En casa

La Vanguardia - ES - - ENCASA -

pe­ro pa­ra evi­tar in­ter­pre­ta­cio­nes arries­ga­das, al fi­nal el mo­de­lo pa­só a de­no­mi­nar­se Es­ti­lo. Los crea­ti­vos de la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca pa­re­cen te­ner un pro­ble­ma con el se­xo. Así, Ford pe­có de in­ge­nui­dad cuan­do lan­zó en 1976 el pro­to­ti­po Co­rri­da, sin pen­sar que el nom­bre po­día evo­car rue­dos que po­co tie­nen que ver con una pla­za de to­ros y que tie­nen lu­gar más bien en el dor­mi­to­rio. Ford tam­bién tu­vo que dar mar­cha atrás al ca­bo de dos años con el Pin­to (lan­za­do en los años se­ten­ta), cuan­do des­cu­brie­ron que en uno de los nu­me­ro­sos dia­lec­tos de Bra­sil el nom­bre sig­ni­fi­ca­ba “pe­ne”. En el país sud­ame­ri­cano co­mer­cia­li­za­ron otra ver­sión lla­ma­da Cor­cel. Otra mar­ca, mis­ma his­to­ria: ¿tie­nen pre­sen­te el Hon­da Jazz? En al­gu­nos paí­ses, co­mo Chi­na y Ja­pón, se lla­ma Fit. Pe­ro su nom­bre ori­gi­nal ten­dría que ha­ber si­do una ver­sión más lar­ga: Fit­ta. La casa ni­po­na tu­vo que dar mar­cha atrás por­que la pa­la­bra se re­fie­re vul­gar­men­te a los ge­ni­ta­les fe­me­ni­nos en el idio­ma no­rue­go. Hu­bie­ra si­do una elec­ción cuan­to me­nos atre­vi­da man­te­ner el plan­tea­mien­to ori­gi­nal si se con­si­de­ra que el le­ma pu­bli­ci­ta­rio del mo­de­lo re­za­ba: “Pe­que­ño por fue­ra, pe­ro gran­de por den­tro”. Mis­ma suer­te le to­có al Opel As­co­na, cu­ya pa­la­bra en por­tu­gués sig­ni­fi­ca “va­gi­na”. La fir­ma au­to­mo­vi­lís­ti­ca la cam­bió (só­lo en unos mer­ca­dos) por un asép­ti­co nú­me­ro de cua­tro ci­fras: 1604. Cues­ta en­ten­der, pe­ro no pa­re­ce que las fir­mas ha­yan apren­di­do de es­tos erro­res. Tan só­lo en el 2005, Buick, mar­ca per­te­ne­cien­te a Ge­ne­ral Mo­tors, sa­có el La­Cros­se en el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano. En fran­cés es­te nom­bre evo­ca el ona­nis­mo, así que en Ca­na­da –país tam­bién fran­có­fono– pa­só a de­no­mi­nar­se Allu­re, pa­la­bra bas­tan­te más pul­cra. Otra me­te­du­ra de pa­ta con el fran­cés ocu­rrió en los años ochen­ta con el mo­de­lo MR2 de To­yo­ta. Las si­glas sig­ni­fi­ca­ban en in­glés “Mid-en­gi­ne, Rear wheel dri­ve, 2 seat”, es de­cir, un vehícu­lo de ta­ma­ño me­dio, con trac­ción pos­te­rior y de dos asien­tos. Pe­ro el nom­bre com­ple­to en el idio­ma ga­lo, pro­nun­cia­do en voz al­ta, so­na­ba “est mer­deux”, el equi­va­len­te de “es mier­do­so”. Los ni­po­nes al fi­nal sus­ti­tu­ye­ron esas si­glas con unas más es­cue­tas MR. ¿Es­ta­mos en el cam­po de las anéc­do­tas? En ab­so­lu­to. Tam­bién hay mar­cas que si­guen vi­gen­tes y cu­yos nom­bres, por pro­ble­mas de tra­duc­ción o de sig­ni­fi­ca­do, des­pier­tan por lo me­nos unas cuan­tas du­das en cier­tos idio­mas. Los ma­len­ten­di­dos cul­tu­ra­les sue­len pro­du­cir­se en aque­llas em­pre­sas con as­pi­ra­cio­nes glo­ba­les. Re­gis­trar una mar­ca que sea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.