Lo sa­ben todo: re­ce­tas, inau­gu­ra­cio­nes de res­tau­ran­tes, lo­ca­les al­ter­na­ti­vos o las úl­ti­mas ten­den­cias cu­li­na­rias. Los apa­sio­na­dos de la co­mi­da se eri­gen co­mo los nue­vos ex­plo­ra­do­res gas­tro­nó­mi­cos

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to An­na To­màs y Car­lo­ta Igle­sias des­de me­dia­dos de los

Sen­ti­do del hu­mor. Gus­to por la co­ci­na. Fer­vor por la gas­tro­no­mía. De­di­can bue­na par­te de su tiem­po a co­no­cer todo lo re­la­cio­na­do con ella por ser unos apa­sio­na­dos (no unos fi­no­lis) del buen yan­tar, de los nue­vos lo­ca­les, de las ten­den­cias cu­li­na­rias que lle­gan de otros la­res. Su in­fluen­cia es­tá em­pe­zan­do a mol­dear un mun­do que siem­pre es­tu­vo muy aco­ta­do. Ya no. En Es­ta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña se ha­bla de los foo­dies ochen­ta. Por es­tas la­ti­tu­des, el tér­mino se usa des­de ha­ce po­cos años. La pa­la­bra fue crea­da en 1984 por el pe­rio­dis­ta bri­tá­ni­co Paul Levy jun­to con An­na Barr y Mat Sloan pa­ra su li­bro The of­fi­cial foo­die hand­book. Pa­ra Paul Levy “hay una ac­ti­tud es­té­ti­ca ha­cia lo que un foo­die co­ci­na y co­me. Los reales no uti­li­zan ex­pre­sio­nes co­mo fine- dining ( co­mi­da de al­to stan­ding) o dining ex­pe­rien­ce (co­mi­da co­mo ex­pe­rien­cia). Pa­ra ellos, uti­li­zar di­chas pa­la­bras fren­te a al­guien es sím­bo­lo de pe­dan­te­ría y ma­la edu­ca­ción. Los foo­dies reales tie­nen tan buen sen­ti­do del hu­mor co­mo gus­to por la co­mi­da. Iden­ti­fi­can nue­vos e in­sos­pe­cha­dos lu­ga­res y res­tau­ran­tes –uno de sus jue­gos fa­vo­ri­tos– y siem­pre co­men aque­llo que se adap­ta a su pre­su­pues­to y cir­cuns­tan­cias”. Ser foo­die, por lo tan­to, va más allá de es­tar in­clui­do en una sim­ple tri­bu ur­ba­na o en una nue­va ten­den­cia gas­tro­nó­mi­ca. Es­ta fi­gu­ra ha­ce de su pro­pia pa­sión un es­ti­lo de vi­da cu­yos in­gre­dien­tes in­dis­pen­sa­bles son ex­pe­ri­men­tar y rein­ven­tar. Un mo­vi­mien­to ge­ne­ra­li­za­do Un foo­die no de­be con­fun­dir­se con un gour­met. Los gour­mets son per­so­nas de gus­to re­fi­na­do y pa­la­dar muy en­tre­na­do que co­no­cen los pla­tos más so­fis­ti­ca­dos. En oca­sio­nes son pro­fe­sio­na­les de la in­dus­tria o re­co­no­ci­dos crí­ti­cos cu­li­na­rios. Por el con­tra­rio, los foo­dies son ama­teurs que se de­jan lle­var por su en­tu­sias­mo gas­tro­nó­mi­co. Tie­nen un in­te­rés ar­dien­te e in­ci­si­vo por todo lo re­la­cio­na­do con la in­dus­tria res­tau­ra­do­ra: las bo­de­gas y de­gus­ta­cio­nes de vino, la co­mi­da re­la­cio­na­da con la cien­cia, las inau­gu­ra­cio­nes o cie­rres de los res­tau­ran­tes, los ha­llaz­gos ines­pe­ra­dos de esa pa­na­de­ría que hor­nea la me­jor ba­guet­te de la ciu­dad, la pas­te­le­ría que ela­bo­ra la na­ta más sa­bro­sa o la can­ti­dad exac­ta y re­co­men­da­da de curry pa­ra co­ci­nar un buen po­llo tik­ka ma­sa­la. Cual­quier as­pec­to re­la­cio­na­do con la co­mi­da es, por lo tan­to, fru­to de in­te­rés pa­ra es­tos ex­plo­ra­do­res cu­li­na­rios. De he­cho la ex­plo­ra­ción más allá de lo es­ta­ble­ci­do mar­ca el ori­gen de es­te mo­vi­mien­to. Fue la ne­ce­si­dad de es­ca­par de las ca­de­nas de co­mi­da ba­su­ra y pre­fa­bri­ca­da tan im­pe­ran­tes en Es­ta­dos Uni­dos lo que lle­vó a los foo­dies a cons­ti­tuir­se co­mo un pe­que­ño pe­ro ca­rac­te­rís­ti­co gru­po de la so­cie­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.