LEC­TU­RAS TRAM­PO­LÍN

Clá­si­cos in­fan­ti­les, se­ries ju­ve­ni­les, fe­nó­me­nos editoriales… Los li­bros que leen los ni­ños y los ado­les­cen­tes desem­pe­ñan una in­fluen­cia cru­cial en su fu­tu­ro: el he­chi­zo de esas aven­tu­ras pue­den en­gan­char­los y con­ver­tir­los en gran­des lec­to­res pa­ra to­da la

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Ma­ri­na Pa­llás

LA FÓR­MU­LA DEL ÉXI­TO ES VA­RIA­DA: DEL DIA­RIO REA­LIS­TA A LA NO­VE­LA DE FAN­TA­SÍA

Ali­cia Gi­mé­nez Bartlett, premio Na­dal 2011 por Don­de na­die te en­cuen­tre (Destino), no se de­ci­de por el li­bro que la ca­ta­pul­tó a la lec­tu­ra y la con­vir­tió en es­cri­to­ra. Re­cuer­da ha­ber leído mu­chos te­beos de pe­que­ña y a par­tir de los 10 años de­can­tar­se por la se­rie de Cu­chi­fri­tín y Ce­lia, de Ele­na For­tún, y An­to­ñi­ta la fan­tás­ti­ca, de Bo­ri­ta Ca­sas. “Me gus­ta­ban por­que los pro­ta­go­nis­tas eran ni­ños y se ha­bla­ba de su vi­da co­rrien­te. Nun­ca me atra­je­ron las his­to­rias con com­po­nen­tes fan­tás­ti­cos y per­so­na­jes de fá­bu­la –ase­gu­ra–. Más tar­de, co­mo ya que­ría ser es­cri­to­ra, em­pe­cé a leer las obras de Sha­kes­pea­re y de Ches­ter­ton por­que un ami­go de mis pa­dres, pro­fe­sor de li­te­ra­tu­ra, me di­jo que me ser­vi­rían pa­ra apren­der a es­cri­bir”. Y así fue. Lo­ren­zo Sil­va, premio Pla­ne­ta 2012 por La mar­ca del me­ri­diano (Pla­ne­ta), des­ta­ca una bio­gra­fía en có­mic de Law­ren­ce de Ara­bia cuan­do te­nía unos cin­co años. “Me gus­tó so­bre todo por el per­so­na­je: so­li­ta­rio, os­cu­ro, hé­roe y trai­dor al mis­mo tiem­po. A par­tir de en­ton­ces leí todo lo que ca­yó en mis ma­nos. Pri­me­ro fue­ron Ste­ven­son, Sal­ga­ri, Ver­ne. Lue­go Mortadelo, Stend­hal, Sven Has­sel. Y de ahí a Kaf­ka, Onet­ti, Proust...”. Por su par­te, Ja­vier Sie­rra, el pri­mer es­pa­ñol que ha en­tra­do en el top ten de li­bros más ven­di­dos en Es­ta­dos Uni­dos, re­cuer­da con es­pe­cial ca­ri­ño la Co­lec­ción de Al­fred Hitch­cock y los Tres In­ves­ti­ga­do­res, que to­ma­ba pres­ta­da de la bi­blio­te­ca pú­bli­ca de Te­ruel y los de­vo­ró to­dos cuan­do te­nía 8 o 9 años. “Me fas­ci­nó el mo­do en el que los pro­ta­go­nis­tas re­sol­vían los mis­te­rios a los que se en­fren­ta­ban. Cuan­do aque­lla se­rie aca­bó, me­ro­deé en­tre Los Cin­co o Los Ho­llis­ter, pe­ro nin­guno ter­mi­nó por cau­ti­var­me, así que sal­té a Agat­ha Ch­ris­tie y los li­bros de Sher­lock Hol­mes, que por en­ton­ces se ven­dían en en­tre­gas se­ma­na­les en quios­cos. Fue una fie­bre ado­les­cen­te que re­cuer­do con nos­tal­gia y cier­to vér­ti­go”, ex­pli­ca el es­cri­tor. Aque­llas no­ve­las con­si­guie­ron que ja­más se des­pe­ga­se del gé­ne­ro de mis­te­rio e in­tri­ga. TBO, Zipi y Za­pe, Mortadelo, Hei­di, Est­her y su