La ho­ra de la in­tui­ción

Des­pre­cia­da du­ran­te si­glos, he­mos des­per­di­cia­do su enor­me po­ten­cial co­mo fuen­te de sa­bi­du­ría y ar­mo­nía. Aho­ra ha lle­ga­do su mo­men­to, por­que es una po­ten­te he­rra­mien­ta pa­ra so­bre­vi­vir a la in­cer­ti­dum­bre que nos in­va­de

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Car­men Gra­sa

La in­tui­ción no se pien­sa, es­tá en las an­tí­po­das del pen­sa­mien­to y del co­no­ci­mien­to ra­cio­na­les. La in­tui­ción se sien­te, se cap­ta, es ca­si una cues­tión de piel, be­be de las emo­cio­nes, del he­mis­fe­rio de­re­cho de nues­tro ce­re­bro. Si­glos de edu­ca­ción la han si­len­cia­do. Y du­ran­te si­glos no só­lo he­mos des­pre­cia­do la in­tui­ción, tam­bién la he­mos des­per­di­cia­do. He­mos en­tro­ni­za­do el he­mis­fe­rio iz­quier­do de nues­tra men­te, el in­te­lec­tual, el de la me­mo­ria, la ca­pa­ci­dad de aná­li­sis, la pla­ni­fi­ca­ción y el or­den, el que nos di­ce que só­lo lo fí­si­co exis­te, aquel pa­ra el que va­le só­lo lo que pue­de con­tro­lar­se. Por eso no nos fia­mos de nues­tra in­tui­ción, nos cues­ta acep­tar­la co­mo mé­to­do de co­no­ci­mien­to. Y an­te los múl­ti­ples cru­ces de ca­mi­nos que la vida nos po­ne por de­lan­te apli­ca­mos la ra­cio­na­li­dad, reac­cio­na­mos des­de la ló­gi­ca pa­ra de­ci­dir qué vía nos con­vie­ne to­mar. Nos han edu­ca­do pa­ra eso. Y a gol­pe de razón he­mos aho­ga­do la chis­pa, la ge­nia­li­dad, la in­tui­ción. Por­que fi­ló­so­fos y psi­có­lo­gos, su­mer­gi­dos en el es­tu­dio de nues­tras emo­cio­nes, afir­man que arrin­co­nar el sen­tir y lo emo­ti­vo es uno de los gran­des erro­res de nues­tra ci­vi­li­za­ción, uno de los pea­jes que ya es­tá pa­gan­do el pri­mer mun­do. Las emo­cio­nes han si­do la he­rra­mien­ta que nos ha per­mi­ti­do lle­gar has­ta aquí. Emo­cio­nes pri­ma­rias co­mo el mie­do, el pla­cer, la ira o la sor­pre­sa, com­par­ti­das por to­das las cul­tu­ras, han con­tri­bui­do a nues­tra su­per­vi­ven­cia co­mo es­pe­cie. Y la in­tui­ción, li­ga­da a ellas, ha desem­pe­ña­do siem­pre un pa­pel im­por­tan­te. El im­pe­rio de la razón del si­glo XVII y la era de las lu­ces que le si­guió la en­te­rra­ron ba­jo to­ne­la­das de dis­cur­sos y mé­to­dos ló­gi­cos. Na­da que ob­je­tar a no ser, co­mo coin­ci­den en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.