SÍ PUE­DES

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - RA­MI­RO CA­LLE es@lavan­guar­dia.es

Có­mo con­tro­lar los ma­los pen­sa­mien­tos que re­gre­san una y otra vez pa­ra tor­tu­rar­nos. Pa­la­bras de Ra­mi­ro Ca­lle

PRE­GUN­TA

Ho­la Ra­mi­ro, me lla­mo Víc­tor. Soy es­tu­dian­te de De­re­cho, y me de­ses­pe­ro a me­nu­do con mis pen­sa­mien­tos que siem­pre es­tán de aquí pa­ra allá y que nun­ca con­si­go ma­ne­jar pa­ra que no me afec­ten. Pa­ra col­mo, mu­chas ve­ces son ab­sur­dos e in­clu­so des­agra­da­bles. Me asal­tan en cual­quier mo­men­to, tam­bién cuan­do es­toy es­tu­dian­do. Me gus­ta­ría sa­ber si exis­ten mé­to­dos pa­ra do­mi­nar­los y si hay al­gu­na téc­ni­ca de con­cen­tra­ción. A ve­ces ten­go una sen­sa­ción ex­tra­ña, co­mo si mi ca­be­za no fue­ra mía, ¿sa­bes? Y pue­de re­sul­tar muy in­có­mo­do sen­tir­lo.

RES­PUES­TA

Es­ti­ma­do Víc­tor, es por al­go que se ha di­cho que la men­te es co­mo un mono lo­co y ebrio, siem­pre sal- tan­do de ra­ma en ra­ma. La ver­dad es que la ma­yo­ría de las ve­ces en lu­gar de pen­sar, so­mos pen­sa­dos por los pen­sa­mien­tos; en lu­gar de di­ri­gir­los, nos di­ri­gen. Nues­tro go­bierno so­bre la men­te es es­ca­so. Por for­tu­na uno no tie­ne por qué re­sig­nar­se fa­tal­men­te a una men­te tal y pue­de tra­ba­jar so­bre ella, en­tre­nar­la y ejer­cer al­gún do­mi­nio so­bre la mis­ma. Exis­ten cua­tro es­tra­te­gias pa­ra apren­der a desen­vol­ver­se con los pen­sa­mien­tos. Una de ellas con­sis­te, cuan­do es po­si­ble, en la fuer­za de vo­lun­tad, cor­tar el pen­sa­mien­to des­de su raíz y evi­tar así que pro­ce­sen los au­to­ma­tis­mos men­ta­les. Una se­gun­da es­tri­ba en ob­ser­var a los pen­sa­mien­tos des­de cier­ta dis­tan­cia in­te­rior, sin de­jar­nos im­pli­car ni arras­trar por ellos, ob­ser­ván­do­los sin que nos afec­ten. El ter­cer mé­to­do es el que los ig­no­ra; uno va a la su­ya y ahí si­gue ese rumor de fon­do de los pen­sa­mien­tos, pe­ro uno pa­sa de ellos. El cuar­to sis­te­ma con­sis­te en com­ba­tir los pen­sa­mien­tos no­ci­vos me­dian­te el de­sa­rro­llo de sus opues­tos, o sea cul­ti­var los po­si­ti­vos. Si uno tie­ne ten­den­cia a la avi­dez, que cul­ti­ve la ge­ne­ro­si­dad, o si se tie­ne ten­den­cia al abo­rre­ci­mien­to que pro­pi­cie la com­pa­sión. La men­te es re­edu­ca­ble, del mis­mo mo­do que ha que­da­do más que de­mos­tra­da la neu­ro­plas­ti­ci­dad.

A ME­NU­DO EN LU­GAR DE PEN­SAR SO­MOS ‘PEN­SA­DOS’ POR NUES­TRA MEN­TE, QUE TER­MI­NA DO­MI­NAN­DO NUES­TRA VI­DA

Hay un ejer­ci­cio muy sim­ple que vie­ne prac­ti­cán­do­se des­de ha­ce mi­les de años y siem­pre se ha con­si­de­ra­do idó­neo pa­ra en­tre­nar la con­cen­tra­ción y otor­gar­le quie­tud a la men­te. Con­sis­te en con­cen­trar la men­te en la en­tra­da de los ori­fi­cios na­sa­les, es de­cir, en las ale­tas de la na­riz. Se res­pi­ra con to­da na­tu­ra­li­dad y se tra­ta de per­ci­bir el le­ve ro­ce del ai­re (es de­cir, la sen­sa­ción tác­til del mis­mo). Se pro­ce­de así du­ran­te diez o quin­ce mi­nu­tos. En cual­quier ca­so no hay que ob­se­sio­nar­se con los pen­sa­mien­tos ob­se­si­vos. Vie­nen y van, pe­ro que no te arras­tren, co­mo las nu­bes no se lle­van el cie­lo de­trás de ellas.

Pablo Amargo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.