Mon­ta­ñas ur­ba­nas

Los avan­ces en la se­gu­ri­dad, la pro­li­fe­ra­ción de ro­có­dro­mos y la in­can­sa­ble la­bor de las fe­de­ra­cio­nes han con­tri­bui­do al au­ge de la prác­ti­ca de la es­ca­la­da, dis­ci­pli­na que se per­fi­la, ca­da vez más, co­mo una vía de de­sa­rro­llo per­so­nal

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Car­les Pe­re­lló

“La es­ca­la­da es ver­ti­ca­li­dad ex­tre­ma. Nues­tro cuer­po no es­tá ha­bi­tua­do y la adre­na­li­na se dis­pa­ra, la pre­sión ar­te­rial au­men­ta y los múscu­los se con­traen. La mon­ta­ña se ha­ce fuer­te y blo­quea nues­tra men­te, apa­re­cen las du­das. Ahí es cuan­do la es­ca­la­da con­vier­te el au­to­con­trol en un ar­te”. Así de­fi­ne Eduard Tu­de­la, afi­cio­na­do a la es­ca­la­da des­de ha­ce más de diez años, su re­la­ción con es­te de­por­te. La su­pera­ción es el fac­tor que más va­lo­ran y ejer­ci­tan los es­ca­la­do­res, y es­te cú­mu­lo de ex­pe­rien­cias y con­duc­tas po­si­ti­vas las pue­den tras­la­dar lue­go a su vi­da dia­ria. La es­ca­la­da de­por­ti­va es, en­tre las dis­tin­tas mo­da­li­da­des, la que ha ex­pe­ri­men­ta­do un ma­yor cre­ci­mien­to en Es­pa­ña y su pro­pa­ga­ción ha traí­do con­si­go nue­vos en­fo­ques, mu­chos de ellos aso­cia­dos a la psi­co­lo­gía y el de­sa­rro­llo per­so­nal. El mé­to­do The wa­rriors way, desa­rro­lla­do por el gu­rú de la es­ca­la­da Arno Il­gner, ha re­vo­lu­cio­na­do la ma­ne­ra de en­ten­der el as­cen­so en ro­ca. En opi­nión de Da­vid Vi­lle­gas, el úni­co maes­tro cua­li­fi­ca­do pa­ra im­par­tir­lo fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos, “la es­ca­la­da es una mag­ní­fi­ca he­rra­mien­ta diag­nós­ti­ca. Mien­tras la per­so­na lo prac­ti­ca se ob­ser­van pa­tro­nes ac­ti­tu­di­na­les y ma­ni­fes­ta­cio­nes cor­po­ra­les que di­bu­jan un cua­dro de su per­so­na­li­dad. Sal­tan a la vis­ta li­mi­ta­cio­nes, creen­cias, mie­dos, ten­den­cias y res­pues­tas au­to­má­ti­cas que fa­ci­li­tan el es­tu­dio de la in­te­rio­ri­dad de ese in­di­vi­duo”. Es­te pa­len­tino ex­per­to en psi­co­lo­gía de­por­ti­va, miem­bro de la In­ter­na­tio­nal Moun­tain Lea­der As­so­cia­tion, ase­gu­ra que “la es­ca­la­da fa­ci­li­ta la ex­pe­rien­cia de mu­chos as­pec­tos teó­ri­cos so­bre de­sa­rro­llo per­so­nal que en la vi­da dia­ria, y en mu­chas te­ra­pias, sue­len que­dar­se en me­ro tra­ta­mien­to in­te­lec­tual”. El he­cho de que la es­ca­la­da de­por­ti­va ha­ya des­em­bar­ca­do en las ciu­da­des con tan­ta fuer­za cons­ti­tu­ye, se­gún él, “una opor­tu­ni­dad pa­ra que ten­ga un hue­co den­tro de las ac­ti­vi­da­des de de­sa­rro­llo per­so­nal”. Ana Les­tard, co­la­bo­ra­do­ra de la re­vis­ta Des­ni­vel, pu­bli­ca­ción pun­te­ra en cuan­to a deportes de mon­ta­ña a es­ca­la na­cio­nal, va más allá. “La es­ca­la­da es un me­dio pa­ra lle­gar a uno mis­mo”. Co­mo ins­truc­to­ra de yoga Ash­tan­ga, Les­tard vin­cu­la es­tas dos dis­ci­pli­nas, “don­de la aten­ción es­tá pues­ta en ca­da pa­so, en ca­da mo­vi­mien­to, en dis­fru­tar de esa co­ne­xión con la ro­ca y con uno. Nos obli­ga a acep­tar que a ve­ces po­de­mos y otras no, a sor­tear obs­tácu­los y se­guir ade­lan­te, nun­ca ren­dir­se. La