LA NE­CE­SI­DAD DE SER TON­TOS OCA­SIO­NA­LES

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Art­hur C. Clar­ke de­cía que “aún tie­ne que pro­bar­se que la in­te­li­gen­cia ten­ga al­gún va­lor pa­ra la su­per­vi­ven­cia”. Ber­nard Shaw nos ad­ver­tía que “la osa­día de los ton­tos es ili­mi­ta­da y su ca­pa­ci­dad pa­ra arras­trar a las ma­sas, in­su­pe­ra­ble”. Y Noel Cla­ra­só ad­ver­tía: “Nin­gún ton­to se que­ja de ser­lo, así que no les de­be ir tan mal”. En cier­tas oca­sio­nes, fun­cio­nar en “mo­do ton­to” es útil por una cues­tión de eco­no­mía men­tal. Si ca­da vez que an­da­mos, va­mos al ser­vi­cio o nos sen­ta­mos en una si­lla ana­li­zá­ra­mos las po­si­bles al­ter­na­ti­vas, bus­cá­ra­mos da­tos a fa­vor de una u otra y las so­pe­sá­ra­mos so­se­ga­da­men­te, nues­tra vida se co­lap­sa­ría. En otros ca­sos, el “mo­do con­mu­ta­dor” sa­be que es me­jor adap­tar­se a la vi­sión de los de­más y no cues­tio­nar a los que nos ro­dean. En esas oca­sio­nes, nos po­ne­mos en “mo­do ton­to”, si­guien­do el con­se­jo da­do ha­ce dos mil años por el poeta la­tino Ho­ra­cio: “A tu pru­den­cia añá­de­le un po­co de idio­tez: en al­gu­nos mo­men­tos es me­jor ha­cer­se el idio­ta”. Pe­ro tam­bién, co­mo nos re­cuer­da el psi­có­lo­go Gerd Gi­ge­ren­zer, exis­ten oca­sio­nes en que no po­de­mos po­ner en mar­cha el “mo­do lis­to”. Un ejem­plo: las de­ci­sio­nes emo­cio­na­les. So­le­mos de­ci­dir si de­ja­mos o no a nues­tra pa­re­ja por una can­ción que he­mos es­cu­cha­do o por un re­cuer­do que nos ha asal­ta­do. No po­de­mos barajar to­das las op­cio­nes (¿có­mo fa­bri­car un al­go­rit­mo que in­te­gre las mi­les de po­si­bi­li­da­des de nues­tro fu­tu­ro tras la de­ci­sión?) ni re­co­pi­lar da­tos ob­je­ti­vos (só­lo dis­po­ne­mos de las sen­sa­cio­nes sub­je­ti­vas). Y es me­jor re­sol­ver por in­tui­ción en “mo­do ton­to” que pa­ra­li­zar­nos vi­tal­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.