RU­MIAR

La Vanguardia - ES - - CREAR - JOSÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@lavan­guar­dia.es

A ve­ces nos sen­ti­mos un­ci­dos a una no­ria, dan­do vuel­tas sin pa­rar. Esa es la es­truc­tu­ra bá­si­ca de las preo­cu­pa­cio­nes. El enamo­ra­do se pre­gun­ta an­gus­tia­do: “¿Me que­rrá?¿ No me que­rrá?¿ Me que­rrá?¿ No me que­rrá?”. Es­ta­ba des­pe­ta­li­zan­do, que no des­ho­jan­do la mar­ga­ri­ta. El pia­do­so re­pi­te in­ter­mi­na­ble­men­te una ja­cu­la­to­ria, que lo li­bra de la an­gus­tia. La ob­se­sión es la clau­su­ra pa­to­ló­gi­ca en es­tos pen­sa­mien­tos cir­cu­la­res, lo que de­mues­tra que pen­sar mu­cho no es siem­pre bueno. El pen­sa­mien­to es­tá he­cho pa­ra avan­zar, con­se­guir me­jo­res ar­gu­men­tos y com­pren­der la reali­dad. Con el pen­sa­mien­to ocu­rre lo mis­mo que con la tos: los hay pro­duc­ti­vos y no. Des­pués de es­cri­bir tan­to so­bre los pro­duc­ti­vos, los que crean, des­cu­bren, re­suel­ven, hoy voy a ha­blar­les de los im­pro­duc­ti­vos, de los que no con­du­cen a nin­gún si­tio. Los fran­ce­ses los de­no­mi­nan pié­ti­ne­ment sur pla­ce, al­go así co­mo an­dar sin mo­ver­se. Que­de cla­ro que no ha­blo de po­lí­ti­ca, aun­que lo pa­rez­ca. La pa­la­bra ru­miar tie­ne un sig­ni­fi­ca­do fi­sio­ló­gi­co y otro psi­co­ló­gi­co. En es­tric­to sen­ti­do es la pe­cu­lia­ri­dad de cier­tos ani­ma­les de re­gur­gi­tar los ali­men­tos que han co­mi­do pa­ra di­ge­rir­los. Pe­ro me­ta­fó­ri­ca­men­te se uti­li­za en psi­co­lo­gía o en psi­quia­tría pa­ra de­sig­nar los pen­sa­mien­tos ob­se­si­vos, reite­ra­ti­vos. La pa­to­lo­gía men­tal sue­le ser la exa­ge­ra­ción de al­gu­nos com­por­ta­mien­tos nor­ma­les. Es ló­gi­co preo­cu­par­se de la pro­pia sa­lud, pe­ro la hi­po­con­dría es una en­fer­me­dad. Ha­bla­ré de la ru­mia­ción nor­mal. La ru­mia­ción tie­ne un ca­rác­ter in­tru­si­vo. Nos asal­ta sin que po­da­mos ha­cer na­da. Si in­ten­ta­mos vo­lun­ta­ria­men­te “no pen­sar en una ce­bra”, la ce­bra no se va a ir de nues­tras ca­be­zas. La pa­la­bra in­gle­sa worry in­di­ca con más fuer­za es­te ca­rác­ter in­va­si­vo, por­que eti­mo­ló­gi­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ba el ata­que de una fie­ra. To­das las ob­se­sio­nes, y gran par­te de las de­pre­sio­nes, cur­san con ru­mia­cio­nes ne­ga­ti­vas. La exis­ten­cia de es­tos pen­sa­mien­tos que fun­cio­nan co­mo ni­chos in­de­pen­dien­tes de la vo­lun­tad del su­je­to me ha in­tere­sa­do siem­pre por­que nos des­cu­bren al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas de nues­tra in­te­li­gen­cia im­por­tan­tes pa­ra la edu­ca­ción. En pri­mer lu­gar, que te­ne­mos un “ge­ne­ra­dor de ideas” que fun­cio­na a su ai­re, y que una par­te de la edu­ca­ción con­sis­te en so­me­ter es­ta ma­qui­na­ria al con­trol de lo que he lla­ma­do “in­te­li­gen­cia eje­cu­ti­va”. En ca­sos ex­tre­mos, cuan­do es­te con­trol des­apa­re­ce, sur­gen pa­to­lo­gías gra­ves. Las alu­ci­na­cio­nes au­di­ti­vas, por ejem­plo, repiten cons­tan­te­men­te una or­den a los pa­cien­tes, que a ve­ces la obe­de­cen. Una per­so­na aque­ja­da de es­qui­zo­fre­nia ad­vier­te cuán­do el tra­ta­mien­to es­tá de­jan­do de ha­cer efec­to: “Ya es­tá em­pe­zan­do a fun­cio­nar la ma­qui­ni­ta”. Se re­fie­re a los pen­sa­mien­tos ob­se­si­vos.

PEN­SAR EN EX­CE­SO PUE­DE TER­MI­NAR HA­CIEN­DO REALES LAS OB­SE­SIO­NES QUE NOS AQUE­JAN Y PER­SI­GUEN

Vol­va­mos a la nor­ma­li­dad. Ima­gí­nen­se un ni­ño que se re­pi­te: “No soy ca­paz de apren­der­me es­to”, o un adul­to que se di­ce: “No val­go pa­ra na­da”. O “na­die me quie­re”. Son pro­fe­cías que se cum­plen por el he­cho de enun­ciar­las, y que, por lo tan­to, con­vie­ne evi­tar. Pe­ro ¿có­mo? En eso es­ta­mos tra­ba­jan­do mu­chos psi­có­lo­gos y edu­ca­do­res. He­mos de­tec­ta­do que hay per­so­nas orien­ta­das a la ac­ción y otras orien­ta­das a la pa­si­vi­dad. En es­tas, las ru­mia­cio­nes son mu­cho más ha­bi­tua­les. Tam­bién em­pe­za­mos a sa­ber có­mo in­cen­ti­var la ac­ti­vi­dad. Lo ha­cen las te­ra­pias de “ac­ti­va­ción con­duc­tual”, que he apli­ca­do di­dác­ti­ca­men­te en los pro­gra­mas de la Uni­ver­si­dad de Pa­dres. Uno de los pro­ce­di­mien­tos –que mi ve­cino de su­ple­men­to Ra­mi­ro Ca­lle co­no­ce muy bien– es la edu­ca­ción de la aten­ción, la mind­ful­ness. Se­gui­ré ha­blán­do­les so­bre ello, por­que es un te­ma muy im­por­tan­te. Has­ta en­ton­ces, por fa­vor, no ru­mien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.