mun­do, Ma­fal­da… A la pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra Ma­ra To­rres no se le es­ca­pó nin­guno. “Te­nía to­da la se­rie de Los Cin­co, re­cuer­do que cuan­do se iban de ex­cur­sión con su pe­rro Tim en vez de bo­ca­di­llos lle­va­ban em­pa­re­da­dos y tar­ta de jen­gi­bre y me pre­gun­ta­ba a qué sa­bría. Un año en Re­yes me ca­yó El gran li­bro de los gno­mos, que es­ta­ba en­cua­der­na­do en cue­ro con le­tras doradas y pa­pel grue­so sa­ti­na­do, y me pa­re­cía un li­bro tan im­por­tan­te que era la prue­ba irre­fu­ta­ble de que los gno­mos exis­tían”. Co­mo a Ja­vier Sie­rra, a la es­cri­to­ra Car­men Amo­ra­ga las bi­blio­te­cas tam­bién le abrie­ron todo un mun­do. “Mis ami­gas y yo íba­mos a la bi­blio­te­ca del pue­blo, y nos re­co­men­dá­ba­mos los li­bros unas a otras y lue­go los co­men­tá­ba­mos, ¡sin sa­ber ni lo que era un club de lec­tu­ra! A ve­ces la bi­blio­te­ca­ria y yo nos reí­mos vien­do mi fi­cha infantil: des­de li­bros con con­se­jos de be­lle­za has­ta la se­rie de Los Cin­co pa­san­do por Est­her y su mun­do”. Amo­ra­ga, fi­na­lis­ta del premio Na­dal en el 2007 y fi­na­lis­ta del Pla­ne­ta en el 2010 con la no­ve­la El tiem­po mien­tras tan­to, sí que re­cuer­da uno que le im­pac­tó es­pe­cial­men­te por lo que su­po­ne el he­cho de es­cri­bir pa­ra so­bre­vi­vir: El dia­rio de Ana Frank. “Has­ta ese mo­men­to yo leía por pu­ro es­pí­ri­tu de en­tre­te­ni­mien­to y por an­sia de apren­der co­sas. Ese li­bro me hi­zo com­pren­der que es­cri­bir y leer es mu­cho más que eso”. La im­por­tan­cia que pue­den te­ner las pri­me­ras lec­tu­ras en la tra­yec­to­ria de, no só­lo los es­cri­to­res, sino de cual­quier lec­tor asi­duo no es des­pre­cia­ble. Y los nú­me­ros son alen­ta­do­res, ya que, se­gún la Fe­de­ra­ción de Gre­mios de Edi­to­res de Es­pa­ña, el 84,6% de ni­ños en­tre 10 y 13 años lee en su tiem­po li­bre. ¿Qué ne­ce­si­ta un li­bro infantil o ju­ve­nil pa­ra que fun­cio­ne? Oblit Ba­sei­ria es la pro­pie­ta­ria de Casa Ani­ta, una li­bre­ría es­pe­cia­li­za­da en el li­bro infantil ilus­tra­do, si­tua­da en el ba­rrio de Grà­cia de Bar­ce­lo­na. La li­bre­ría fun­cio­na a la vez co­mo cen­tro de lec­tu­ra, don­de acon­se­ja a los ni­ños en la elec­ción de su li­bro. La li­bre­ra opi­na que, pa­ra em­pe­zar, que un li­bro en­gan­che a un ni­ño a la lec­tu­ra no sig­ni­fi­ca que lue­go se con­vier­ta en un gran lec­tor. Ade­más, un adul­to pue­de es­co­ger un li­bro con más cri­te­rio, sa­be si es bueno o ma­lo “y por eso es im­por­tan­te que las per­so­nas que dan de leer a un ni­ño sean cons­cien­tes de lo que es­tán ha­cien­do, no ig­no­ren qué ti­po de li­bro es. “De­be­ría ser –de­fien­de– una per­so­na aman­te de la li­te­ra­tu­ra”. A su jui­cio, otro as­pec­to que in­ter­fie­re en la ca­li­dad de los li­bros in­fan­ti­les y ju­ve­ni­les es do­mi­nar co­mo gé­ne­ro na­rra­ti­vo el ál­bum ilus­tra­do: “An­tes no exis­tían cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­dos los li­bros pa­ra jó­ve­nes o ni­ños, pe­ro sí ha­bía au­to­res que es­cri­bie­ron pen­san­do en ese pú­bli­co, co­mo los her­ma­nos Grimm, Ju­lio Ver­ne, Mi­chael En­de o As­trid Lind­gren. Hoy ya es­tán

