Cam­biar el look

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Cuan­do cam­bia­mos fí­si­ca­men­te, los de­más em­pie­zan a tra­tar­nos co­mo a una per­so­na nue­va. Es más di­fí­cil que nos pre­gun­ten por el pa­sa­do y más ha­bi­tual que nos ha­blen de pla­nes fu­tu­ros. Por eso es tan li­be­ra­dor cor­tar­se el pe­lo de una for­ma po­co ha­bi­tual, cam­biar la for­ma de ves­tir o ha­cer­se (o qui­tar­se) un ta­tua­je. No só­lo so­mos no­so­tros los que de­be­mos de­jar ir a la per­so­na que he­mos que­ri­do: tam­bién los que nos ro­dean de­ben per­mi­tir su mar­cha. Y el me­jor aci­ca­te que pue­den en­con­trar­se es ver que no­so­tros ya no so­mos los mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.