APRE­TAR LOS DIEN­TES

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Mu­cha gen­te que su­fre es­trés aprie­ta los dien­tes a ve­ces sin dar­se cuen­ta, a ve­ces dur­mien­do. Ra­zo­nes del bru­xis­mo y po­si­bles so­lu­cio­nes

El bru­xis­mo afec­ta a una gran ca­pa de la po­bla­ción adul­ta, a me­nu­do sin sa­ber­lo. Con la cri­sis eco­nó­mi­ca ca­da vez más per­so­nas aprietan o re­chi­nan los dien­tes de for­ma in­vo­lun­ta­ria. In­clu­so al dor­mir. Las con­se­cuen­cias son más im­por­tan­tes de lo que pa­re­ce, y van del des­gas­te den­tal has­ta los do­lo­res de oí­do. La fé­ru­la de des­car­ga cons­ti­tu­ye el re­me­dio más co­mún. Aun­que lo me­jor se­ría re­la­jar­se

El cuer­po ha­bla. Los ner­vios po­nen a du­ra prue­ba al or­ga­nis­mo y el es­trés tie­ne que sa­lir por al­gún si­tio. Las ten­sio­nes se ca­na­li­zan ha­cia fo­cos que se ma­ni­fies­tan de va­rias for­mas: des­de ges­tos in­cons­cien­tes co­mo mor­der­se las uñas, pa­san­do por erup­cio­nes cu­tá­neas o pro­ble­mas gás­tri­cos, has­ta pa­to­lo­gías más gra­ves co­mo de­pre­sio­nes o al­te­ra­cio­nes del rit­mo car­dia­co. A to­das es­tas, hay que aña­dir una más: el bru­xis­mo. Es el há­bi­to in­vo­lun­ta­rio de apre­tar o re­chi­nar los dien­tes sin que se ten­ga al­go que mas­ti­car en la bo­ca. Es­tas dos for­mas de bru­xis­mo son muy fre­cuen­tes. Por lo ge­ne­ral, el pri­me­ro se sue­le pro­du­cir du­ran­te el día, mien­tras que el se­gun­do há­bi­to es más ha­bi­tual en el bru­xis­mo noc­turno. El ori­gen de am­bos fe­nó­me­nos es el mis­mo: se tra­ta de una con­trac­ción de la mus­cu­la­tu­ra fa­cial. Que aca­ba cau­san­do da­ños co­mo des­gas­te den­tal, au­men­to de la sen­si­bi­li­dad gen­gi­val, fi­su­ras en el es­mal­te. Si no se in­ter­vie­ne a tiem­po, has­ta se pue­den cau­sar frac­tu­ras. Al ser un re­fle­jo in­cons­cien­te, al prin­ci­pio es di­fí­cil dar­se cuen­ta de que se tie­ne un pro­ble­ma es­pe­cí­fi­co. ¿Cuá­les son los sín­to­mas? Si se re­chi­na, en­ton­ces se pro­du­ci­rá un rui­do noc­turno. El com­pa­ñe­ro de ca­ma, si es que hay, se da­rá cuen­ta de que pa­sa al­go. La con­trac­ción se sue­le pro­du­cir du­ran­te fa­ses con­cre­tas del sue­ño. Du­ra de me­dia unos diez se­gun­dos, en va­rias tan­das cí­cli­cas. De no­che, la fuer­za con la que se aprie­ta la man­dí­bu­la se in­cre­men­ta un 40%, con lo que al des­per­tar­se, se no­ta­rá al­go: do­lor de ca­be­za o de oí­do, ma­reos, pér­di­das de equi­li­brio, mo­les­tias al bos­te­zar y has­ta do­lo­res en las cer­vi­ca­les. Si se aprie­ta la man­dí­bu­la de día, al vol­ver a casa des­pués del tra­ba­jo se no­ta­rán sín­to­mas pa­re­ci­dos. ¿Bas­ta con mi­rar­se al es­pe­jo pa­ra sa­ber si se su­fre bru­xis­mo? Hay mu­chos in­di­cios. A ve­ces el pa­cien­te pue­de ob­ser­var que sus dien­tes se van ha­cien­do más pe­que­ños por el des­gas­te, que son más sen­si­bles al frío y al ca­lor, que exis­ten mo­les­tias en la ar­ti­cu­la­ción cuan­do mas­ti­ca ali­men­tos du­ros. En ca­sos ex­tre­mos, se pue­de lle­gar a sen­tir que se des­en­ca­ja la man­dí­bu­la. Más pis­tas: al­gu­nos es­tu­dios tam­bién han de­tec­ta­do que, mien­tras se duer­me, de­bi­do al bru­xis­mo se pue­den pro­vo­car al­te­ra­cio­nes el sue­ño, au­men­to de la su­do­ra­ción y va­ria­cio­nes de la pre­sión san­guí­nea. Evi­den­te­men­te, el me­jor diag­nós­ti­co es el que nos pro­por­cio­na­rá el den­tis­ta. “Es un fe­nó­meno que se es­tá ex­tien­do”, ase­gu­ra Con­chi­ta Cu­rull, di­rec­to­ra mé­di­ca de la clí­ni­ca Cu­rull, de­le­ga­da en Ta­rra­go­na de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Pe­rio­don­cia y pro­mo­to­ra de la téc­ni­ca de cui­da­do den­tal co­no­ci­da co­mo “son­ri­sa di­gi­tal”. “En nues­tra con­sul­ta he­mos tra­ta­do en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año los mis­mos ca­sos que en todo el año