CE­NAR DES­CAL­ZOS

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

En las vi­vien­das de Zu­rich, par­ti­cu­lar­men­te en in­vierno, lo pri­me­ro que ha­cen los in­vi­ta­dos a una ce­na es des­cal­zar­se en la en­tra­da, pa­san­do la ve­la­da con los pies des­nu­dos, por muy for­mal que sea la oca­sión. Los sue­los es- ta­rán in­ma­cu­la­dos, cla­ro, ade­más de ca­le­fac­ta­dos por de­ba­jo. Es­te ni­vel de con­fort y lim­pie­za es una ca­rac­te­rís­ti­ca que se va a re­pe­tir una y mil ve­ces por las ca­lles de la ciu­dad, que sin ser la ca­pi­tal de Sui­za, lo pa­re­ce, ya que se tra­ta de su cen­tro fi­nan­cie­ro y eco­nó­mi­co, in­clui­da la se­de de la prin­ci­pal bol­sa hel­vé­ti­ca. De al­gún mo­do se pue­de de­cir que re­fle­jan los va­lo­res del lí­der de la re­for­ma pro­tes­tan­te en el país, Huldrych Zwin­gli, quien des­de Zu­rich ex­pan­dió las ideas de la vir­tud del tra­ba­jo y el aho­rro a otros can­to­nes du­ran­te el si­glo XVI.

La ca­lle más bohe­mia de la ciu­dad es Nie­der­dorf, en el cas­co his­tó­ri­co, que por otro la­do es com­pac­to y re­ple­to de ca­lle­jue­las pea­to­na­les idea­les pa­ra el pa­seo, al­gu­nas un tan­to em­pi­na­das pe­ro co­ro­na­das por pla­zo­le­tas con ca­fés en­can­ta­do­res don­de re­po­sar. De tan lim­pios y bien man­te­ni­dos, los edi­fi­cios pa­re­cen a ve­ces de car­tón-pie­dra, pe­ro son ver­da­de­ra­men­te an­ti­guos. Por el con­tra­rio, la cén­tri­ca Bahn­hoffs­tras­se en­ga­ña con su ai­re de so­bria mo­der­ni­dad, ya que a sus es­ca­pa­ra­tes se aso­ma lo bueno y me­jor del mer­ca­do del lu­jo mun­dial. Cuan­do nos can­se­mos de contemplar ob­je­tos inac­ce­si­bles pa­ra la ma­yo­ría de los mor­ta­les, po­de­mos con­so­lar­nos su­bien­do a la co­li­na de Lin­dehof, don­de ade­más de rui­nas ro­ma­nas, hay una vis­ta pa­no­rá­mi­ca ex­ce­len­te. To­da­vía sin cru­zar al­guno de los puen­tes que sal­van el río Lim­mat, hay que vi­si­tar la igle­sia más an­ti­gua de Zu­rich, St. Pe­ters­kir­che, la cual tam­bién tie­ne las es­fe­ras de re­loj más gran­des de Eu­ro­pa. Pe­ro lo más in­tere­san­te en cuan­to a tem­plos lo apor­tan la ca­te­dral y el tem­plo de Gross­müns­ter. En la pri­me­ra, las vi­drie­ras ori­gi­na­les fue­ron sus­ti­tui­das con acier­to con obras rea­li­za­das por Marc Cha­gall o Alberto Gia­co­met­ti, to­da una sor­pre­sa mul­ti­co­lor. En la se­gun­da, las vi­drie­ras crea­das tam­bién por Gia­co­met­ti apor­tan el to­que con­tem­po­rá­neo a un edi­fi­cio ro­má­ni­co don­de se fra­guó la re­for­ma pro­tes­tan­te.

Del cen­tro de la ciu­dad, bro­tan de re­pen­te dos bra­zos que se ex­pan­den a la­do y la­do del lago de Zu­rich, en ba­rrios re­si­den­cia­les don­de las ca­sas se dis­tri­bu­yen a dis­tin­ta al­tu­ra sin em­pu­jar­se. Pe­ro qui­zás uno de los me­jo­res pun­tos pa­ra dis­fru­tar del lago en sí es­tá en la ve­ci­na lo­ca­li­dad de Rap­pers­wil, en la ori­lla es­te y a só­lo me­dia ho­ra del cen­tro. Lla­ma­da tam­bién la ciu­dad de las ro­sas por sus jar­di­nes, su nú­cleo se en­cuen­tra atra­pa­do en­tre un cas­ti­llo en lo al­to y múl­ti­ples te­rra­zas a la ori­lla del agua, muy po­pu­la­res en ve­rano.

5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.