ECO­NO­MÍA CEN­TRA­LI­ZA­DA

La Vanguardia - ES - - ENCASA -

Mu­chos de los que se acer­can a vi­si­tar el mo­nas­te­rio de Po­blet creen que el nom­bre de­ri­va del as­pec­to de pue­blo for­ti­fi­ca­do que tie­ne de le­jos, cuan­do en reali­dad vie­ne del la­tín po­pu­le­tum, ala­me­da. De ála­mos que­dan po­cos, pe­ro una po­lí­ti­ca pro­tec­cio­nis­ta im­pul­sa­da por el pro­pio ce­no­bio ha he­cho que los mon­tes que lo ro­dean si­gan cu­bier­tos de tu­pi­dos bos­ques de co­ní­fe­ras y cas­ta­ños. En los lla­nos, en cam­bio, abun­dan las vi­des que se vis­ten de un atrac­ti­vo co­lor ro­jo al lle­gar al oto­ño. No obs­tan­te, la con­ser­va­ción de la flo­res­ta vie­ne de an­ti­guo, aun­que por mo­ti­vos di­ver­sos: la exis­ten­cia de los mo­nas­te­rios li­mi­ta­ba el ac­ce­so a los bos­ques pa­ra evi­tar el ex­ce­si­vo au­men­to de tie­rras la­bra­das y la con­si­guien­te de­gra­da­ción del te­rreno a me­dio pla­zo. Los ha­bi­tan­tes de los pue­blos ve­ci­nos dis­fru­ta­ban de las ser­vi­dum­bres del pas­to­reo y la le­ña muer­ta, o sea, po­dían lle­var el ga­na­do al bos­que y re­co­ger las ra­mas caí­das, pe­ro te­nían prohi­bi­do tum­bar ár­bo­les. Pa­ra con­tro­lar el cum­pli­mien­to de la ley, los mon­jes del Cís­ter dis­po­nían de una red de gran­jas a cier­ta dis­tan­cia del mo­nas­te­rio, que fun­cio­na­ban co­mo uni­da­des de pro­duc­ción es­pe­cia­li­za­da. Así, unas al­ma­ce­na­ban le­ña u otras eran pis­ci­fac­to­rías pa­ra los pe­rio­dos de ayuno... Al­gu­nas es­ta­ban for­ti­fi­ca­das, co­mo los cas­ti­llos de Mil­man­da o de Riu­da­be­lla, en los al­re­de­do­res de Po­blet. Otra, si­tua­da en el es­pec­ta­cu­lar ca­mino que lle­va al bos­que de cas­ta­ños de Cas­tell­fo­llit, que to­da­vía fun­cio­na co­mo casa de re­ti­ro pa­ra los mon­jes, mien­tras que la que se en­cuen­tra en lo al­to de la mon­ta­ña de La Pe­na es hoy vi­ve­ro de re­po­bla­ción y gran­ja fo­res­tal. Por cier­to, des­de el mi­ra­dor que co­ro­na es­te mon­te ve­cino al mo­nas­te­rio, se dis­tin­guen cla­ros cir­cu­la­res don­de en los años cin­cuen­ta se pro­du­cía car­bón. En el ca­mino de des­cen­so y en muy mal es­ta­do, se apre­cia un edi­fi­cio don­de se com­pac­ta­ba el hie­lo, de mo­do que los ve­ci­nos de pue­blos co­mo l’Es­plu­ga de Fran­co­lí po­dían ir a bus­car­lo lue­go pa­ra, por ejem­plo, apla­car la fie­bre.

Al pie del mon­te y siem­pre con vis­tas al mo­nas­te­rio, un lu­gar co­no­ci­do co­mo Les Ma­sies con­ser­va el re­cuer­do de una an­ti­gua fuen­te de aguas fe­rru­gi­no­sas, que dio ori­gen a un bal­nea­rio ya des­apa­re­ci­do, re­con­ver­ti­do en apar­ta­men­tos de al­qui­ler y es­cue­la de in­glés en ve­rano. Jus­to al la­do hay una hí­pi­ca y, si­guien­do por la mis­ma ca­rre­te­ra y tras al­can­zar L’Es­plu­ga, es inevi­ta­ble no re­pa­rar en una lan­za gi­gan­te que se­ña­la la en­tra­da a las cue­vas de la po­bla­ción, co­no­ci­das des­de la prehis­to­ria y lu­gar en el que na­ce el río Fran­co­lí. Es­te for­ma un pe­que­ño la­go jus­to de­ba­jo del pue­blo, vi­si­ta­ble pa­ra quien se atre­va a en­fun­dar­se un tra­je de neo­preno y na­dar con el agua al cue­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.