¿CEJAS GRUE­SAS O FI­NAS?

No se le da la su­fi­cien­te im­por­tan­cia al cui­da­do de las cejas y a ve­ces in­clu­so se mal­tra­tan has­ta el pun­to de que pue­den lle­gar a des­po­blar­se por com­ple­to y pa­ra siem­pre. Pe­ro son im­por­tan­tes. En­mar­can el ros­tro y son ca­si una car­ta de pre­sen­ta­ción de no

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Esa es la cues­tión que se plan­tean mi­les de mu­je­res... la ten­den­cia del mo­men­to di­ce que grue­sas, pe­ro pa­ra gus­tos...

Las cejas su­per po­bla­das de la mo­de­lo de mo­da, Ca­ra De­le­vin­gne, se han im­pues­to en to­das las pa­sa­re­las. Y, co­mo con­se­cuen­cia, tam­bién en la ca­lle don­de ca­da vez son me­nos las que se pier­den las úl­ti­mas ten­den­cias. Sí, con­ti­núa la su­pre­ma­cía de las cejas grue­sas, na­tu­ra­les y ca­si sal­va­jes y, es­ta tem­po­ra­da, in­clu­so en su ver­sión pin­ta­da. “Es una ven­ta­ja im­por­tan­te por­que las cejas son de­li­ca­das y las de­pi­la­cio­nes y los años pa­san fac­tu­ra en es­ta zo­na”, ex­pli­ca el es­ti­lis­ta Jo­sep Pons, que re­cuer­da que “aun­que hay fór­mu­las pa­ra re­cu­pe­rar­las, no siem­pre es po­si­ble por lo que al­go de ma­qui­lla­je en la zo­na pue­de ayu­dar”. En efec­to, las cejas, al me­nos en­tre las mu­je­res es­pa­ño­las, son una de las zo­nas que más se de­pi­lan. Y si no se ha­ce co­rrec­ta­men­te, el des­a­gui­sa­do pue­de ser pa­ra siem­pre. Se­gún una en­cues­ta re­cien­te rea­li­za­da por Veet, cuan­do lle­ga el frío, las axi­las es la zo­na que más se de­pi­lan las es­pa­ño­las (el 54%), le si­guen las pier­nas (43,9%) y lue­go las cejas (37,9%). Es­tre­lla Pu­jol, del cen­tro de es­té­ti­ca Oxi­gen, re­cuer­da que hay que vi­gi­lar por­que “la mo­da va cam­bian­do y con ella tam­bién han ido cam­bian­do las ten­den­cias de per­fi­lar las cejas. Y si ac­tual­men­te se apues­ta por la na­tu­ra­li­dad, es tam­bién bien cier­to que en el pa­sa­do se han lle­ga­do a de­pi­lar has­ta el ex­tre­mo. De­jan­do las cejas en su mí­ni­ma ex­pre­sión, ca­si inexis­ten­tes”. Es im­pres­cin­di­ble cui­dar­las y no es tan com­pli­ca­do. “Só­lo con de­pi­lar­las ca­da 15 días (la fre­cuen­cia de­pen­de­rá de ca­da per­so­na y del pe­lo) y evi­tan­do otras fór­mu­las que no sean pin­zas o hi­lo, así co­mo caer en la ten­ta­ción de caer en las mo­das de de­pi­la­ción ex­ce­si­vas es su­fi­cien­te”, re­cuer­da Pu­jol, que tam­bién ad­vier­te que “hay que evi­tar uti­li­zar la ce­ra, ya que el ca­lor y el ti­rón, son muy per­ju­di­cia­les y en un fu­tu­ro fa­vo­re­cen la fla­ci­dez y el en­ve­je­ci­mien­to de la piel de es­ta zo­na”. ¿Có­mo evi­tar que que­den des­po­bla­das? Pues qui­tan­do úni­ca­men­te los pe­li­tos que va­yan sa­lien­do y que des­di­bu­jen la ce­ja, y evi­tar de­pi­lar­las en ex­ce­so sea cual sea la mo­da por­que, al fi­nal, “lo que hay que bus­car son for­mas que va­yan de acuer­do con el ros­tro de ca­da uno, sea cual sea la ten­den­cia que se im­po­ne en la ca­lle”. Eso sí, “si exis­te un pro­ble­ma de caí­da o alo­pe­cia, tie­ne di­fí­cil so­lu­ción pe­ro se pue­de fre­nar o me­jo­rar, hay que re­cu­rrir al apor­te de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les por vía oral, con com­ple­men­tos ali­men­ti­cios”, cuen­tan en Oxi­gen. Una vez han caí­do (so­bre todo co­mo con­se­cuen­cia de reite­ra­das

