CUAN­DO LA BE­LLE­ZA ES UN PRO­BLE­MA (EN EL TRA­BA­JO)

La be­lle­za se con­si­de­ra un fac­tor po­si­ti­vo, pe­ro al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes in­di­can que a ve­ces pue­de con­ver­tir­se en un obs­tácu­lo en el tra­ba­jo, in­clu­so mo­ti­vo de des­pi­do

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jordi Jar­que

Sí, no siem­pre es una ven­ta­ja ser bien pa­re­ci­do (so­bre todo, pa­re­ci­da) a la ho­ra de tra­ba­jar

Ni pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos ni vo­ca­ción ni ha­bi­li­da­des ni com­pe­ten­cias. Aun­que ge­ne­ral­men­te se pien­sa la be­lle­za co­mo fac­tor po­si­ti­vo, si una mu­jer es de­ma­sia­do atrac­ti­va es­to pue­de con­ver­tir­se en un pro­ble­ma pa­ra con­ser­var su pues­to de tra­ba­jo. Pue­de pa­re­cer anec­dó­ti­co, pe­ro ejem­plos no fal­tan. Y no so­la­men­te pa­ra man­te­ner el pues­to, sino tam­bién pa­ra con­se­guir­lo. Si bien es cier­to que al­gu­nos es­tu­dios in­di­can que ser gua­po pue­de ser una ven­ta­ja pa­ra su­pe­rar los pri­me­ros fil­tros de una en­tre­vis­ta laboral, otras in­ves­ti­ga­cio­nes in­di­can lo con­tra­rio. ¿Has­ta qué pun­to el as­pec­to fí­si­co de­ter­mi­na con­ti­nuar tra­ba­jan­do o en­con­trar­lo? ¿Su­ce­de lo mis­mo con el hom­bre?

“A prio­ri no ga­ran­ti­za na­da tu as­pec­to fí­si­co ni en un sen­ti­do ni en otro”, ase­gu­ra Eli­sa Sán­chez, psi­có­lo­ga, di­rec­to­ra de Idein, ex­per­ta en se­lec­ción de per­so­nal y bús­que­da di­rec­ta, pe­ro aña­de que tam­bién de­pen­de de los pre­jui­cios ins­ta­la­dos en la

cul­tu­ra pre­do­mi­nan­te. So­nia Lo­res, ca­za­do­ra de ta­len­tos du­ran­te tre­ce años, se­ña­la que va por paí­ses, pe­ro los es­te­reo­ti­pos pe­san, “y el de ru­bia gua­pa y ton­ta, por ejem­plo, to­da­vía pu­lu­la en al­gu­nas men­tes”. Ju­lián Ga­ba­rre, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Mor­fo­psi­co­lo­gía, fue di­rec­tor de per­so­nal y con­se­je­ro de­le­ga­do del gru­po hos­pi­ta­la­rio HHSCJ du­ran­te va­rios años, y co­no­ce de pri­me­ra mano ca­sos dón­de el atrac­ti­vo fí­si­co ha de­ter­mi­na­do al­gu­nas de­ci­sio­nes tan­to en un sen­ti­do co­mo en otro. “Hay la­bo­ra­to­rios que pre­fe­rían co­ger las chi­cas más gua­pas y, en al­gu­nos ca­sos, el que sean se­xis ha pro­vo­ca­do más de un pro­ble­ma”. Mien­tras que Est­her Ca­sa­de­mont, so­cia di­rec­to­ra du­ran­te más de vein­te años de una em­pre­sa de bús­que­da y se­lec­ción de per­so­nal de al­to ni­vel, co­men­ta su ex­pe­rien­cia: “Aun­que no me gus­te de­cir­lo, yo he en­con­tra­do que sí in­flu­ye, no tan­to en el mo­men­to de la con­tra­ta­ción co­mo en el del pro­ce­so de se­lec­ción”.

