BE­NE­FI­CIOS DE LA RE­LA­JA­CIÓN

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - PRE­GUN­TA RES­PUES­TA

Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, soy An­to­nio Gar­cía, y ejer­zo co­mo pro­cu­ra­dor en los tri­bu­na­les des­de ha­ce mu­chos años y con mu­cho tra­ba­jo, por lo que no pa­ro de mo­ver­me de aquí pa­ra allá por los juz­ga­dos. Me per­mi­to con­tar­te mi ca­so por­que pien­so que pue­de ser de ayu­da pa­ra otras per­so­nas. Du­ran­te años pa­de­cí una co­li­tis ul­ce­ro­sa, que me cau­sa­ba mu­chas mo­les­tias y me ha­cía muy di­fí­cil la di­ges­tión. Por in- di­ca­ción del es­pe­cia­lis­ta tomé un buen nú­me­ro de me­di­ca­men­tos. Un día des­cu­brí un li­bro tu­yo so­bre yoga en un quios­co y lo em­pe­cé a leer con mu­cho in­te­rés y lue­go a po­ner­lo en prác­ti­ca de ma­ne­ra au­tó­no­ma pe­ro siem­pre ins­pi­rán­do­me en tus pá­gi­nas, gracias en par­te a los di­bu­jos que ilus­tra­ban las dis­tin­tas pos­tu­ras del yoga. Co­men­cé a prac­ti­car­lo dia­ria­men­te, a ve­ces has­ta de­di­ca­ba a las se­sio­nes más de una ho­ra y me­dia. Com­bi­nan­do las pos­tu­ras de yoga, los ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción, la re­la­ja­ción y la me­di­ta­ción. Y co­men­cé a sen­tir­me me­jor. Pos­te­rior­men­te me hi­cie­ron una nue­va prue­ba y vie­ron que mi tras­torno ha­bía me­jo­ra­do mu­cho. Me­ses des­pués me hi­cie­ron otro aná­li­sis más mi­nu­cio­so y el diag­nós­ti­co in­di­ca­ba que el des­or­den ha­bía des­apa­re­ci­do. Lle­vo un año sin to­mar un so­lo me­di­ca­men­to, di­gie­ro mu­cho me­jor y me sien­to muy bien. Si­go tra­ba­jan­do mu­cho, pe­ro he apren- di­do a man­te­ner la tran­qui­li­dad aún en las si­tua­cio­nes más di­fí­ci­les y es­tre­san­tes que se pre­sen­tan en mi pro­fe­sión, en las que a ve­ces ten­dría uno que mul­ti­pli­car­se. Ten­go que ad­mi­tir que des­de que prac­ti­co yoga ha ha­bi­do un cam­bio muy sig­ni­fi­ca­ti­vo en mi vi­da. Tra­to de man­te­ner el so­sie­go, y vi­vir así es ha­cer­lo a una ve­lo­ci­dad dis­tin­ta, que me per­mi­te es­tar cal­ma­do fren­te a la ac­ción ex­ce­si­va. Mu­chas gracias por tu aten­ción. Es­ti­ma­do An­to­nio, gracias a ti, pues tu ca­so re­sul­ta muy ilus­tra­ti­vo. El so­sie­go hay que ga­nár­se­lo. Es­tá den­tro de uno, pe­ro hay que ser­vir­se de la ac­ti­tud ade­cua­da pa­ra que su pre­cio­sa ener­gía eclo­sio­ne. Hay mu­chos tras­tor­nos que son psi­co­so­má­ti­cos. En es­ta so­cie­dad tan bru­tal­men­te com­pe­ti­ti­va, el es­trés de­te­rio­ra el cuer­po y la men­te los ge­ne­ra. Por cau­sas psi­co­so­má­ti­cas hay per­so­nas que pa­de­cen co­lon irri­ta­ble, de­ter­mi­na­dos ti­pos de gas­tri­tis, as­ma ten­sio­nal y otros mu­chos des­ór­de­nes que se de­bi­li­tan cuan­do la per­so­na lo­gra es­ta­bi­li­zar­se y per­ma­ne­cer más re­la­ja­da.

ME­DI­TAR ES UN GRAN RE­ME­DIO CON­TRA LOS TRAS­TOR­NOS FÍ­SI­COS PRO­VO­CA­DOS POR EL ES­TRÉS QUE SU­FRI­MOS A DIA­RIO

Te­ne­mos que en­ten­der que la ac­ción que desa­rro­lla­mos en nues­tro ofi­cio no es ne­ce­sa­ria­men­te si­nó­ni­mo de agi­ta­ción, y que se pue­de ser muy ac­ti­vo y efi­cien­te sin sen­tir­se tan exi­gi­do y pre­sio­na­do, evi­tan­do la an­gus­tia y neu­tra­li­zan­do el es­trés. Te fe­li­ci­to de co­ra­zón por lo que has con­se­gui­do, pe­ro no de­jes de ha­cer­te los exá­me­nes que tu es­pe­cia­lis­ta crea con­ve­nien­tes y si­gue sus in­di­ca­cio­nes. Es ob­vio que has con­se­gui­do des­cen­der el um­bral del es­trés y sen­tir­te mu­cho me­jor. Es bien sa­bi­do que es­ta reac­ción fi­sio­ló­gi­ca cau­sa di­ver­sas ano­ma­lías en el apa­ra­to di­ges­ti­vo. A me­nu­do, las per­so­nas ner­vio­sas su­fren mu­cho en ese sen­ti­do. No de­jes la prác­ti­ca de la me­di­ta­ción. Tu tes­ti­mo­nio re­ve­la has­ta qué pun­to la cla­ve del éxi­to en cual­quier dis­ci­pli­na es la prác­ti­ca co­rrec­ta y re­gu­lar. Has ido con­si­guien­do lo que Bu­da acon­se­ja­ba a sus dis­cí­pu­los: “So­se­ga­dos en­tre los desa­so­se­ga­dos, sin an­sie­dad en­tre los an­sio­sos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.