de­pi­la­cio­nes mal he­chas), son muy di­fí­ci­les de re­cu­pe­rar aun­que ac­tual­men­te exis­ten pro­duc­tos en el mer­ca­do que es­ti­mu­lan el cre­ci­mien­to na­tu­ral del pe­lo. “Hay que re­co­no­cer que con pa­cien­cia y cons­tan­cia, es­tos pro­duc­tos es­tán dan­do muy bue­nos re­sul­ta­dos”, aña­de Pu­jol. Re­cien­te­men­te ha sa­li­do al mer­ca­do el sé­rum M2 Brows, pio­ne­ro en la es­ti­mu­la­ción del cre­ci­mien­to de pe­lo en es­ta zo­na tan de­li­ca­da. ¿Sus in­gre­dien­tes? MDN, que es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to na­tu­ral de las cejas; black sea rod oil (res­tau­ra la fun­ción de los fo­lícu­los pi­lo­sos); Bio­ti­na (vi­ta­mi­na BY pa­ra for­ta­le­cer­las); áci­do hia­lu­ró­ni­co (les apor­ta fle­xi­bi­li­dad); Pro­dew 300 (ab­sor­be y fi­ja la hu­me­dad) y gli­co­sa­mi­no­gli­ca­nos hi­dro­li­za­dos, que fi­jan la hu­me­dad y las ha­cen fle­xi­bles y re­sis­ten­tes. En los ca­sos irre­cu­pe­ra­bles, se pue­de re­cu­rrir a la mi­cro­pig­men­ta­ción, que ha me­jo­ra­do mu­cho en los úl­ti­mos años y pue­de dar un re­sul­ta­do muy na­tu­ral, si­mu­lan­do la pre­sen­cia pe­lo a pe­lo. En ca­bi­na no exis­ten tra­ta­mien­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra cejas, más allá de la de­pi­la­ción (con pin­zas o hi­lo de se­da) o la per­ma­nen­te li­sa (pa­ra cejas re­bel­des) y, en casa, se pue­den cui­dar con la apli­ca­ción de sé­rums que re­vi­ta­li­zan y apor­tan nu­trien­tes pa­ra man­te­ner­las sa­nas y fuer­tes. ¿Y los hom­bres? El cui­da­do de las cejas en los hom­bres ha de­ja­do de ser un ta­bú y ca­si va­le todo. Los hay que sim­ple­men­te se las de­pi­lan por ne­ce­si­dad y las de­jan muy na­tu­ra­les, pe­ro los hay que van un po­co más allá y, si­guien­do la mo­da que mar­can re­co­no­ci­dos ico­nos me­tro­se­xua­les, se las per­fi­lan co­mo si de una mu­jer se tra­ta­ra. Es una cues­tión de gus­tos. El con­se­jo de los pro­fe­sio­na­les: “¡Que se cui­den pe­ro que no se no­te! Que­da muy po­co na­tu­ral por­que los po­ros son más pro­nun­cia­dos y, a ve­ces, que­da desas­tro­so ver por dón­de han pa­sa­do las pin­zas”, ad­vier­te Pu­jol. Lo que es­tá cla­ro es que unas cejas bien arre­gla­das y de­pi­la­das pue­den cam­biar de for­ma ra­di­cal la ex­pre­sión del ros­tro, por­que las cejas en­mar­can y por ex­ten­sión le dan de­fi­ni­ción a la ca­ra. ¿El prin­ci­pal error? Bus­car la si­me­tría. Los ex­per­tos lo di­cen muy cla­ro “las cejas de­be­rían pa­re­cer siem­pre her­ma­nas, pe­ro no ge­me­las, y ja­más pri­mas le­ja­nas”. Así, cuan­do uno quie­re de­pi­lar­se las cejas, lo pri­me­ro que de­be op­tar es por con­di­cio­nes per­fec­tas. Jo­sep Pons re­cuer­da que lo me­jor es que “sea con una bue­ní­si­ma ilu­mi­na­ción, ce­pi­llar­las y lue­go tra­ba­jar con su­mo cui­da­do la zo­na”. Pri­me­ro hay que es­tu­diar las me­di­das reales que de­be te­ner la ce­ja. “Es un pa­so muy sen­ci­llo y sir­ve pa­ra cual­quier ti­po o for­ma de ros­tro. Só­lo hay que po­ner un lá­piz o bro­cha jun­to al puen­te de tu na­riz de for­ma com­ple­ta­men­te rec­ta: ahí es pre­ci­sa­men­te don­de de­be co­men­zar tu ce­ja, de lo con­tra­rio la mi­ra­da se se­pa­ra­rá o ce­rra­rá de­ma­sia­do. Y pa­ra me­dir el ar­co, hay que mar­car una lí­nea de la co­mi­su­ra de la na­riz has­ta el cen­tro del iris de tu ojo. Eso mos­tra­rá el ar­co ideal pa­ra tus cejas. Fi­nal­men­te, pa­ra de­ter­mi­nar dón­de de­be es­tar el fi­nal de la ce­ja (im­por­tan­tí­si­mo), se co­lo­ca la bro­cha de la co­mi­su­ra de la na­riz ha­cia la co­mi­su­ra ex­ter­na del ojo”, aca­ba Jo­sep Pons.

LAS CEJAS PO­BLA­DAS DE CA­RA DE­LE­VIN­GNE SON PU­RA TEN­DEN­CIA ELLOS TAM­BIÉN TIE­NEN QUE CUI­DAR­LAS, PE­RO ¡QUE NO SE NO­TE!

La mo­de­lo de mo­da, Ca­ra De­le­vin­gne, ha he­cho de sus cejas ca­si sal­va­jes una cla­ra se­ña de iden­ti­dad

Las cejas con for­ma de ga­tos ga­tos

acos­ta­dos acos­ta­dos co­mo las de Mar­tin Scor­se­se me­re­cen más de una pá­gi­na en in­ter­net

C

B

A

D

E

FEs­te es­que­ma mues­tra la fór­mu­la pa­ra me­dir el co­mien­zo y el fi­nal de la ce­ja, así co­mo el ar­co ideal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.