LA TEM­PLAN­ZA

La Vanguardia - ES - - CREAR -

La se­ma­na pa­sa­da les ha­blé so­bre la pru­den­cia, lo que me ani­mó a re­pa­sar la tra­di­cio­nal teo­ría de las vir­tu­des, acu­ña­da por la fi­lo­so­fía grie­ga, ela­bo­ra­da por la fi­lo­so­fía me­die­val, y re­cu­pe­ra­da más tar­de por la ac­tual psi­co­lo­gía po­si­ti­va es­ta­dou­ni­den­se. Una vez más, com­prue­bo la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar la ex­pe­rien­cia de la hu­ma­ni­dad, de co­no­cer el lar­go pro­ce­so de apren­di­za­je de nues­tra es­pe­cie, lleno de triun­fos y fra­ca­sos, de des­ci­frar nues­tro ge­no­ma cul­tu­ral. Si no lo ha­ce­mos, cae­re­mos en un tor­pe pri­mi­ti­vis­mo. ¿Por qué se va­lo­ró tan­to du­ran­te si­glos la vir­tud de la tem­plan­za?¿No es una vir­tud de mo­ji­ga­tos in­ca­pa­ces de go­zar del ex­ce­so y de la or­gía? La mo­de­ra­ción pa­re­ce con­de­nar­nos a la vul­ga­ri­dad. Hay en ella al­go de ti­bie­za, y na­da me­nos que Dios di­ce en la Bi­blia, “te re­cha­zo por­que no eres ni frío y ca­lien­te”. En es­te ca­so, co­mo en tan­tos otros, el uso ha des­fi­gu­ra­do las pa­la­bras, vol­vién­do­las con­fu­sas. Pa­ra li­be­rar a la tem­plan­za de su me­dio­cre sig­ni­fi­ca­do ac­tual –mo­de­ra­ción en el co­mer y en el be­ber– bas­ta pen­sar en dos tér­mi­nos em­pa­ren­ta­dos: el “tem­ple” de una es­pa­da o de un ca­rác­ter y el “cla­ve bien tem­pe­ra­do”, es de­cir, bien afi­na­do. Otras pa­la­bras de uso co­rrien­te de­ri­van de la mis­ma raíz. Tem­pe­ra­tu­ra y tem­pe­ra­men­to, por ejem­plo. Pro­ce­den to­das del ver­bo tem­pe­ra­re, que sig­ni­fi­ca­ba “bue­na cons­ti­tu­ción”, “la ade­cua­da do­si­fi­ca­ción o gra­da­ción de al­go”. En el ca­so del cli­ma, se re­fe­ría al cli­ma no ex­tre­ma­do, es de­cir, tem­pla­do. Co­mo los mé­di­cos an­ti­guos con­si­de­ra­ban que nues­tro or­ga­nis­mo es­ta­ba re­gu­la­do por cua­tro hu­mo­res –san­guí­neo, fle­má­ti­co, me­lan­có­li­co y co­lé­ri­co–, lla­ma­ron tem­pe­ra­men­to a la mez­cla de esos ele­men­tos. Cuan­do empezó a uti­li­zar­se en el te­rreno de la psi­co­lo­gía mo­ral, lo hi­zo tra­du­cien­do la pa­la­bra grie­ga soph­rosy­ne, sig­ni­fi­can­do la bue­na pro­por­ción de las pa­sio­nes. El li­bro que di­ri­gió du­ran­te si­glos la edu­ca­ción grie­ga, la Ilía­da, ya elo­gia­ba es­ta vir­tud mo­de­ra­do­ra. El te­ma cen­tral de la obra es la ira, la có­le­ra des­me­di­da de Aqui­les, y el an­ciano Nés­tor que ad­vier­te de las des­di­chas que trae la in­tem­pe­ran­cia. De­mos un sal­to de si­glos. Des­de ha­ce unos años, se ha pues­to de mo­da la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal o la edu­ca­ción emo­cio­nal. Una vez más, el des­cu­bri­mien­to del Me­di­te­rrá­neo se ja­lea co­mo un gran triun­fo. Prác­ti­ca­men­te todo su con­te­ni­do es­ta­ba ya tra­ta­do en la cen­te­na­ria teo­ría de las vir­tu­des y, en es­pe­cial, en el es­tu­dio de la tem­plan­za. Co­mo con­té en Pe­que­ño tra­ta­do de los gran­des vi­cios, los moralistas an­ti­guos sa­bían que las pa­sio­nes son pe­li­gro­sas, pe­ro que no se pue­de ha­cer na­da va­lio­so sin pa­sión.

LA ENER­GÍA QUE GE­NE­RAN LAS PA­SIO­NES ES LA QUE PER­MI­TE CON­VER­TIR EN AC­CIO­NES NUES­TRAS IDEAS

Ci­ce­rón pro­tes­ta con­tra los que con­si­de­ran que to­da pa­sión es una en­fer­me­dad y se pre­gun­ta: ¿có­mo va­mos a lla­mar en­fer­me­dad a la mi­se­ri­cor­dia o al amor? De las pa­sio­nes re­ci­bi­mos la ener­gía pa­ra la ac­ción. Sin ese ím­pe­tu, nues­tra ra­zón pue­de ser muy pers­pi­caz, pe­ro es pa­ra­lí­ti­ca, co­mo ha de­mos­tra­do la neu­ro­lo­gía. Si se sec­cio­nan los en­la­ces neu­ro­na­les del ló­bu­lo fron­tal (ra­zón) con el ló­bu­lo lím­bi­co (pa­sión), la per­so­na man­tie­ne su ca­pa­ci­dad de ra­zo­nar in­tac­ta, pe­ro es in­ca­paz de ac­tuar. La pa­sión es desea­ble por su ener­gía, pe­ro es te­mi­ble por su fal­ta de con­trol. Sé­ne­ca di­ce que quien es­tá arre­ba­ta­do por una pa­sión “ca­bal­ga so­bre una ola que na­die sa­be dón­de va a rom­per”. Es­to les preo­cu­pa­ba. El ar­duo tra­ba­jo de pe­ne­trar de in­te­li­gen­cia las pa­sio­nes –no de anu­lar­las– se le en­co­men­dó a la vir­tud de la tem­plan­za, que es la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal. Que­da pen­dien­te ges­tio­nar las emo­cio­nes, sue­na muy bien, pe­ro ¿con qué cri­te­rio ha­cer­lo? ¿Cuá­les mo­de­rar y cuá­les in­ten­si­fi­car? Lo res­pon­de­ré la se­ma­na pró­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.