea y que apli­can al­gu­nos fa­bri­can­tes chi­nos a sus pro­duc­tos. La con­fu­sión es­tá ser­vi­da. Pa­ra que la lec­tu­ra de es­tos sím­bo­los no se con­vier­ta en un jue­go de adi­vi­nan­zas, aquí les mos­tra­mos los que pue­de en­con­trar y su sig­ni­fi­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.