EL RO­SA­RIO DE RUTH OZE­KI

A los tres años vio a sus abue­los re­zan­do y esa ima­gen que­dó gra­ba­da pa­ra siem­pre en su me­mo­ria, pe­ro no fue has­ta ha­ce po­co que es­ta es­cri­to­ra y ci­neas­ta –hi­ja de es­ta­dou­ni­den­se y ja­po­ne­sa– se de­ci­dió a in­ves­ti­gar ese ca­mino y se or­de­nó mon­ja bu­dis­ta zen

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

La exi­to­sa es­cri­to­ra me­dio ja­po­ne­sa, me­dio ame­ri­ca­na ex­pli­ca có­mo se con­vir­tió en una mon­ja bu­dis­ta zen

Ruth Oze­ki, na­ci­da en Connecticut , afin­ca­da en Van­cou­ver, hi­ja de es­ta­dou­ni­den­se y ja­po­ne­sa, es es­cri­to­ra, ci­neas­ta y mon­ja bu­dis­ta zen. La au­to­ra del ce­le­bra­do El efec­to del ale­teo de una ma­ri­po­sa en Ja­pón (Pla­ne­ta) co­men­zó su li­bro cin­co años an­tes del tsu­na­mi ja­po­nés. Pe­ro lo es­tu­vo re­es­cri­bien­do va­rias ve­ces has­ta que, cuan­do ca­si lo te­nía a pun­to, ocu­rrió el desas­tre y com­pren­dió que ha­bía crea­do al­go irre­le­van­te y que de­bía vol­ver a co­men­zar. Y tam­bién que de­bía de­di­car mu­cho más tiem­po a su vi­da in­te­rior. Esa es la ra­zón por la que Oze­ki (57 años) in­ten­si­fi­có su en­tre­na­mien­to co­mo mon­ja bu­dis­ta. Y tam­bién la ra­zón por la que des­de en­ton­ces no se apar­ta ja­más de su ro­sa­rio. “Te­nía só­lo tres años cuan­do en­tré por pri­me­ra vez en con­tac­to con es­te mun­do. Me im­pre­sio­nó ver a mis abue­los re­zan­do, con­cen­tra­dos, me­di­tan­do pe­ro no me tomé real­men­te en se­rio todo aque­llo has­ta me­dia­dos de los no­ven­ta. Mi pa­dre es­ta­ba a pun­to de mo­rir y vol­ví a ese re­cuer­do de in­fan­cia ha­cien­do bueno el di­cho ja­po­nés que pre­ten­de que allí na­ce­mos sin­toís­tas, nos ca­sa­mos co­mo las cris­tia­nas con ves­ti­do bien bo­ni­tos, pe­ro mo­ri­mos bu­dis­tas…”. A ella le ha ocu­rri­do exac­ta­men­te eso. “En el 2010 fui or­de­na­da co­mo mon­ja bu­dis­ta zen y to­da­vía ne­ce­si­to mu­cho en­tre­na­mien­to, pe­ro me re­con­for­ta. El bu­dis­mo es muy bueno pa­ra apren­der a ges­tio­nar el su­fri­mien­to y la muer­te. La me­di­ta­ción, si la prac­ti­cas re­gu­lar­men­te, te en­se­ña a te­ner acep­ta­ción de quién eres”, ase­gu­ra. Esos pen­sa­mien­tos que­dan re­fle­ja­dos en su no­ve­la, que se ini­cia cuan­do una es­cri­to­ra

ES­CRI­TO­RA Y CI­NEAS­TA, EN EL 2010 FUE OR­DE­NA­DA MON­JA BU­DIS­TA ZEN EL BU­DIS­MO LE AYU­DA A GES­TIO­NAR EL DO­LOR YA EN­CA­RAR LA MUER­TE

que se lla­ma igual que la au­to­ra se en­cuen­tra jun­to al mar una fiam­bre­ra de He­llo-Kitty con nu­me­ro­sas cartas y un dia­rio per­te­ne­cien­tes a la jo­ven Nao­ko Ya­su­ta­mi. Su­pues­ta­men­te se tra­ta de re­cuer­dos del tsu­na­mi ocu­rri­do en Ja­pón en el 2011. “En el dia­rio, que Ruth lee con fer­vor, Nao ha­bla de su vi­da dia­ria, de sus preo­cu­pa­cio­nes, pe­ro tam­bién de su his­to­ria fa­mi­liar, pre­si­di­da por su bi­sa­bue­la Ji­ko, de 104 años. La pro­ta­go­nis­ta, muy sen­si­bi­li­za­da con sus raí­ces ja­po­ne­sas, in­da­ga en la vi­da de Nao, por­que quie­re sa­ber si so­bre­vi­vió a la ca­tás­tro­fe, ya que, se­gún el es­cri­to, es­ta­ba en las in­me­dia­cio­nes de Fu­kus­hi­ma el 11 de mar­zo del 2011”, cuen­ta Oze­ki. Re­sul­ta sor­pren­den­te pe­ro en­gan­cha. “Me lla­mo Nao y soy un ser-tiem­po”, co­mien­za el dia­rio pa­ra ex­pli­car que “un ser-tiem­po es una per­so­na que vi­ve en el tiem­po, es de­cir, tú, y yo, y to­dos los que exis­ti­mos, o han exis­ti­do, o exis­ti­rán”.

Fo­tos Ser­gi B. Alcázar

DE MA­DE­RA Re­pa­sa su ro­sa­rio con sua­vi­dad pe­ro de for­ma ágil y de for­ma ca­si im­per­cep­ti­ble. Cuan­do es­tá so­la, re­pi­te las ora­cio­nes en voz al­ta y con los ojos ce­rra­dos. “Me­di­tan­do, en­tre­gán­do­me a mi mun­do in­te­rior, que es el que nos ayu­da a com­pren­der y a com­par­tir”, ex­pli­ca.

Di­fe­ren­te Oze­ki ase­gu­ra que las per­so­nas quie­ren siem­pre ser al­guien di­fe­ren­te de quie­nes son. Y por ello la me­di­ta­ción re­sul­ta tan gra­ti­fi­can­te. “A tra­vés de ella uno apren­de a te­ner una pa­cien­cia muy pro­fun­da con las co­sas en las que fa­lla­mos y con las la­gu­nas que te­ne­mos, pe­ro tam­bién a ser pa­cien­tes con los fa­llos de los de­más”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.