No se tra­ta de un via­je en el tiem­po a de­ce­nas de años atrás. Ejem­plos drás­ti­cos ac­tua­les no fal­tan. Co­mo el que sal­tó en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha­ce tres años cuan­do una eje­cu­ti­va es­ta­dou­ni­den­se fue des­pe­di­da de Ci­ti­bank por ser de­ma­sia­do atrac­ti­va, se­gún pa­la­bras de la pro­pia pro­ta­go­nis­ta, De­brah­lee Lo­ren­za­na. A su vez, ella de­man­dó a la em­pre­sa. La en­ti­dad fi­nan­cie­ra ar­gu­men­tó que di­cha eje­cu­ti­va ves­tía con ro­pa de­ma­sia­do ajus­ta­da y al­tos ta­co­nes y que eso dis­traía ex­ce­si­va­men­te a sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, era una pro­vo­ca­ción, a lo que ella re­pli­có que los clien­tes nun­ca ha­bían for­mu­la­do que­ja al­gu­na y que otras em­plea­das ves­tían igual o más pro­vo­ca­ti­va­men­te y na­die les ha­bía di­cho en cam­bio na­da. Pe­ro no te­nían un cuer­po tan per­fec­to, se­gún adu­jo la pro­pia em­pre­sa.

No só­lo en el sec­tor de las gran­des finanzas y eje­cu­ti­vas de al­to ni­vel. Las maes­tras tam­po­co es­ca­pan a es­ta mi­ra­da, co­mo le su­ce­dió a Mi­che­la Roth en Ita­lia ha­ce un año, al desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad en su tiem­po li­bre que pro­du­jo al­gu­nas reac­cio­nes. Los pa­dres no de­ja­ron que sus hi­jos fue­ran a la guar­de­ría has­ta que des­pi­die­ran a la maes­tra por ser de­ma­sia­do sexy. Su pe­ca­do era ha­ber po­sa­do co­mo mo­de­lo pa­ra un ca­len­da­rio en ac­ti­tu­des sen­sua­les y ha­ber ga­na­do va­rios con­cur­sos de be­lle­za. Aún así, Mi­che­la Roth no mos­tró ren­cor y de­ci­dió no de­nun­ciar por dis­cri­mi­na­ción a los pa­dres de la guar­de­ría ita­lia­na. No es un ca­so ex­cep­cio­nal. En el pre­sen­te año, otra pro­fe­so­ra, Oli­via Sprauer, tam­bién fue des­pe­di­da por tra­ba­jar, tam­bién en su tiem­po li­bre, co­mo mo­de­lo de ro­pa in­te­rior. El di­rec­tor del ins­ti­tu­to Mar­tin County High School En­glish, en Flo­ri­da, des­cu­brió una se­sión de fo­tos en la que la edu­ca­do­ra po­sa­ba en bi­ki­ni de for­ma sexy.

Ni eje­cu­ti­vas, ni maes­tras en ins­ti­tu­cio­nes. ¿Es ge­ne­ra­li­za­ble? Vean. A fi­na­les del año pa­sa­do, Ja­mes Knight, un den­tis­ta con clí­ni­ca pro­pia, pu­so de pa­ti­tas a la ca­lle a su ayu­dan­te Melissa Nel­son con el úni­co ar­gu­men­to de que re­sul­ta­ba ten­ta­do­ra,

SER BE­LLA PUE­DE RE­DU­CIR UN 30% EL TE­NER UNA EN­TRE­VIS­TA DE TRA­BA­JO

muy atrac­ti­va. No fue idea de él, sino de su mu­jer, que creía que tras diez años tra­ba­jan­do jun­tos po­día pa­sar cual­quier co­sa. El ca­so es que el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Io­wa, en Es­ta­dos Uni­dos, de­ci­dió uná­ni­me­men­te que es le­gal des­pe­dir a una em­plea­da si la atrac­ción es irre­sis­ti­ble. Va­ya, que me­jor no ser tan gua­pa y atrac­ti­va. Y si to­da­vía es­tán per­ple­jos por lo que aca­ban de leer, la guin­da la ha pues­to ha­ce cua­tro me­ses Lin­ke­dIn, una red so­cial de con­tac­tos pro­fe­sio­na­les, que obli­gó a cam­biar los