cla­ra­men­te de­di­ca­dos, co­mo, por ejem­plo, con los li­bros ilus­tra­dos”. Co­no­cer bien el mun­do de los jó­ve­nes lec­to­res es un fac­tor cla­ve en la crea­ción de un li­bro infantil o ju­ve­nil. Es­cri­bir pa­ra un chi­qui­llo no es, ob­via­men­te, lo mis­mo que pa­ra un adul­to. El au­tor de­be te­ner muy pre­sen­te el pú­bli­co al que se di­ri­ge y ol­vi­dar al­gu­nos te­mas que re­sul­tan ab­sur­dos pa­ra los más pe­que­ños. “El li­bro de­be res­pe­tar su mun­do, pe­ro sin que­rer ser de­ma­sia­do ins­truc­ti­vo o pe­da­gó­gi­co”, ex­pli­ca la li­bre­ra. “El éxi­to de al­gu­nos li­bros se ba­sa en la te­má­ti­ca, en lo que in­tere­se al pú­bli­co infantil y ju­ve­nil”, opi­na Al­do Gar­cía, ge­ren­te de la li­bre­ría An­to­nio Ma­cha­do de Ma­drid, que tam­bién man­tie­ne una gran ofer­ta en li­bro infantil y ju­ve­nil. “Pe­ro en reali­dad, cual­quier li­bro, si es bueno, pue­de ser leído por cual­quier per­so­na a cual­quier edad”. El li­bre­ro po­ne por ejem­plo a la aus­tria­ca Ch­ris­ti­ne Nöstlin­ger, cen­tra­da en el mun­do preado­les­cen­te. En sus li­bros ex­pli­ca los cam­bios que su­fren los ado­les­cen­tes abar­can­do te­mas co­mo la amis­tad y el amor, lo que pue­de ser útil pa­ra los adul­tos, pa­ra com­pren­der­les me­jor. Gar­cía ha­bla, ade­más, de una in­vo­lu­ción en es­te sec­tor li­te­ra­rio. “Aho­ra se cree que a los ni­ños se les tie­ne que dar todo mas­ti­ca­do, has­ta sus li­bros”. A su jui­cio, exis­ten dos ti­pos de li­te­ra­tu­ra pa­ra ni­ños: aque­lla que ha si­do crea­da pen­san­do que no la van a en­ten­der, que es sim­ple y no apor­ta na­da, y aque­lla otra que na­rra una his­to­ria bien es­cri­ta, que ne­ce­si­ta otra for­ma por­que el pú­bli­co es muy jo­ven, pe­ro que se pue­de leer por cual­quie­ra. “Los in­tere­ses y las preo­cu­pa­cio­nes de los ni­ños son otras a las de los adul­tos, y las for­mas de en­ten­der la vi­da en el li­bro es­tán in­fluen­cia­das se­gún el pú­bli­co al que va

LOS NI­ÑOS SE ATRE­VEN CA­DA VEZ MÁS CON TEX­TOS LAR­GOS EL RE­TO DEL AU­TOR ES PO­NER­SE EN LA PIEL DEL PE­QUE­ÑO

