UN PA­SA­DO MUY PRE­SEN­TE

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

As­tu­rias tie­ne de todo y a cor­ta dis­tan­cia, co­mo ejem­pli­fi­ca Ri­ba­de­se­lla, con el mar de fren­te y los Pi­cos de Eu­ro­pa a me­dia ho­ra en co­che. Pa­ra dar­se cuen­ta de la pri­vi­le­gia­da ubi­ca­ción de es­tas tie­rras, bas­ta con su­bir­se al Mi­ra­dor del Fi­to, ex­ce­len­te bal­cón so­bre las mon­ta­ñas y so­bre la cos­ta orien­tal, a só­lo 15 km de Ri­ba­de­se­lla. La po­bla­ción dis­fru­ta ade­más del atrac­ti­vo de las cue­vas de Ti­to Bus­ti­llo, la­bra­das por el río San Mi­guel y a las que se ac­ce­de por una en­tra­da ar­ti­fi­cial pa­ra ad­mi­rar sus 153 fi­gu­ras po­lí­cro­mas. Muy cer­ca tam­bién hay una bue­na co­lec­ción de ic­ni­tas o hue­llas de di­no­sau­rios bien iden­ti­fi­ca­das, en es­pe­cial en lu­ga­res co­mo Te­re­ñes, la Pun­ta del Pozo y la pla­ya de La Grie­ga. De to­das ellas nos ha­bla, en­tre otras co­sas, el Mu­seo Ju­rá­si­co de As­tu­rias, en Co­lun­ga, siem­pre so­bre la lí­nea de la cos­ta. Ca­si al la­do nos es­pe­ra Lastres, que si no te­nía bas­tan­te con ser de­cla­ra­do con­jun­to his­tó­ri­co, ha acu­mu­la­do no­to­rie­dad co­mo es­ce­na­rio de di­ver­sas pe­lí­cu­las de José Luis Gar­ci y de la se­rie de te­le­vi­sión Doc­tor Ma­teo. Su fa­ma eclip­sa la pre­sen­cia de un pa­seo muy re­co­men­da­ble, el de la Sen­da del Castillo, que por una pis­ta de tie­rra nos lle­va en me­dia ho­ra a las rui­nas de un fuer­te de 1715, an­ti­gua de­fen­sa con­tra el asal­to de los in­gle­ses.

De Ri­ba­de­se­lla ha­cia el es­te, y an­tes de lle­gar a Lla­nes, sus an­ti­guos pa­la­cios y su ma­le­cón de­co­ra­do con los co­lo­res que le dio el pin­tor Agus­tín Ibarrola, se ex­tien­de una cos­ta abrup­ta que con­vie­ne ex­plo­rar in­ter­nán­do­se por ca­rre­te­ras se­cun­da­rias, es­tre­chas y que apa­ren­tan lle­gar a nin­gu­na par­te. Só­lo así des­cu­bri­re­mos ma­ra­vi­llas co­mo la pla­ya del Ca­nal, escondida al fi­nal de un es­tre­cho, pro­fun­do y lar­guí­si­mo cor­te en la ro­ca en las cer­ca­nías de Vi­lla­nue­va de Pría. O la pla­ya de las Cue­vas del Mar, don­de co­mo el nom­bre in­di­ca, una en­se­na­da se ve ta­la­dra­da por gru­tas que a ve­ces lle­gan a for­mar ar­cos na­tu­ra­les. En lo al­to tie­nen su ni­do las aves de pa­so y el vien­to y la vis­ta de un mar de oto­ño nos in­du­cen a la in­tros­pec­ción. Y aún nos que­dan sor­pre­sas co­mo Gul­pi­yu­ri, don­de se for­ma una pis­ci­na na­tu­ral por de­trás del acan­ti­la­do y tie­rra aden­tro, ali­men­ta­da por el agua del mar que co­rre por ca­na­les se­cre­tos.

Siem­pre en el ho­ri­zon­te, los Pi­cos de Eu­ro­pa se han he­cho no­tar lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra que tam­bién nos acer­que­mos, en es­pe­cial cuan­do ba­ja la ele­va­da afluen­cia de tu­ris­tas ve­ra­nie­gos. Una bue­na caminata pa­ra co­ger­le el pul­so a los mon­tes es la que lle­va has­ta los pies de Pe­ña San­ta, bor­dean­do pri­me­ro el la­go Enol pa­ra tre­par des­pués has­ta el cir­co de Ve­ga­rre­don­da y sus vis­tas pri­vi­le­gia­das. El nom­bre de la pe­ña evo­ca un epi­so­dio de la ba­ta­lla de Co­va­don­ga (que da­ta de 722), pe­ro lo me­jor no es la his­to­ria, sino el pai­sa­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.