an­te­rior”. Los da­tos lo con­fir­man. De acuer­do con un es­tu­dio del Con­se­jo de Den­tis­tas (or­ga­ni­za­ción co­le­gial de den­tis­tas de Es­pa­ña), en la ac­tua­li­dad sie­te de ca­da adul­tos es­pa­ño­les pa­de­cen bru­xis­mo aun­que mu­chos de los afec­ta­dos no son cons­cien­tes de ello. “Es­ta ci­fra se ha agra­va­do con la cri­sis ya que las vi­si­tas a las con­sul­tas de los odon­tó­lo­gos y es­to- ma­tó­lo­gos han des­cen­di­do en­tre un 30% y un 40% de­bi­do a la ac­tual si­tua­ción eco­nó­mi­ca”. Es de­cir, al acu­dir me­nos al den­tis­ta el des­gas­te no se cu­ra y los sín­to­mas del bru­xis­mo es­tán apa­re­cien­do con to­das sus fuer­zas. “Los di­rec­ti­vos em­pre­sa­ria­les son los gran­des per­ju­di­ca­dos por es­ta do­len­cia, que ha au­men­ta­do un 30% de for­ma gra­dual des­de el 2009. Tam­bién el co­lec­ti­vo po­li­cial y el de los maes­tros son otros de los gran­des afec­ta­dos”, ex­pli­can des­de el Con­se­jo de Den­tis­tas. Pe­ro hay de todo. Bas­te con que una per­so­na se en­cuen­tre por sus cir­cuns­tan­cias en un ni­vel de es­trés al­to, co­mo por ejem­plo un es­tu­dian­te que pre­pa­ra opo­si­cio­nes, que los dien­tes aca­ban su­frien­do. “Tu­ve en­tre mis clien­tes el pre­si­den­te de un club de fút­bol que se po­nía muy ner­vio­so du­ran­te los par­ti­dos y al fi­nal tu­vi­mos que in­ter­ve­nir”, cuen­ta Cu­rull, que re­cuer­da que el bru­xis­mo tien­de a afec­tar “más a mu­je­res que a hom­bres y es­pe­cial­men­te en­tre eda­des com­pren­di­das en­tre los 20 y los 40 años”. Aun­que no ha­ya evi­den­cias cien­tí­fi­cas so­bre el te­ma, todo es­tá re­la­cio­na­do con los ner­vios: es en la edad adul­ta cuan­do se acu­mu­lan más ten­sio­nes. Asi­mis­mo, pa­re­ce ser que las mu­je­res tie­nen una es­pe­cial sen­si­bi­li­dad emo­ti­va, que aca­ba re­fle­ján­do­se en el apa­ra­to den­tal. En cam­bio, los ni­ños no sue­len su­frir es­ta pa­to­lo­gía. De to­das ma­ne­ras, co­mo la bo­ca de los más pe­que­ños evo­lu­cio­na con­ti­nua­men­te, no ten­dría sen­ti­do in­ter­ve­nir ya que tie­ne que ha­ber una cier­ta ma­du­rez bu­cal pa­ra que el den­tis­ta de­ci­da ac­tuar. Eso sí, ca­be se­ña­lar que en al­gu­nos ca­sos el ori­gen del bru­xis­mo no pro­ce­de de cau­sas emo­cio­na­les o de es­trés, sino que es­tá des­en­ca­de­na­do por una ma­la oclu­sión. “En es­te ca­so se de­be­rá co­rre­gir la po­si­ción de los dien­tes con un tra­ta­mien­to de or­to­don­cia”, di­ce Mó­ni­ca Vi­ca­rio, doc­to­ra en Odon­to­lo­gía, pro­fe­so­ra aso­cia­da del más­ter de Pe­rio­don­cia e Im­plan­tes de la Uni­ver­si­tat In­ter­na­cio­nal de Ca­ta­lun­ya. “En otros ca­sos, el bru­xis­mo es el re­sul­ta­do del efec­to se­cun­da­rio de cier­tas me­di­ca­cio­nes an­ti­de­pre­si­vas, por lo que el tra­ta­mien­to es­ta­rá en­fo­ca­do en la mo­du­la­ción o sus­ti­tu­ción de las mis­mas si fue­ra po­si­ble”, se­ña­la. Lle­ga­mos al pun­to cla­ve: ¿Có­mo po­ner­le re­me­dio? La fé­ru­la de des­car­ga es la op­ción más co­mún. Con­sis­te en un pro­tec­tor bu­cal he­cho a me­di­da, de dos o tres mi­lí­me­tros de es­pe­sor que tie­ne la fi­na­li­dad de man­te­ner la man­dí­bu­la en una po­si­ción más re­la­ja­da, evi­tar que los dien­tes fric­cio­nen en­tre sí y pro­te­ger la ar­ti­cu­la­ción. Pue­de po­ner­se en la de arri­ba o de aba­jo, se­gún los ca­sos y de acuer­do con el diag­nós­ti­co del den­tis­ta. He­cha de si­li­co­na du­ra, pa­re­ce plás­ti­co trans­pa­ren­te (aun­que no lo es). El cos­te pue­de os­ci­lar en­tre 200 y 400 eu­ros. Si se con­si­gue de­tec­tar el ori­gen del bru­xis­mo y erra­di­car o dis­mi­nuir sus cau­sas, el uso de la fé­ru­la pue­de li­mi­tar­se tem­po­ral­men­te has­ta con­se­guir que des­apa­rez­ca es­te há­bi­to in­vo­lun­ta­rio. A lo lar­go de la vi­da del pa­cien­te y de­pen­dien­do de la épo­ca de es­trés pue­de te­ner re­ci­di­vas y ne­ce­si­tar­la otra