LOS EX­PER­TOS DI­CEN QUE TAM­BIÉN DE­PEN­DE DE LOS SEC­TO­RES

anun­cios con los que la em­pre­sa de con­tra­ta­ción de in­ge­nie­ros Tot­pal se anun­cia­ba en el por­tal por uti­li­zar imá­ge­nes de jó­ve­nes su­pues­ta­men­te de­ma­sia­do atrac­ti­vas pa­ra la reali­dad del sec­tor, se­gún se hi­zo eco The Daily Dot. El ca­so es que una de las fo­to­gra­fías per­te­ne­ce efec­ti­va­men­te a una in­ge­nie­ra in­for­má­ti­ca. El di­rec­tor de Top­tal, Ta­so du Val, la­men­tó que Lin­ke­dIn acep­ta­ra la pro­tes­ta de usua­rios de la red so­cial que ase­gu­ra­ban que las imá­ge­nes del anun­cio no se co­rres­pon­dían con la

TO­DA­VÍA SOR­PREN­DE QUE UNA IN­GE­NIE­RA PUE­DA SER MUY ATRAC­TI­VA HAY PAÍ­SES QUE PI­DEN CU­RRÍ­CU­LUM SIN FO­TO PA­RA QUE LA IMA­GEN NO IN­FLU­YA

reali­dad de los tra­ba­ja­do­res en in­ge­nie­ría in­for­má­ti­ca. Al me­nos Lin­ke­dIn fi­nal­men­te rec­ti­fi­có y ase­gu­ró que todo se de­bió a un error en un pro­ce­so ru­ti­na­rio de re­vi­sión de con­te­ni­dos. Va­ya.

Sea un error o no, Est­her Ca­sa­de­mont ex­pli­ca que no se tra­ta de una anéc­do­ta. Es­ta ex­per­ta co­men­ta que to­da­vía no se aso­cia el ser atrac­ti­vo con pues­tos téc­ni­cos, in­ge­nie­rías, in­ves­ti­ga­ción o pla­ta­for­mas de de­sa­rro­llo in­dus­trial. Y no so­la­men­te no se aso­cia: “El ser gua­pas ha si­do un han­di­cap. Hay clien­tes nues­tros que han des­es­ti­ma­do al­gu­na pro­pues­ta por el me­ro he­cho de las so­li­ci­tan­tes eran gua­pas, muy gua­pas, a pe­sar de cum­plir so­bra­da­men­te to­dos los re­qui­si­tos que re­que­rían pa­ra desem­pe­ñar su la­bor téc­ni­ca”. Ju­lián Ga­ba­rre tam­bién se ha abs­te­ni­do de pre­sen­tar an­te al­gu­nas em­pre­sas “un ros­tro ex­ce­si­va­men­te lla­ma­ti­vo, atrac­ti­vo y se­duc­tor en una se­lec­ción de per­so­nal por­que ya sé que lo van a re­cha­zar. Hay em­pre­sas que no lo que­rrán por­que lo aso­cian a una ima­gen de po­ca se­rie­dad”. So­nia Lo­res aña­de que pa­ra man­dos in­ter­me­dios y su­pe­rio­res, “si me he en­con­tra­do con una can­di­da­ta con una be­lle­za por en­ci­ma de la me­dia, me lo he te­ni­do que pen­sar más que con el res­to por­que pue­de ser un fac­tor que, a prio­ri, jue­gue en con­tra cuan­do la propones a la em­pre­sa que re­quie­re de sus com­pe­ten­cias pro­fe­sio­na­les”.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes lle­va­das a ca­bo tam­bién apo­yan es­te ex­tre­mo. Una de ellas, re­co­gi­da en So­cial Scien­ce Re­search Network ha­ce tres años y ac­tua­li­za­da en ju­nio del 2013, lle­gó a la con­clu­sión de que ser atrac­ti­va pue­de re­du­cir has­ta un 30% las po­si­bi­li­da­des de con­se­guir una pri­me­ra en­tre­vis­ta de tra­ba­jo, co­sa que no su­ce­de con los hom­bres. El es­tu­dio fue rea­li­za­do en Is­rael por Brad­ley J. Ruf­fle y Ze’ev Sh­tu­di­ner, am­bos de los de­par­ta­men­tos de Eco­no­mía de la Ben-Gu­rion Uni­ver­sity of the Ne­gev y del Ariel Uni­ver­sity Cen­ter. Sus au­to­res ex­pli­can que que­rían in­ves­ti­gar has­ta qué pun­to es im­por­tan­te el atrac­ti­vo fí­si­co en el pro­ce­so de con­tra­ta­ción y, en lu­gar de ha­cer­lo en un en­torno con­tro­la­do, de la­bo­ra­to­rio, de­ci­die­ron con­fec­cio­nar 5.312 cu­rri­cu­lum vi­tae pa­ra 2.656 ofer­tas de tra­ba­jo reales. Así que en­via­ron dos cu­rri­cu­lum prác­ti­ca­men­te idén­ti­cos pa­ra ca­da ofer­ta, pe­ro con una di­fe­ren­cia sus­tan­cial en­tre uno y otro: la fo­to. En uno el su­pues­to can­di­da­to no en­via­ba fo­to, mien­tras que en el otro se en­via­ba una fo­to de hom­bre o mu­jer atrac­ti­vo o de un hom­bre o mu­jer del mon­tón. ¿A quién lla­ma­ría la em­pre­sa pa­ra rea­li­zar es­ta pri­me­ra en­tre­vis­ta?

