Hi­jo, te con­fie­so que...

La Vanguardia - ES - - PORTADA -

Que­ri­do hi­jo: ha­ce mu­cho tiem­po que no te­ne­mos un in­ter­cam­bio epis­to­lar. Qui­zá no lo man­tu­vi­mos nun­ca, pe­ro nun­ca es tar­de si la di­cha es bue­na. Es­cri­bo es­tas lí­neas pa­ra con­fe­sar­te que he co­me­ti­do erro­res con tu edu­ca­ción, y no una vez sino va­rias. El re­por­ta­je de May­te Rius que pue­des leer en es­tas pá­gi­nas me ha abier­to los ojos. Qui­zás es­toy co­me­tien­do otro error y pe­can­do de nue­vo con es­ta fra­se, por­que te es­toy in­vi­tan­do a leer­lo. Na­da más le­jos de mi in­ten­ción. Só­lo me li­mi­to a con­tex­tua­li­zar lo que aho­ra te voy a con­tar. ¿Re­cuer­das cuán­tas ve­ces com­pra­mos cua­der­nos de ca­li­gra­fía o de mul­ti­pli­car? Pues hi­ce mal, ni te­nía­mos que com­prar cua­der­nos ni ade­lan­tar­nos a apren­der al­gu­nas ta­blas de mul­ti­pli­car. Eso es co­sa del co­le­gio, y es uno de los do­ce erro­res que co­me­ten los pa­dres con sus hi­jos: ejer­cer de maes­tros. Los pa­dres son los pa­dres, los maes­tros son los maes­tros y los ami­gos son los ami­gos. Nin­guno de ellos ha de in­ten­tar cam­biar de fun­cio­nes pa­ra ejer­cer las del otro. Se­gu­ro que hay otros pa­dres co­mo yo, que han pe­ca­do con sus hi­jos. Pe­ro lo han he­cho con la me­jor de las vo­lun­ta­des. Todo, pen­san­do que era lo me­jor pa­ra su edu­ca­ción. Te pro­me­to que no lo vol­ve­ré a ha­cer más. Re­co­no­cer los erro­res sir­ve pa­ra avan­zar. Por eso, hi­jo, te lo he con­fe­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.