LAS HE­RRA­MIEN­TAS (Y II)

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Mien­tras es­cri­bo, es­cu­cho el con­cier­to Em­pe­ra­dor de Beet­ho­ven, in­ter­pre­ta­do por Mau­ri­zio Po­lli­ni. Pue­do ha­cer­lo gra­cias a una se­rie de he­rra­mien­tas: el dis­co, el re­pro­duc­tor, el piano, los ins­tru­men­tos de la or­ques­ta. To­dos ellos son he­rra­mien­tas ma­te­ria­les. Pe­ro hay otra igual­men­te ne­ce­sa­ria que ten­go que con­si­de­rar ideal, sim­bó­li­ca: la no­ta­ción mu­si­cal. Si no hu­bie­ra exis­ti­do, Beet­ho­ven no ha­bría po­di­do pen­sar su con­cier­to. La no­ta­ción mu­si­cal, el len­gua­je, los nú­me­ros, los con­cep­tos son tam­bién he­rra­mien­tas, pe­ro idea­les. Gra­cias a ellas po­de­mos pen­sar co­mo pen­sa­mos. Hay un mo­men­to de­ci­si­vo en la his­to­ria de la fí­si­ca mo­der­na. Wer­ner Hei­sen­berg ha­bía cho­ca­do con­tra obs­tácu­los in­sal­va­bles pa­ra ela­bo­rar una me­cá­ni­ca cuán­ti­ca. Co­mo cuen­ta un his­to­ria­dor: “Una no­che, mien­tras ya­cía in­som­ne en la ca­ma de un pe­que­ño hos­tal, Hei­sen­berg su­po que ha­bía da­do con la he­rra­mien­ta que le per­mi­tía rea­li­zar los cálcu­los de su nue­va me­cá­ni­ca”. Su ál­ge­bra de ma­tri­ces per­mi­tía ma­ne­jar los no­ví­si­mos con­cep­tos que es­ta­ban sur­gien­do. Era, en efec­to, una ex­tra­or­di­na­ria he­rra­mien­ta, que fue per­fec­cio­na­da por to­da una ge­ne­ra­ción de fí­si­cos ge­nia­les. Tan­to las he­rra­mien­tas fí­si­cas co­mo las idea­les son fru­to de la ex­pe­rien­cia de la hu­ma­ni­dad y am­plían nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas y rea­li­zar pro­yec­tos. Aca­bo de leer un li­bro ti­tu­la­do Nue­ve al­go­rit­mos que cam­bia­ron el fu­tu­ro. Un al­go­rit­mo es un con­jun­to de re­glas que un or­de­na­dor pue­de eje­cu­tar. Co­mo los al­go­rit­mos de bús­que­da de Goo­gle. Son he­rra­mien­tas sim­bó­li­cas, abs­trac­tas, mien­tras que el or­de­na­dor es una he­rra­mien­ta fí­si­ca. Es im­por­tan­te pa­ra no­so­tros vi­vir ro­dea­dos de po­de­ro­sas he­rra­mien­tas idea­les. Ellas nos per­mi- ten vi­vir y pen­sar. Por ejem­plo, un có­di­go es una he­rra­mien­ta pa­ra ejer­cer la justicia, que nos ayu­da­rá a con­se­guir nues­tro ob­je­ti­vo. Lo mis­mo su­ce­de con las ins­ti­tu­cio­nes, las nor­mas mo­ra­les, las cons­ti­tu­cio­nes. Nun­ca son fi­nes, son he­rra­mien­tas pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas de con­vi­ven­cia. Acu­mu­lan una gran ex­pe­rien­cia. Por ello, tan in­sen­sa­to es que­rer reha­cer las ins­ti­tu­cio­nes par­tien­do de ce­ro, co­mo pen­sar que son per­fec­tas y no hay que to­car­las. Ar­nold Geh­len, un es­pe­cia­lis­ta ale­mán en el es­tu­dio de ins­ti­tu­cio­nes, ad­ver­tía que cuan­do se in­ten­ta ha­cer ta­bla ra­sa de las ins­ti­tu­cio­nes se cae en un cier­to pri­mi­ti­vis­mo, por­que se ti­ra por la bor­da la ex­pe­rien­cia. Con­fe­sa­ba ha­ber vi­vi­do esa si­tua­ción en la Ale­ma­nia na­zi, cuan­do se pre­ten­dió crear al hom­bre nue­vo. Lo mis­mo su­ce­dió en la Ru­sia de Sta­lin o la Chi­na de Mao. Ca­da vez que se ha­bla de cam­bios de sis­te­ma, pre­gun­té­mo­nos: ¿es­ta­mos per­dien­do al­gu­na ex­pe­rien­cia im­por­tan­te? ¿Ocu­rre así, por ejem­plo, con el des­dén ha­cia las re­li­gio­nes?

LAS NOR­MAS MO­RA­LES Y PO­LÍ­TI­CAS NUN­CA SON FI­NES EN SÍ MIS­MAS, SINO ME­CA­NIS­MOS PA­RA RE­SOL­VER PRO­BLE­MAS SO­CIA­LES

Pe­ro tam­po­co po­de­mos per­du­rar sin cam­biar las he­rra­mien­tas he­re­da­das. Te­ne­mos que pen­sar si los con­cep­tos con que pen­sa­mos la po­lí­ti­ca son efi­ca­ces. Lo mis­mo ocu­rre en eco­no­mía. Co­mo ex­pli­qué en La crea­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, una de las ra­zo­nes de la cri­sis es que no te­ne­mos he­rra­mien­tas su­fi­cien­te­men­te po­de­ro­sas pa­ra pen­sar un sis­te­ma tan com­ple­jo co­mo el actual. Por eso, la mi­tad de los premios No­bel pien­san blan­co y la otra mi­tad ne­gro. So­me­ter a re­vi­sión nues­tras he­rra­mien­tas idea­les, los sis­te­mas con­cep­tua­les, las teo­rías, los mo­dos de pen­sar, es ta­rea pa­ra la “nue­va fi­lo­so­fía”. La lla­mo nue­va por­que de­be re­for­mu­lar­se. Por ejem­plo, pen­sa­mos a me­nu­do en se­cuen­cias li­nea­les: cau­sa y efec­to. Pe­ro nos en­con­tra­mos con­ti­nua­men­te con círcu­los don­de es di­fí­cil dis­tin­guir­los. Con­si­de­ren las mo­das: ¿com­pran una co­sa por­que es­tá de mo­da o se po­ne de mo­da por­que mu­cha gen­te la com­pra? ¿La edu­ca­ción fun­cio­na mal por­que la so­cie­dad fun­cio­na mal o al re­vés? In­tere­san­tes asun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.