LA PRU­DEN­CIA

La Vanguardia - ES - - PORTADA -

Es un ne­cio des­pil­fa­rro des­apro­ve­char la ex­pe­rien­cia de la hu­ma­ni­dad. La his­to­ria ha afi­na­do sen­ti­mien­tos, pro­ba­do ideas, asi­mi­la­do o re­cha­za­do prác­ti­cas. Es el ban­co de prue­bas de la in­te­li­gen­cia. Por eso me pa­re­ce im­por­tan­te re­cu­pe­rar al­go de esa sa­bi­du­ría des­de­ña­da. Con­cep­tos ol­vi­da­dos o adul­te­ra­dos has­ta ha­cer­los irre­co­no­ci­bles co­mo la pru­den­cia. En es­te mo­men­to, con­si­de­ra­mos que el pru­den­te es el cau­te­lo­so, el tí­mi­do, el po­co em­pren­de­dor. O sea, un desas­tre. Pe­ro pa­ra los gran­des ana­lis­tas del al­ma hu­ma­na co­mo Aris­tó­te­les, la pru­den­cia, la fró­ne­sis, era la cul­mi­na­ción de la in­te­li­gen­cia apli­ca­da a la ac­ción. Los fi­ló­so­fos me­die­va­les la con­si­de­ra­ban ge­ni­trix vir­tu­tum, la ma­dre de to­das las vir­tu­des. La pru­den­cia era el ta­len­to pa­ra apli­car los prin­ci­pios ge­ne­ra­les a los ca­sos par­ti­cu­la­res. En eso con­sis­te la gran sa­bi­du­ría prác­ti­ca. Por ejem­plo, la sin­ce­ri­dad es bue­na, pe­ro, co­mo di­ce un re­frán: “La fran­que­za sin la pru­den­cia es la vir­tud de los ne­cios”. Co­no­cer los prin­ci­pios es re­la­ti­va­men­te fá­cil. Po­ner­los en prác­ti­ca, aten­der a las cir­cuns­tan­cias, pon­de­rar la po­si­ble opo­si­ción con otros prin­ci­pios, todo es­to es ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil. ¿Qué de­be pri­mar, la li­ber­tad o la se­gu­ri­dad? ¿El de­re­cho de ex­pre­sión o el de­re­cho a la pro­pia ima­gen? En el ca­so con­cre­to es don­de se de­mues­tra la in­te­li­gen­cia prác­ti­ca, que a mi jui­cio es la gran in­te­li­gen­cia. To­da la teo­ría tie­ne va­lor si me per­mi­te di­ri­gir bien mi com­por­ta­mien­to. Sa­ber pa­to­lo­gía es fá­cil: bas­ta con de­di­car­le ho­ras de es­tu­dio. Ser un buen clí­ni­co es di­fí­cil. Lo mis­mo pue­de de­cir­se de los do­cen­tes, jue­ces o po­lí­ti­cos. Los fi­ló­so­fos an­ti­guos con­si­de­ra­ban que la pru­den­cia de­bía ser la gran vir­tud del po­lí­ti­co, pro­fe­sión que pa­ra ellos era la cul­mi­na­ción de la in­te­li­gen­cia prác­ti­ca. De­bía te­ner una pers­pi­ca­cia es­pe­cial pa­ra com­pren­der la si­tua­ción, an­ti­ci­par los re­sul­ta­dos, eva­luar las cir­cuns­tan­cias. Uno de los com­po­nen­tes de la pru­den­cia era la fa­cul­tad de cap­tar la si­tua­ción im­pre­vis­ta y to­mar la de­ci­sión ade­cua­da. Los clá­si­cos la lla­ma­ban so­ler­cia, la vi­sión sa­gaz y ob­je­ti­va fren­te a lo ines­pe­ra­do. La te­nía que acom­pa­ñar la fle­xi­bi­li­dad, que evi­ta la to­zu­dez. En el mo­men­to en que es­cri­bo es­te ar­tícu­lo el mun­do es­tá pen­dien­te de una de­ci­sión. ¿Da­rá el pre­si­den­te Oba­ma la or­den de ata­car Si­ria?¿Acer­ta­rá? ¿Se­rá pru­den­te?

HOY EN DÍA PRU­DEN­CIA EQUI­VA­LE A CAU­TE­LA, PE­RO PA­RA LOS CLÁ­SI­COS ERA LA MA­DRE DE TO­DAS LAS VIR­TU­DES

¿Có­mo se apren­de la pru­den­cia? Los moralistas se­guían el mé­to­do que aho­ra se usa en las es­cue­las de ne­go­cios, y que pu­so de mo­da Har­vard: el es­tu­dio de ca­sos. La ca­suís­ti­ca. Es un en­tre­na­mien­to vir­tual pa­ra desa­rro­llar la per­cep­ción, la sen­si­bi­li­dad, el tac­to. To­da ta­rea crea­do­ra –la po­lí­ti­ca de­be ser­lo– se ba­sa en que una per­so­na sea ca­paz de re­co­no­cer pa­tro­nes, don­de los de­más só­lo ven caos. Y eso se apren­de. La se­gun­da fuen­te es la “ex­pe­rien­cia crí­ti­ca­men­te ana­li­za­da”. La ex­pe­rien­cia a se­cas no pro­por­cio­na sa­bi­du­ría. Si así fue­ra, to­dos los an­cia­nos se­rían sa­bios. Apren­der de la ex­pe­rien­cia es más di­fí­cil de lo que pa­re­ce, y ne­ce­si­ta una pe­da­go­gía es­pe­cial. Por úl­ti­mo, los clá­si­cos con­si­de­ra­ban que las cua­tro gran­des vir­tu­des –pru­den­cia, jus­ti­cia, for­ta­le­za y tem­plan­za– co­nec­ta­ban en­tre sí. Ni un in­tem­pe­ran­te, ni un in­jus­to, ni un dé­bil pue­den ser pru­den­tes. He­mos des­cui­da­do la edu­ca­ción del po­lí­ti­co. En pri­mer lu­gar, los pe­da­go­gos. Me gus­ta­ría co­la­bo­rar a la reha­bi­li­ta­ción de la fi­gu­ra de am­bos es­cri­bien­do un bre­ve tra­ta­do ti­tu­la­do La pru­den­cia po­lí­ti­ca. Go­ber­nar es la apli­ca­ción de la in­te­li­gen­cia al bien co­mún. El má­xi­mo ni­vel del ta­len­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.