di­ri­gi­do. An­tes y aho­ra ha­bía li­bros bue­nos y ma­los. Y los que se han que­da­do has­ta hoy son los clá­si­cos, los bue­nos”, ar­gu­men­ta. En su opi­nión, la bue­na li­te­ra­tu­ra infantil es la que tie­ne su­fi­cien­tes ele­men­tos pa­ra que los ni­ños se sien­tan pro­yec­ta­dos en el per­so­na­je o la his­to­ria que leen. Que re­fle­jen los de­seos, las in­quie­tu­des, las co­sas que no en­tien­den o que no sa­brían ex­pli­car. Los bue­nos li­bros ha­blan de ellos mis­mos, los lec­to­res, del mun­do que les ro­dea y su con­cep­ción. “Los li­bros bue­nos pue­den ex­pre­sar­se en cual­quier for­ma, no­ve­las, có­mics… cual­quier me­dio que te in­ci­te a sa­ber más de lo que co­no­ces”, ex­pre­sa Al­do Gar­cía. Gem­ma Xiol, edi­to­ra de Mon­te­na, el se­llo infantil y ju­ve­nil del gru­po edi­to­rial Ran­dom Hou­se Mon­da­do­ri, des­ta­ca en par­ti­cu­lar la se­rie Bat Pat, pro­ta­go­ni­za­da por un pe­que­ño mur­cié­la­go de­tec­ti­ve. Con cin­co años en el mer­ca­do y más de un mi­llón y me­dio de ejem­pla­res ven­di­dos, es­ta co­lec­ción se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno edi­to­rial en to­da re­gla y, con ella, mu­chos ni­ños se han ini­cia­do de for­ma au­tó­no­ma a la lec­tu­ra. “No hay pa­tro­nes pre­de­fi­ni­dos ni fór­mu­las má­gi­cas. Son li­bros que mar­can ten­den­cia pre­ci­sa­men­te por su ori­gi­na­li­dad, por­que apor­tan al­go no­ve­do­so, por­que rom­pen es­que­mas. En el ca­so de Bat Pat, por ejem­plo, hay una mez­cla de fac­to­res: el in­ge­nio y sen­ti­do del hu­mor del pro­ta­go­nis­ta, las ilus­tra­cio­nes, enor­me­men­te di­ver­ti­das, que com­ple­men­tan al tex­to y apor­tan ma­ti­ces a la ca­rac­te­ri­za­ción de los per­so­na­jes, y el gan­cho de las tra­mas de­tec­ti­ves­cas”, ex­pre­sa la edi­to­ra. En el mer­ca­do, los li­bros in­fan­ti­les y ju­ve­ni­les pre­sen­tan una gran di­ver­si­dad en to­dos los sen­ti­dos. “En mu­chos ca­sos, es ver­dad que no sue­len ser li­bros ex­ce­si­va­men­te lar­gos, pe­ro nos en­con­tra­mos ex­cep­cio­nes, co­mo en el ca­so de las úl­ti­mas en­tre­gas de la se­rie de Harry Pot­ter o de El se­ñor de los ani­llos”, ex­pli­ca An­na Váz­quez, di­rec­to­ra de la Edi­to­rial Tra­de Al­fa­gua­ra Infantil y Ju­ve­nil. Las di­fe­ren­cias se apre­cian en la te­má­ti­ca, des­de fan­tás­ti­ca a to­tal­men­te rea­lis­ta, y en la es­truc­tu­ra, des­de la sim­pli­ci­dad de los dia­rios, con cier­to éxi­to úl­ti­ma­men­te, a la com­ple­ji­dad de las no­ve­las fan­tás­ti­cas. Aho­ra bien, si la di­ver­si­dad de te­má­ti­cas y gé­ne­ros es po­si­ti­va, ¿qué ha­ce que unos li­bros se ven­dan mu­cho me­jor que otros? ¿Y en el ca­so de que se ven­dan tan­to, son de ca­li­dad? Pa­ra Oblit Ba­sei­ria la cam­pa­ña de már­ke­ting tie­ne mu­cho que ver. “Harry Pot­ter, al fin y al ca­bo, son aven­tu­ras. Lo me­jor de sus li­bros son los per­so­na­jes, co­sa muy ca­rac­te­rís­ti­ca del mun­do de la li­te­ra­tu­ra infantil. Hay per­so­na­jes bue­nos y ma­los, ar­que­ti­pos, hé­roes y an­ti­hé­roes. Con un buen per­so­na­je todo fun­cio­na. Y los jó­ve­nes se sien­ten iden­ti­fi­ca­dos”. Se­gún Ba­sei­ria, los su­per­ven­tas tie­nen una cier­ta ca­li­dad, pe­ro hay me­jo­res me­nos co­no­ci­dos. “Pip­pi Cal­zas­lar­gas fun­cio­na an­tes co­mo aho­ra. Me gus­ta­ría sa­ber si Harry Pot­ter se si­gue le­yen­do den­tro de 50 años”, co­men­ta. An­na Váz­quez,