Las lla­ma­das a los cu­rri­cu­lum con la fo­to de un hom­bre atrac­ti­vo fue­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más al­tos que aque­llos que se en­via­ron sin nin­gu­na fo­to, y ca­si el do­ble que los que lle­va­ban una fo­to de hom­bre de as­pec­to co­rrien­te. En cam­bio, en el ca­so de los cu­rri­cu­lum con fo­tos de mu­je­res atrac­ti­vas fue­ron los que re­ci­bie­ron me­nos lla­ma­das pa­ra esa pri­me­ra en­tre­vis­ta, mien­tras que las can­di­da­tas sin fo­to son las que ob­tu­vie­ron un ma­yor por­cen­ta­je de res­pues­tas, más que las mu­je­res atrac­ti­vas (un 30% más), y más que las mu­je­res de as­pec­to sen­ci­llo (un 22% más). Pe­ro tal vez lo más lla­ma­ti­vo es que los in­ves­ti­ga­do­res de­ci­die­ron ave­ri­guar quién ha­bía rea­li­za­do la pri­me­ra cri­ba pa­ra lla­mar o no a los can­di­da­tos, y en más del 90% de los ca­sos se tra­ta­ba de mu­je­res de en­tre 23 y 34 años y ma­yo­ri­ta­ria­men­te sin pa­re­ja. “Ana­li­za­mos una se­rie de ex­pli­ca­cio­nes y se apor­ta­ron prue­bas de que los ce­los fe­me­ni­nos ha­cia las mu­je­res atrac­ti­vas en el lu­gar del tra­ba­jo es la prin­ci­pal ra­zón pa­ra dis­cri­mi­nar­las”, con­clu­ye­ron los in­ves­ti­ga­do­res, al­go así co­mo que las en­car­ga­das de es­ta pri­me­ra se­lec­ción sen­tían en­vi­dia por el atrac­ti­vo de las can­di­da­tas, al me­nos en es­te ca­so, por­que no to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la in­ci­den­cia del atrac­ti­vo ob­tie­nen los mis­mos re­sul­ta­dos. Es­te mis­mo año, los in­ves­ti­ga­do­res Gio­van­ni Bu­set­ta y Ema­nue­la Vi­sa­lli, del de­par­ta­men­to de Cien­cias Eco­nó­mi­cas de la Uni­ver­si­dad de Mes­si­na, y Fa­bio Fio­ri­llo, del de­par­ta­men­to de Cien­cias So­cia­les y Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de­lle Mar­che, en Ita­lia, pu­bli­ca­ron tam­bién sus con­clu­sio­nes en re­la­ción con esa pri­me­ra eta­pa del pro­ce­so de con­tra­ta­ción se­gún el atrac­ti­vo de los can­di­da­tos. Re­su­mien­do, en es­ta oca­sión los hom­bres y mu­je­res atrac­ti­vos re­ci­bie­ron el ma­yor nú­me­ro de las res­pues­tas pa­ra rea­li­zar esa pri­me­ra en­tre­vis­ta (cer­ca del 50%), mien­tras que los cu­rri­cu­lum sin fo­to de mu­je­res ex­tran­je­ras re­ci­bie­ron una res­pues­ta de un 12% y el de las mu­je­res co­mu­nes só­lo un 7%. En el ca­so de los hom­bres po­co atrac­ti­vos la res­pues­ta fue del 26%.

