LAS PRI­ME­RAS DA­MAS

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Las mu­je­res van ga­nan­do te­rreno en po­lí­ti­ca. Las es­po­sas de los pre­si­den­tes son muy in­flu­yen­tes aun­que ni las le­yes

ni las ur­nas las men­cio­nan Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri Son in­vi­si­bles, des­de un pun­to de vis­ta ju­rí­di­co y le­gis­la­ti­vo. Su pa­pel no es­tá es­cri­to en nin­gu­na cons­ti­tu­ción. Nin­gu­na ley de­ter­mi­na sus atri­bu­cio­nes. El pue­blo no las eli­ge. Su la­bor no es­tá su­je­ta a re­vo­ca­ción de man­da­to ni nin­gún otro jui­cio po­lí­ti­co. No tie­nen do­ta­ción pre­su­pues­ta­ria es­pe­cí­fi­ca. Asis­ten a ac­tos pro­to­co­la­rios con má­xi­mo ran­go, pe­ro no per­ci­ben re­mu­ne­ra­ción al­gu­na. Son las pri­me­ras da­mas, fi­gu­ras en la som­bra de sus ma­ri­dos, pe­ro que ejer­cen mu­cho po­der e in­fluen­cia. En la lista que pu­bli­ca la re­vis­ta For­bes so­bre las 100 mu­je­res más po­de­ro­sas del pla­ne­ta, no só­lo hay man­da­ta­rias, em­pre­sa­rias o eje­cu­ti­vas. Tam­bién hay es­po­sas de pre­si­den­tes. Y es­tán bien po­si­cio­na­das. Mi­che­lle Oba­ma se si­túa en cuar­to lu­gar, Hi­llary Clin­ton (una ex pri­me­ra da­ma) en el quin­to. Y en mi­tad de la lista tam­bién en­con­tra­mos a Li­yuan Peng, pri­me­ra da­ma de Chi­na. El con­cep­to first lady na­ce en EE.UU. La pri­me­ra re­fe­ren­cia a es­ta ex­pre­sión re­mon­ta al dis­cur­so del pre­si­den­te Za­chary Tay­lor en 1849 en oca­sión de los funerales de Do­llay Ma­di­son, a su vez mu­jer del cuar­to pre­si­den­te Ja­mes Ma­di­son. “No la ol­vi­da­re­mos nun­ca, por­que fue nues­tra pri­me­ra da­ma du­ran­te me­dio si­glo”, pro­nun­ció en un so­lem­ne dis­cur­so. En Nor­tea­mé­ri­ca, las mu­je­res ocu­pa­ron un pa­pel sig­ni­fi­ca­ti­vo des­de los co­mien­zos de la in­de­pen­den­cia del país. Las ins­ti­tu­cio­nes de­bían en­con­trar una fór­mu­la de Es­ta­do y el re­fe­ren­te de aquel en­ton­ces era la mo­nar­quía in­gle­sa. Así que a la esposa del pre­si­den­te se le asig­nó, al prin­ci­pio, un pa­pel ce­re­mo­nial. El pri­mer man­da­ta­rio en de­le­gar fun­cio­nes de ca­rác­ter sim­bó­li­co a su cón­yu­ge fue Geor­ge Was­hing­ton. “Des­de los ini­cios, en EE.UU. se pro­du­jo una coin­ci­den­cia en­tre los in­tere­ses pri­va­dos y pú­bli­cos. El pre­si­den­te vi­vía en la Casa Blan­ca, que era tam­bién la se­de del po­der eje­cu­ti­vo. Y la mu­jer era la res­pon­sa­ble de es­ta casa. Or­ga­ni­za­ba ce­nas en el sa­lón de la fin­ca, reunio­nes que ob­via­men­te tam­bién te­nían ca­rác­ter ofi­cial y de Es­ta­do”, ex­pli­ca Raf­fae­lla Ba­ri­tono, pro­fe­so­ra de ins­ti­tu­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas en la Uni­ver­si­dad de Bo­lo­nia (Ita­lia) y au­to­ra de un es­tu­dio so­bre las pri­me­ras da­mas. El gran cam­bio se pro­du­jo a prin­ci­pios del si­glo XX. A par­tir de en­ton­ces, la pre­si­den­cia de EE.UU. pa­só a su­mar más po­der res­pec­to al le­gis­la­ti­vo y el ju­di­cial. El cen­tro de las de­ci­sio­nes se des­pla­zó po­co a po­co ha­cia la per­so­na del pre­si­den­te y su mu­jer pa­só a ad­qui­rir, pa­ra­le­la­men­te, ma­yor im­por­tan­cia. El sis­te­ma de pri­ma­rias pa­ra la se­lec­ción de can­di­da­tos hi­zo que ellas par­ti­ci­pa­ran, si bien en un se­gun­do plano, en es­te pro­ce­so. “Ya no va­le de­cir que ellas se vie­ron obli­ga­das, por su me­ra con­di­ción de ‘mu­jer de’, a ejer­cer fun­cio­nes pú­bli­cas. En la ac­tua­li­dad las pri­me­ras da­mas son mu­je­res po­lí­ti­cas a to­dos los efec­tos. For­man par­te de una es­tra­te­gia elec­to­ral. Se da por des­con­ta­do de que van a asu­mir un pa­pel”, afir­ma Ba­ri­tono. Es­ta­mos ha­blan­do de una fi­gu­ra in­for­mal a es­ca­la ju­rí­di­ca, cu­ya es­fe­ra de in­fluen­cia va­ría no só­lo se­gún el ca­rác­ter de la per­so­na, sino que de­pen­de de la re­la­ción que tie­ne con el ma­ri­do y de cuán­to es­te úl­ti­mo es­tá dis­pues­to a de­le­gar. Con todo, por lo me­nos en EE.UU., la first lady es un car­go ca­da vez más ins­ti­tu­cio­na­li­za­do y re­gla­men­ta­do. Des­de la pri­me­ra mi­tad del si­glo pa­sa­do –ex­pli­ca Ba­ri­tono–, al­gu­nos fun­cio­na­rios de la Casa Blan­ca pa­sa­ron, de for­ma más o me­nos ofi­cial, a tra­ba­jar en ex­clu­si­va pa­ra la pri­me­ra da­ma, que co­men­zó a dis­po­ner así de un staff pro­pio. Aun­que hu­bo quien ta­chó la ope­ra­ción de ile­gal, des­de 1978 el Con­gre­so de EE.UU. re­co­no­ció ex­pre­sa­men­te que la par­ti­da pre­su­pues­ta­ria des­ti­na­da a la pre­si­den­cia del país po­día ser uti­li­za­da tam­bién pa­ra las mi­sio­nes y las ta­reas de la pri­me­ra da­ma en las ac­ti­vi­da­des que ella sue­le rea­li­zar pa­ra sos­te­ner a su ma­ri­do. En la ac­tua­li­dad la first lady cuen­ta con un des­pa­cho, je­fe de ga­bi­ne­te pro­pio, en­car­ga­do de pren­sa, fo­tó­gra­fo ofi­cial y una agen­da que or­ga­ni­za ella mis­ma al mar­gen de la del pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.