PO­DE­RES ADI­VI­NA­TO­RIOS

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - ORIOL RI­POLL es@lavan­guar­dia.es

Lon­dres, no­viem­bre de 1896. Los médium más co­no­ci­dos del mun­do se en­cuen­tran en una com­pe­ti­ción que ser­vi­rá pa­ra de­ci­dir quién de ellos es el más po­de­ro­so. Es­te es el pun­to de par­ti­da de Divinare, un jue­go de Brett Gil­bert (55cards.com) pu­bli­ca­do por As­mo­dee (As­mo­dee.es), y don­de ca­da ju­ga­dor es uno de los adi­vi­nos que par­ti­ci­pan en es­ta com­pe­ti­ción. La edi­ción es­tá muy cui­da­da y con mu­chos de­ta­lles. Por ejem­plo, la par­te in­te­rior de la ca­ja es­tá de­co­ra­da con una ilus­tra­ción su­ge­ren­te o se ex­pli­ca la bio­gra­fía de ca­da uno de los cua­tro adi­vi­nos del jue­go y to­dos los ele­men­tos res­pi­ran el ai­re de la te­má­ti­ca. Se jue­ga con una ba­ra­ja de 36 cartas que re­cuer­dan las del tarot or­ga­ni­za­das en cua­tro pa­los, ca­da uno de­di­ca­do a una ar­te adi­vi­na­to­ria. Un pa­lo, for­ma­do por seis cartas, es­tá de­di­ca­do a la qui­ro­man­cia, uno de ocho a la lec­tu­ra de la bo­la de cris­tal, uno de diez nai­pes a la lec­tu­ra del po­so del ca­fé y el úl­ti­mo de do­ce a la astrología. Ca­da una de es­tas cua­tro for­mas de leer el fu­tu­ro tie­ne un pe­que­ño ta­ble­ro con di­fe­ren­tes es­pa­cios pa­ra apos­tar. Ade­más, ca­da ju­ga­dor tie­ne cua­tro pie­zas que sir­ven pa­ra ha­cer su apues­ta. Se mez­clan bien las cartas, se sa­can do­ce y el res­to se re­par­ten en­tre los ju­ga­do­res. Se ha­cen tan­tas ron­das co­mo ju­ga­do­res (pue­den par­ti­ci­par de 2 a 4 y por lo tan­to se jue­gan dos, tres o cua­tro ron­das). Una ron­da ter­mi­na cuan­do to­dos los ju­ga­do­res se han que­da­do sin cartas en las ma­nos. El ob­je­ti­vo de ca­da uno es adi­vi­nar cuán­tas cartas de ca­da ti­po hay en jue­go en ca­da ron­da. La me­cá­ni­ca es muy sim­ple. Un ju­ga­dor eli­ge una de las cartas que tie­ne en la mano, y la co­lo­ca al la­do del ta­ble­ro del mis­mo ti­po de ar­te. Des­pués co­ge una de las cua­tro pie­zas y la co­lo­ca so­bre una ca­si­lla del ta­ble­ro, in­di­can­do el nú­me­ro de cartas de ese ti­po que cree que ha­brá al fi­nal de la ron­da. Y si ya ha­bía co­lo­ca­do una pie­za en ese ta­ble­ro, la pró­xi­ma vez que jue­gue un nai­pe de ese ti­po, es­ta­rá obli­ga­do a mo­ver la pie­za mar­can­do otra apues­ta. Por ejem­plo, des­pués de ju­gar una car­ta de qui­ro­man­cia, de­be­rá co­lo­car una pie­za so­bre el ta­ble­ro co­rres­pon­dien­te in­di­can­do el nú­me­ro de aque­llas cartas que pre­di­ce que ha­brá cuan­do aca­be la ron­da. Si acier­ta, con­se­gui­rá pun­tos po­si­ti­vos y, si se equi­vo­ca, re­ci­bi­rá pun­tos ne­ga­ti­vos.

DIVINARE GI­RA EN TORNO A LA PUG­NA DE ADI­VI­NOS Y SU PO­DER PA­RA SA­BER QUÉ NAI­PES QUE­DA­RÁN AL FI­NAL DE LA PAR­TI­DA

Divinare no es un jue­go pa­ra men­tes ni­gro­mán­ti­cas, sino que la es­tra­te­gia tie­ne un pe­so fun­da­men­tal. A me­di­da que avan­za la par­ti­da, por ejem­plo, cuan­do to­dos ten­gan só­lo seis cartas en las ma­nos, de­be­rán dar un nú­me­ro de nai­pes al com­pa­ñe­ro de la de­re­cha. De es­ta ma­ne­ra ca­da vez ha­brá más in­for­ma­ción so­bre las cartas to­ta­les en jue­go y se po­drá afi­nar me­jor la apues­ta. Co­mo ya pue­den ima­gi­nar, la par­ti­da ter­mi­na cuan­do se han ju­ga­do las ron­das co­rres­pon­dien­tes y ga­na quien ten­ga más pun­tos. Divinare és un jue­go con dos vir­tu­des: una me­cá­ni­ca sim­ple y muy ori­gi­nal (ya em­pie­zo a es­tar can­sa­do de me­cá­ni­cas que se pa­re­cen de­ma­sia­do a otros jue­gos), y un te­ma to­tal­men­te li­ga­do con la me­cá­ni­ca (úl­ti­ma­men­te en­con­tra­mos mu­chos jue­gos con un te­ma que se re­la­cio­na con pin­zas con ella). Me aven­tu­ra­ré a ha­cer de adi­vino y afir­ma­ré que se­gu­ro que des­pués de una par­ti­da que­rrán ha­cer otra. No es ma­gia, sino el re­sul­ta­do de un tra­ba­jo bien he­cho.

Lui­sa Ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.