por su la­do, opi­na que es­te ti­po de best-se­llers tie­nen cier­ta ca­li­dad li­te­ra­ria, ofre­cen bue­nas his­to­rias, y sue­len en­gan­char des­de la pri­me­ra pá­gi­na. “To­dos son li­bros pa­ge­tur­ner, que los lec­to­res de­vo­ran en po­cos días. Mu­chas ve­ces es gracias a la ori­gi­na­li­dad de su mun­do fan­tás­ti­co, otras por las aven­tu­ras que su­ce­den a los per­so­na­jes, otras por­que son his­to­rias don­de los lec­to­res ven re­fle­ja­da su vi­da co­ti­dia­na…”. Se­gún Gem­ma Xiol, el éxi­to de es­te ti­po de li­bros siem­pre lle­ga por el bo­ca en bo­ca, por la re­co­men­da­ción de los lec­to­res, y opi­na que no se­ría jus­to ca­ta­lo­gar­los co­mo sim­ples su­per­ven­tas pa­sa­je­ros. “Son li­bros que en reali­dad crean mo­das, y no só­lo por­que po­nen en bo­ga un de­ter­mi­na­do gé­ne­ro li­te­ra­rio ( Harry Pot­ter, el fan­tasy; Cre­púscu­lo, el ro­man­ce pa­ra­nor­mal). Hoy en día es­tos fe­nó­me­nos li­te­ra­rios, que sue­len ser glo­ba­les y mu­chas ve­ces trans­ver­sa­les en cuan­to a pú­bli­co, mar­can ten­den­cias que tras­pa­san fron­te­ras y lle­gan a la mú­si­ca, al ci­ne e in­clu­so a la for­ma de ves­tir”, ilus­tra la edi­to­ra. Los tiem­pos cam­bian y las te­má­ti­cas y el es­ti­lo se re­nue­van, pe­ro, al fi­nal, los li­bros in­fan­ti­les y ju­ve­ni­les ver­san so­bre aven­tu­ras, amis­tad, pan­di­lla y hu­mor. “Po­dría­mos de­cir que aho­ra las aven­tu­ras son más fuer­tes y el hu­mor bas­tan­te más áci­do”, con­cre­ta An­na Váz­quez, di­rec­to­ra de Al­fa­gua­ra. “Pe­ro, en de­fi­ni­ti­va –con­clu­ye Gem­ma Xiol–, se tra­ta de bue­nas his­to­rias que des­pier­tan el gu­sa­ni­llo de la lec­tu­ra y, lo más im­por­tan­te, que nos des­cu­bren al­go del mun­do que no co­no­cía­mos. De ahí que mu­chas ve­ces nos de­jen una hue­lla im­bo­rra­ble”. Lo que es­tá cla­ro es que ser un buen es­cri­tor de li­te­ra­tu­ra infantil y ju­ve­nil es di­fí­cil. Los adul­tos que es­cri­ben pa­ra adul­tos tra­tan a un igual. Pe­ro sa­ber po­ner­se en el pa­pel de un ni­ño, ser di­dác­ti­co y di­ver­ti­do a la vez y con­se­guir el equi­li­brio sin que el li­bro sea ño­ño es un re­to. Co­mo ex­pli­ca Al­do Gar­cía, hay es­cri­to­res que ha­cen li­te­ra­tu­ra de­ma­sia­do di­dác­ti­ca. “Pue­des ha­cer una gran no­ve­la ju­ve­nil sien­do po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to. Pue­de que no sean los me­jo­res ni­ños del mun­do, pe­ro se­rán unos gran­des lec­to­res”. ¿Qué pre­fie­ren?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.