Pa­ra los ex­per­tos, es­ta dis­pa­ri­dad de re­sul­ta­dos es nor­mal por­que de­pen­de tan­to del país co­mo de la cul­tu­ra o los sec­to­res en los que se desa­rro­lla la ac­ti­vi­dad laboral. “En Es­pa­ña pre­va­le­ce el cul­to a la be­lle­za por el sec­tor ser­vi­cios. Mien­tras que en Ale­ma­nia es un país don­de pre­va­le­ce el de­sa­rro­llo in­dus­trial y la in­ves­ti­ga­ción. Los es­te­reo­ti­pos fun­cio­nan, co­mo el de que las me­jo­res se­cre­ta­rias son las feas, por­que hay quien cree que si es muy gua­pa, es­ta­rá en es­te pues­to de tra­ba­jo no tan­to por sus com­pe­ten­cias co­mo por su es­pe­cial atrac­ti­vo. Aún así, no se pue­de ge­ne­ra­li­zar”, se­ña­la So­nia Lo­res.

Por su par­te, Eli­sa Sán­chez in­ci­de en el as­pec­to cul­tu­ral: “En al­gu­nos paí­ses la­ti­nos es nor­mal que las mu­je­res va­yan con escotes pro­nun­cia­dos, ro­pas ajus­ta­das y ta­co­nes. En Es­pa­ña no se acep­ta tan­to, no se ve bien. Y mu­cho me­nos en paí­ses ára­bes. La be­lle­za pue­de mo­les­tar”. Est­her Ca­sa­de­mont co­rra­bo­ra es­te ex­tre­mo: “En igual­dad de con­di­cio­nes, me que­do con la más fea. Es­to me lo ha di­cho en más de una oca­sión la per­so­na que te­nía que de­ci­dir con quién se que­da­ba fi­nal­men­te en­tre va­rios can­di­da­tos. Es­to en em­pre­sas de i+D. Pe­ro en pro­yec­tos in­ter­na­cio­na­les nun­ca me ha pa­sa­do. Aquí to­da­vía pre­va­le­ce una men­ta­li­dad an­ces­tral y pue­ble­ri­na. Eso sí, en el sec­tor de la mo­da, de la cos­mé­ti­ca y del

lu­jo, así co­mo en los de­par­ta­men­tos re­la­cio­na­dos con la ima­gen, las quie­ren gua­pas. Mu­chas ve­ces ya me avi­san: ‘ni me la trai­gas si no es gua­pa’”. An­te es­ta si­tua­ción pa­re­ce ló­gi­co en­con­trar per­so­nas que tam­bién se que­jan de es­te otro ex­tre­mo: ha­ce dos me­ses un me­teo­ró­lo­go de Los Án­ge­les de­nun­ció a la ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se CBS por ex­cluir­le de un pro­ce­so de se­lec­ción pa­ra con­tra­tar en su lu­gar a una mu­jer jo­ven y atrac­ti­va.