es­ca­la­da es co­mo la vi­da mis­ma”. “Ade­más cons­ti­tu­ye un ejer­ci­cio fí­si­co com­ple­tí­si­mo, uti­li­zas y for­ta­le­ces to­das las par­tes de tu cuer­po”, afir­ma Na­cho Ál­va­rez, di­rec­tor de Top30, em­pre­sa lí­der en cons­truc­ción de ro­có­dro­mos. Es­tu­dios co­mo los pu­bli­ca­dos por la Re­vis­ta In­ter­na­cio­nal de Me­di­ci­na y Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca po­nen én­fa­sis en los be­ne­fi­cios fi­sio­ló­gi­cos que apor­ta la es­ca­la­da de­bi­do al uso de la fuer­za re­la­ti­va, la que nos per­mi­te le­van­tar nues­tro pe­so, y de la ac­ti­vi­dad ae­ró­bi­ca. Y, co­mo aña­de fi­nal­men­te Les­tard, “ayu­da a me­jo­rar la coor­di­na­ción, po­ten­cia mu­cho la con­cen­tra­ción y la aten­ción y al en­fren­tar­nos a no­so­tros mis­mos ele­va la au­to­es­ti­ma de ca­da uno”. Fran­cesc Es­to­rach, di­rec­tor de co­mu­ni­ca­ción de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Deportes de Mon­ta­ña y Es­ca­la­da (Fed­me), co­men­ta que la es­ca­la­da, en su mo­da­li­dad de­por­ti­va, “es un ex­ce­len­te ejer­ci­cio que, es­pe­cial­men­te en ni­ños y jó­ve­nes, ayu­da a for­jar el ca­rác­ter y afron­tar las di­fi­cul­ta­des. Y al rea­li­zar­se en pa­re­ja, se fo­men­ta la con­fian­za en el otro y el com­pa­ñe­ris­mo”. Es­to­rach es de la opi­nión que “la pro­xi­mi­dad cul­tu­ral y aso­cia­ti­va de la es­ca­la­da al mun­do de la mon­ta­ña en ge­ne­ral es una puer­ta a otras ac­ti­vi­da­des si­mi­la­res en el me­dio na­tu­ral”. Te­nien­do en cuen­ta to­dos los fac­to­res, el maes­tro Da­vid Vi­lle­gas ve in­dis­pen­sa­ble em­pe­zar a in­cluir es­te de­por­te en los pro­gra­mas de edu­ca­ción fí­si­ca de las es­cue­las. A su jui­cio, es­ta ini­cia­ti­va, ade­más de las ven­ta­jas pe­da­gó­gi­cas, lo­gra­ría cam­biar la per­cep­ción que la so­cie­dad tie­ne acer­ca de los deportes que se con­si­de­ran “de ries­go”. Un fe­nó­meno en ex­pan­sión Has­ta ha­ce muy po­co el es­ca­so po­ten­cial me­diá­ti­co, el des­co­no­ci­mien­to y la ne­ce­si­dad de te­ner que des­pla­zar­se has­ta la mon­ta­ña ha­bía man­te­ni­do la es­ca­la­da ale­ja­da de nues­tras ciu­da­des. Pe­ro es­to ha ido cam­bian­do. Se­gún Es­to­rach, uno de los mo­ti­vos de es­ta ex­pan­sión es pre­ci­sa­men­te “la cre­cien­te des­co­ne­xión en­tre el me­dio ur­bano y el na­tu­ral, que ha pro­vo­ca­do que la so­cie­dad ac­tual sal­ga a la bús­que­da de la pu­re­za y la li­ber­tad que nos ofre­cen deportes de aven­tu­ra co­mo la es­ca­la­da”. Des­de la Fe­de­ra­ció d’En­ti­tats Ex­cur­sio­nis­tes de Ca­ta­lun­ya (FEEC) apun­tan co­mo un fe­nó­meno de­ci­si­vo “el au­men­to de las ini­cia­ti­vas em­pre­sa­ria­les y de la ofer­ta en ro­có­dro­mos du­ran­te es­ta úl­ti­ma dé­ca­da –só­lo en Ca­ta­lun­ya se tie­nen re­gis­tra­das más de cien ins­ta­la­cio­nes de es­te ti­po– que ha fa­ci­li­ta­do mu­cho el ac­ce­so de los ciu­da­da­nos a es­te de­por­te”. Es­tos cen­tros, ade­más, pro­por­cio­nan un pro­ce­so de apren­di­za­je más gra­dual y com­pro­me­ti­do con la se­gu­ri­dad, per­mi­tien­do lue­go a los prin­ci­pian­tes afron­tar la es­ca­la­da en ro­ca na­tu­ral con ma­yor co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.