MOL­DEAR LA FOR­MA DE SER

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - PRE­GUN­TA RES­PUES­TA

Me lla­mo Pa­blo y, a ve­ces, me ex­tra­ño por­que soy po­co da­do a emo­cio­nar­me, in­clu­so en si­tua­cio­nes que emo­cio­nan mu­cho a otros. No sé si soy lo su­fi­cien­te­men­te sen­si­ble, aun­que tra­to de es­tar a dis­po­si­ción de los de­más, ver sus ne­ce­si­da­des y aten­der­las. Creo que hay ca­rac­te­rís­ti­cas, cua­li­da­des o sen­ti­mien­tos que son in­na­tos y no ad­qui­ri­dos. En mi ca­so, echo en fal­ta un es­ta­do de op­ti­mis­mo na­tu­ral, que sí me pa­re­ce ob­ser­var en al­gu­nas per­so­nas, que son op­ti­mis­tas por na­tu­ra­le­za. No es que yo sea un ce­ni­zo o un pe­si­mis­ta, in­ten­to man­te­ner siem­pre una ac­ti­tud po­si­ti­va, pe­ro ten­go que ha­cer el es­fuer­zo, no me sale de for­ma na­tu­ral, no es par­te de mi na­tu­ra­le­za, ¿o sí? Se­gún le voy es­cri­bien­do, me doy cuen­ta de que qui­zás, cuan­do ha­blo de mi na­tu­ra­le­za, estoy ha­blan­do del ego y no del sí-mis­mo, que es la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za. ¿Al­gu­na re­fle­xión pa­ra es­te bus­ca­dor con­fu­so? Aun­que no le co­noz­co, de al­gún mo­do le con­si­de­ro mi pre­cep­tor. Mu­chas gra­cias por su aten­ción y le sien­to muy cer­ca cuan­do le leo. Es­tu­ve muy pen­dien­te, aun­que des­de la dis­tan­cia, de có­mo evo­lu­cio­na­ba us­ted cuan­do es­tu­vo tan en­fer­mo por la bac­te­ria que contrajo en Orien­te. Le de­seo mu­cha sa­lud y bie­nes­tar. Es­ti­ma­do Pa­blo, mu­chas gra­cias por es­cri­bir. Me gus­ta re­ci­bir con­sul­tas de los lec­to­res de ES y po­der aten­der­las co­mo se me­re­cen. An­te to­do muy agra­de­ci­do por tus bue­nos sen­ti­mien­tos. Con res­pec­to a lo que co­men­tas, en to­das las per­so­nas hay ten­den­cias la­ten­tes que nos con­di­cio­nan, mar­can ac­ti­tu­des y for­ma de ser. Hay per­so­nas más sen­ti­men­ta­les que otras, por ejem­plo, o al­gu­nas más ac­ti­vas y otras más con­tem­pla­ti­vas, o per­so­nas vehe­men­tes y otras más pa­si­vas. No de­be­mos con­fun­dir la sen­si­bi­li­dad con la sen­si­ble­ría. Lo cier­to es que ca­da uno tie­ne su par­ti­cu­lar for­ma de ser, que hay que acep­tar, pe­ro no re­sig­nar­se al la­do neu­ró­ti­co de la mis­ma, sino tra­tar de cam­biar­la con las en­se­ñan­zas y mé­to­dos que he­mos re­ci­bi­do de los más gran­des maes­tros es­pi­ri­tua­les. Por otro la­do, un es­ta­do de op­ti­mis­mo per­ma­nen­te no lo tie­ne ni un ser ilu­mi­na­do. Lo que sí pue­de ha­ber es una in­cli­na­ción a ser más op­ti­mis­ta o me­nos. Un op­ti­mis­mo de­li­ran­te no es con­ve­nien­te. Lo más idó­neo es ser rea­lis­ta, ver las co­sas co­mo son. Co­mo di­jo aquel maes­tro al que le pre­gun­ta­ron qué es­pe­ra­ba y re­pu­so: “Lo que ocu­rre”. Se ne­ce­si­ta mu­cha ma­du­rez pa­ra ello. Te­ne­mos que ha­cer es­fuer­zo pa­ra mu­chas co­sas, y eso es mag­ní­fi­co por­que así nos en­tre­na­mos psí­qui­ca­men­te y for­ta­le­ce­mos la mus­cu­la­tu­ra in­te­rior. Ya de­cía Bu­da que no hay na­da tan po­de­ro­so co­mo el es­fuer­zo pa­ra ven­cer la pe­re­za y la apa­tía. Pe­lear pa­ra ser me­jor, hu­ma­ni­zar­nos y ser más coope­ran­tes, es for­mi­da­ble. To­dos ten­dría­mos que ha­cer­lo y no re­sig­nar­nos a nues­tra ne­ce­dad, ya que so­mos se­res en in­ce­san­te apren­di­za­je... o de­be­ría­mos ser­lo. En cuan­to al ego, to­dos te­ne­mos que vér­nos­las con ese gran im­pos­tor que nos ha­ce alar­dear, en­va­ne­cer­nos y sen­tir­nos im­por­tan­tes. El ego tie­ne que con­ver­tir­se en un su­mi­so se­cre­ta­rio. Cuan­do el ego ce­sa, se aso­ma el hermoso ros­tro del Ser.

CA­DA UNO TIE­NE SU PAR­TI­CU­LAR FOR­MA DE SER, PE­RO LA MÁS IDÓ­NEA ES LA REA­LIS­TA: VER LAS CO­SAS TAL CO­MO SON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.