Sea lo que sea, to­da­vía que­da mu­cho ca­mino que re­co­rrer. “Fal­ta mu­cha re­no­va­ción en los pues­tos don­de to­man es­tas de­ci­sio­nes pa­ra no te­ner pre­sen­te to­das es­tas ton­te­rías”, con­clu­ye Est­her Ca­sa­de­mont. Eli­sa Sán­chez co­men­ta que, en es­te sen­ti­do, ca­da vez hay más em­pre­sas que pre­fie­ren que en los cu­rrí­cu­lum no se in­clu­ya una fo­to­gra­fía del can­di­da­to pa­ra no de­jar­se in­fluen­ciar y aten­der ex­clu­si­va­men­te las com­pe­ten­cias de quien as­pi­ra al pues­to de tra­ba­jo. “Hay paí­ses don­de no es­tá bien vis­to in­cluir la fo­to”, co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, In­gla­te­rra o Aus­tra­lia. “In­clu­so, en el ca­so de Es­ta­dos Uni­dos, pre­fie­ren que no pon­gas ni la edad ni si tie­nes hi­jos o pa­re­ja. Pre­fie­ren cen­trar­se en la pro­fe­sio­na­li­dad y no caer en fac­to­res de dis­cri­mi­na­ción”. En Es­pa­ña va por sec­to­res. En em­pre­sas re­la­cio­na­das con la mo­da y la ima­gen, el 100% prác­ti­ca­men­te es im­pres­cin­di­ble la fo­to en el cu­rrí­cu­lum, mien­tras que en el sec­tor in­dus­trial ca­da vez más se tien­de a no ad­jun­tar fo­to­gra­fía. En cual­quier ca­so, co­mo re­cuer­da Eli­sa Sán­chez, pa­ra bien o pa­ra mal, la be­lle­za no es in­di­fe­ren­te, “la cues­tión es có­mo se in­cor­po­ra la be­lle­za”. Un re­to pa­ra la edu­ca­ción.

Mad Mad men men Joan Ho­llo­way tra­ba­ja en una agen­cia de pu­bli­ci­dad y te­me se­guir los

pa­sos de Mary­lin Mon­roe

Ho­me­land Ho­me­land Ca­rrie Ca­rrie Mat­hi­son Mat­hi­son es es una una agen­te agen­te de de la la CIA CIA muy muy ac­ti­va ac­ti­va y y con con ca­rác­ter ca­rác­ter

te Damages abo­ga­da La Ellen jo­ven Par­sons y bri­llan- se de­ba­te en­tre la éti­ca y la am­bi­ción

Damages Patty He­wes, una to­do­po­de­ro­sa abo­ga­da que ha­rá lo que de­ba pa­ra pi­llar a los co­rrup­tos

CSI: Nue­va York Ste­lla Bo­na­se­ra es una de­tec­ti­ve de la po­li­cía de Nue­va York que se in­cor­po­ra al FBI

The brid­ge Son­ya Cross, de la po­li­cía lo­cal de El Pa­so, tie­ne el sín­dro­me de As­per­ger, un ti­po de au­tis­mo

Bo­nes Tem­pe­ran­ce Bren­nan, una ex­cep­cio­nal an­tro­pó­lo­ga fo­ren­se que ade­más es­cri­be no­ve­las ne­gras

CSI: Mia­mi La sar­gen­to Ca­lleigh Du­ques­ne uti­li­za tan­to el en­can­to, co­mo la cal­ma y la ra­cio­na­li­dad

El men­ta­lis­ta La bri­ga­da de po­li­cía Te­re­sa Lis­bon, una mu­jer be­lla y lí­der fuer­te, va­lien­te y de­ci­di­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.