DE­BI­DO A LA CRI­SIS, LOS CA­SOS SE HAN DIS­PA­RA­DO UN 30% LA FÉ­RU­LA HAY QUE LLE­VAR­LA DU­RAN­TE UN TIEM­PO SE­GUI­DO

vez. Ojo, que si de­ja de usar du­ran­te un tiem­po, los dien­tes pue­den vol­ver a mo­ver­se y lue­go ha­brá que vol­ver a en­car­gar otra fé­ru­la nue­va. “Yo creo que una vez que se apli­ca la fé­ru­la hay que usar­la to­da la vi­da, di­ce Cu­rull. Lo más ha­bi­tual es po­nér­se­la du­ran­te la no­che al dor­mir. “Es muy im­por­tan­te po­nér­se­la siem­pre. Por­que el día que no te la po­nes, vuel­ves des­de ce­ro”, sos­tie­ne es­ta ex­per­ta. Ade­más –ex­pli­ca Cu­rull–, la fé­ru­la es muy acon­se­ja­ble tam­bién en el ca­so de im­plan­tes den­ta­les, que así que­dan pro­te­gi­dos. En efec­to, con los im­plan­tes se pue­de per­der al­go de sen­si­bi­li­dad y el bru­xis­mo, de ma­ni­fes­tar­se, da­ña­ría los dien­tes sin que el pa­cien­te se dé cuen­ta. En todo ca­so, pa­ra Cu­rull, lle­var la fé­ru­la más de do­ce ho­ras no es acon­se­ja­ble, por­que a lar­go pla­zo po­dría cau­sar pro­ble­mas. Hay quie­nes –los que pa­de­cen bru­xis­mo diurno– tam­bién la usan de día: mien­tras se usa el or­de­na­dor, se lee el pe­rió­di­co… pe­ro es más com­pli­ca­do. “Só­lo al­gu­nos po­drán lle­var la fé­ru­la en ho­ras diur­nas, en los ra­tos que pue­dan es­tar en casa. Por lo tan­to, ha de ser el pro­pio pa­cien­te quien de­be men­ta­li­zar­se pa­ra de­tec­tar aque­llos mo­men­tos en los que se en­cuen­tra apre­tan­do sus dien­tes”, ex­pli­ca Mó­ni­ca Vi­ca­rio. Pue­de ser mien­tras con­du­ce el co­che en un atas­co, o en el tra­ba­jo cuan­do el je­fe le re­ga­ña, po­co im­por­ta. Lo ideal se­ría dar­se cuen­ta y con­tro­lar­se. “Se de­be apren­der a sus­ti­tuir el há­bi­to de apre­tar los dien­tes por otro ti­po de mo­vi­mien­to que no sea no­ci­vo”, di­ce Vi­ca­rio. Un tru­co con­sis­te en po­si­cio­nar la pun­ta de la len­gua en el pa­la­dar. Es­ta es una po­si­ción de re­lax man­di­bu­lar que con­tra­rres­ta el efec­to no­ci­vo de apre­tar los dien­tes y da la idea de cuál de­be­ría ser la po­si­ción co­rrec­ta. La idea de in­tro­du­cir­se un pro­tec­tor en la bo­ca pue­de echar pa­ra atrás a más de uno o has­ta cau­sar re­ti­cen­cias. Mó­ni­ca Vi­ca­rio cree que hay que dis­tin­guir. “Por un la­do hay los que no son cons­cien­tes del pro­ble­ma: en es­tos ca­sos el pa­pel del den­tis­ta es esen­cial pa­ra po­der pre­ve­nir el da­ño den­tal per­ma­nen­te y po­si­bles tras­tor­nos en la ar­ti­cu­la­ción. Aquí es cuan­do el pa­cien­te es más re­ti­cen­te a uti­li­zar la fé­ru­la de des­car­ga”, ex­pli­ca. En cam­bio, se­gún Vi­ca­rio, “los que acu­den