DE FA­MI­LIA

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

A los 11 años se subió a su pri­me­ra ta­bla de wind­surf. A los 13 ya era cam­peón del mun­do. Y aho­ra, con 50, Robby Naish no só­lo acu­mu­la tí­tu­los de wind­surf sino tam­bién de ki­te­surf (surf en co­me­ta) y ha­ce seis años co­men­zó a prac­ti­car con en­tu­sias­mo el padd­le surf o SUP ( stand up surf). Ade­más fir­ma una de las lí­neas más apre­cia­das de ta­blas pa­ra es­tos deportes y su pro­duc­to­ra Naish TV ha­ce los do­cu­men­ta­les y ví­deos más es­pe­ra­dos por los pro­fe­sio­na­les y afi­cio­na­dos. ¿Con cuál de sus tres deportes se que­da? Con to­dos. Le gus­ta na­ve­gar y na­ve­ga siem­pre que pue­de. El có­mo de­pen­de de las con­di­cio­nes. Si el tiem­po mar­ca las olas su­fi­cien­tes pa­ra su­bir y ba­jar olas a lo­mos de la ta­bla de padd­le surf, op­ta por ella y el re­mo, pe­ro si el vien­to man­da na­ve­gar, na­ve­ga y si la com­bi­na­ción es per­fec­ta pa­ra brin­car y sal­tar con la co­me­ta, esa es la elec­ción. Co­mo es­tre­lla que es y ha si­do de los deportes de ac­ción a los que se ha de­di­ca­do siem­pre, es el res­pon­sa­ble de la crea­ción y de­sa­rro­llo del ma­te­rial más es­pe­cia­li­za­do. Y aho­ra es­tá del todo or­gu­llo­so de las ta­blas de su pro­pia fir­ma y tam­bién (y so­bre todo) de los re­mos que, des­de que vi­ve en Maui, usa a dia­rio (ca­si siem­pre an­tes de dar­se unas bue­nas tras­lu­cha­das y em­po­pa­das de surf y an­tes de sa­lir con el ki­te, que tam­bién pue­de ha­cer ca­si a dia­rio en es­ta is­la de Ha­wái). “El re­mo hay que es­co­ger­lo muy bien, su fun­ción se po­dría com­pa­rar a los pla­tos de una bi­ci­cle­ta y, por lo tan­to, ten­dre­mos que pen­sar qué mo­da­li­dad prac­ti­ca­re­mos pa­ra es­co­ger el ta­ma­ño, for­ta­le­za y en­ver­ga­du­ra de la pa­la… Cuan­to más al­to seas, más lar­go pue­de ser el re­mo y no es mi ca­so… Ade­más, yo lo pre­fie­ro más cor­to y su­per­li­viano pa­ra po­der sur­fear olas”, cuen­ta Naish mos­tran­do or­gu­llo­so el Naish Ma­ka­ni 2013, al­go gas­ta­do ya por su uso. Y, ¿pa­ra es­co­ger la ta­bla? Da una fór­mu­la sen­ci­lla: se mul­ti­pli­ca el pe­so del ri­der y lo mul­ti­pli­cas por 2,2 pa­ra co­no­cer el vo­lu­men mí­ni­mo. “Por ejem­plo, pa­ra al­guien sin ex­pe­rien­cia en surf o wind­surf y que pe­se 75 ki­los, la ta­bla ideal pa­ra co­men­zar se­ría 165 li­tros”, con­clu­ye, pe­ro lue­go, con la prác­ti­ca “ca­da uno va en­con­tran­do la que me­jor le rin­de”.

SI­GUE HA­CIEN­DO WIND­SURF PE­RO AHO­RA TAM­BIÉN PADD­LE Y KI­TE­SURF PRE­FIE­RE LAS PA­LAS LIVIANAS PA­RA PO­DER NE­GO­CIAR BIEN LAS OLAS

Su in­te­rés por el wind­surf se lo in­cul­có su pa­dre, Rick Naish, cu­ya afi­ción por es­te de­por­te le lle­vó a tras­la­dar a su fa­mi­lia de Ca­li­for­nia a Kailua, en Oahu (Ha­wái). Lle­gó con 11 años y se ini­ció en el en­ton­ces no­ví­si­mo wind­surf y só­lo dos años más tar­de se im­po­nía a com­pe­ti­do­res mu­cho ma­yo­res que él. Robby Naish es­tá afi­cio­nán­do­se a Bar­ce­lo­na. Es­tu­vo ha­ce po­co pa­ra la pre­sen­ta­ción de Boar­dri­ders Sto­re de Quik­sil­ver, si­tua­da en la pla­ya de la Bar­ce­lo­ne­ta, y se en­tu­sias­mó con “las ex­ce­len­tes con­di­cio­nes que tie­ne es­te lu­gar pa­ra el padd­le surf ”. En su opi­nión, “Bar­ce­lo­na no es real­men­te una ciu­dad muy de sur­fear, pe­ro tie­ne cul­tu­ra del de­por­te y el pa­so por aquí de los X Ga­mes le ha ayu­da­do en la pro­mo­ción de los deportes al ai­re li­bre”, pe­ro, con­clu­ye, que “con una te­rra­za co­mo la de Boar­dri­ders las co­sas pue­den po­ner­se mu­cho más sur­fe­ras”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.