APLI­CA­CIO­NES BÁ­SI­CAS

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

No ca­be du­da que las re­des so­cia­les y las apli­ca­cio­nes pa­ra te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes con­tri­bu­yen ca­da vez más al cre­ci­mien­to de es­ta ten­den­cia de aman­tes de todo lo re­la­cio­na­do con la co­mi­da. Na­ta­lia San Juan, ex­per­ta en com­mu­nity ma­na­ge­ment y re­des so­cia­les, ade­más de afi­cio­na­da a la fo­to­gra­fía, nos cuen­ta: “Exis­ten va­rios fe­nó­me­nos den­tro de la ten­den­cia foo­die de los cua­les las re­des so­cia­les se han he­cho eco. Uno es, por ejem­plo, la cre­cien­te ten­den­cia en vol­car­se en la co­ci­na, re­to­man­do el in­te­rés por gui­sar e in­ter­cam­biar re­ce­tas, al mis­mo tiem­po que au­men­ta la preo­cu­pa­ción por una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble. Todo ello lo ve­mos cla­ra­men­te re­fle­ja­do en el cre­cien­te nú­me­ro de apli­ca­cio­nes des­ti­na­das a com­par­tir es­te ti­po de con­te­ni­dos y al in­ter­cam­bio de con­se­jos y ex­pe­rien­cias. En es­te con­tex­to, si exis­te una red que ha pues­to en el can­de­le­ro a los foo­dies es, sin du­da, Ins­ta­gram”.

vir­tual pa­ra en­con­trar la me­jor co­mi­da y res­tau­ran­tes de la ciu­dad. “Su prin­ci­pal di­fe­ren­cia con las de­más apli­ca­cio­nes es que Foods­pot­ting per­mi­te, ade­más, en­con­trar y ca­li­fi­car los pla­tos de ca­da lu­gar”, ex­po­ne Sa­bri­na Martínez, ex­plo­rar las re­ce­tas de la web, al­ma­ce­nar­las des­pués en Mi li­bro de co­ci­na y en­con­trar res­tau­ran­tes cer­ca de don­de se en­cuen­tra el usua­rio pa­ra aña­dir­los a la lista de de­seos.

Si­mi­lar a Foods­pot­ting pe­ro con la di­fe­ren­cia de que se cen­tra en lo­ca­les y res­tau­ran­tes in­de­pen­dien­tes. Per­fec­ta pa­ra los foo­dies más avis­pa­dos.

Una in­ge­nio­sa apli­ca­ción pa­ra las men­tes ávi­das de crea­ti­vi­dad. No só­lo per­mi­te bus­car y guar­dar re­ce­tas pa­ra echar­les un vis­ta­zo cuan­do no tie­nes in­ter­net, sino tam­bién crear re­ce­tas nue­vas a par­tir de los ali­men­tos que hay en tu ne­ve­ra. Crea­ti­vi­dad al po­der.

gracias a in­ter­net el fe­nó­meno se ha con­ver­ti­do en una ten­den­cia cre­cien­te. Cual­quier neo­yor­quino con un pa­la­dar vo­raz de nue­vas y ape­ti­to­sas ex­pe­rien­cias, por ejem­plo, no pue­de de­jar de vi­si­tar los des­cu­bri­mien­tos de Josh Bec­ker­man en su web Nyc.foo­die.com. Si en cam­bio vi­si­ta la ciu­dad del amor, Pa­risby­mouth.com es un si­tio in­dis­pen­sa­ble que de­be co­no­cer si desea des­cu­brir, en­tre mu­chos otros se­cre­tos, el me­jor vino en Pa­rís. Una de las ne­ce­si­da­des vi­ta­les y pe­ren­to­rias de la for­ma de ser de un foo­die es vol­car sus opi­nio­nes y fo­to­gra­fías lo an­tes po­si­ble en las re­des so­cia­les. “Los foo­dies siem­pre han com­par­ti­do la co­mi­da de sus pla­tos. De ma­ne­ra que si al­guien no com­par­te lo que tie­ne en el pla­to con uno, és­te no lo to­le­ra­ría. Por esa ra­zón, ven en in­ter­net una va­lio­sa fuen­te pa­ra com­par­tir sus reac­cio­nes y opi­nio­nes”. Un foo­die sin se­gui­do­res es co­mo un pez fue­ra del agua. Exis­ten ade­más in­fi­ni­dad de pu­bli­ca­cio­nes es­pe­cia­li­za­das en di­cho mo­vi­mien­to co­mo Api­cius –pa­ra mu­chos, la bi­blia–, Kin­folk Ma­ga­zi­ne, Polk Foo­die e in­clu­so fes­ti­va­les co­mo el que tie­ne lu­gar en Lon­dres ca­da año, el Foo­dies Fes­ti­val. En es­te úl­ti­mo hay des­de ca­tas de be­bi­das has­ta pre­sen­ta­cio­nes en tea­tros en las que los chefs con es­tre­lla Mi­che­lin más co­ti­za­dos en­se­ñan al­gu­nas de sus téc­ni­cas; de­gus­ta­cio­nes de dis­tin­tos pla­tos; crea­cio­nes de ca­lle; pro­duc­tos lo­ca­les o in­gre­dien­tes de cual­quier lu­gar del mun­do. En Va­len­cia se abrió en mar­zo el res­tau­ran­te Foo­dies, un en­cla­ve que mez­cla co­ci­na de in­fluen­cia in­ter­na­cio­nal y al­ta co­ci­na a un pre­cio ase­qui­ble y don­de la in­no­va­ción es­tá ase­gu­ra­da. ¿Por qué? No exis­te una car­ta pa­ra que los pla­tos sean más di­ná­mi­cos. Elin y Gui­ller­mo, apa­sio­na­dos de la gas­tro­no­mía y pro­pie­ta­rios del me­són, cuen­tan que tie­nen “in­fluen­cia de ca­si todo el mun­do. Por ejem­plo, pa­ra me­nú dia­rio ha­ce­mos bas­tan­te co­mi­da va­len­cia­na y arro­ces. Por la no­che, tra­ba­ja­mos un me­nú de­gus­ta­ción que ca­da se­ma­na cam­bia­mos”.

Sher­pas de la co­mi­da: el tu­ris­mo gas­tro­nó­mi­co The

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.