a la con­sul­ta preo­cu­pa­dos por es­te há­bi­to in­vo­lun­ta­rio, “agra­de­cen el tra­ta­mien­to y se con­vier­ten en ‘adic­tos’ al uso de la fé­ru­la de des­car­ga, no pu­dien­do pres­cin­dir de su uso en mu­chos ca­sos”. Los be­ne­fi­cios se ve­rán con el tiem­po. No obs­tan­te, pre­ci­sa es­ta ex­per­ta, “las fé­ru­las no tra­ta­rán el ori­gen del pro­ble­ma, só­lo se­rán par­te de un tra­ta­mien­to in­te­gral y su fun­ción se­rá la de evi­tar que pro­gre­sen los sín­to­mas y sig­nos de es­te há­bi­to”. Así que, ade­más del tra­ta­mien­to odon­to­ló­gi­co, tam­bién hay otros re­me­dios que pue­den ser com­ple­men­ta­rios y que son efi­ca­ces. Pa­ra los ca­sos don­de el ori­gen sea prin­ci­pal­men­te emo­cio­nal y re­la­cio­na­do con es­trés o an­sie­dad se de­be­rán apli­car las téc­ni­cas de re­la­ja­ción más ade­cua­das pa­ra ca­da pa­cien­te. “En los ca­sos don­de las con­se­cuen­cias ha­yan per­ju­di­ca­do la mus­cu­la­tu­ra se de­be­rán apren­der ejer­ci­cios de es­ti­ra­mien­to fi­sio­te­ra­péu­ti­cos pa­ra ayu­dar a re­cu­pe­rar el equi­li­brio nor­mal de la ac­ción mus­cu­lar y ar­ti­cu­lar a ca­da la­do de la ca­be­za”, ex­pli­ca Mó­ni­ca Vi­ca­rio. En es­te sen­ti­do, apli­car ma­sa­jes mus­cu­la­res en la zo­na man­di­bu­lar pue­de ser efec­ti­vo. “Es co­mo si qui­sie­ras pe­lliz­car­te la me­ji­lla”, ejem­pli­fi­ca Cu­rull. Tam­bién se pue­den op­tar por lo far­ma­co­ló­gi­co, co­mo por ejem­plo to­mar re­la­jan­tes mus­cu­la­res (só­lo an­tes de ir a dor­mir). Co­mo úl­ti­mo re­cur­so, re­cu­rrir a un tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co, co­mo la asun­ción de an­sio­lí­ti­cos pa­ra cal­mar los ner­vios. El bru­xis­mo es un fe­nó­meno muy di­fí­cil de pre­ve­nir. Es re­co­men­da­ble es acu­dir al den­tis­ta de for­ma pe­rió­di­ca pa­ra ha­cer una eva­lua­ción del es­ta­do de sa­lud de los dien­tes. Cuan­to an­tes se de­tec­te el bru­xis­mo me­jor se po­drá con­tro­lar y li­mi­tar sus con­se­cuen­cias. Aun­que lo me­jor es pro­cu­rar vi­vir con más cal­ma. In­clu­so a re­ga­ña­dien­tes.

Co­lo­car los de­dos ín­di­ce y co­ra­zón en la sien y pre­sio­na­mos la zo­na in­ter­mi­ten­te­men­te

Si­tuar los de­dos ín­di­ce y co­ra­zón en­ci­ma de la man­dí­bu­la y ha­cer cir­cu­li­tos con la bo­ca en­tre­abier­ta du­ran­te unos 3-5 mi­nu­tos

Abrir la bo­ca y pre­sio­nar la man­dí­bu­la ha­cia aba­jo, a la vez que se in­ten­ta ce­rrar la bo­ca, du­ran­te tres se­gun­dos

Co­lo­car las ma­nos a am­bos la­dos de la ca­ra y ha­cer lo mis­mo que el an­te­rior, pe­ro man­te­nien­do la pre­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.