LA CIU­DAD IN­FI­NI­TA

Po­cas urbes tie­nen tan­tas ca­ras co­mo la que al­ber­ga­rá los Jue­gos del 2020. En To­kio ha­llan su lu­gar tan­to el de­vo­to de la elec­tró­ni­ca co­mo el mís­ti­co zen en un en­torno or­ga­ni­za­do has­ta la ob­se­sión pa­ra man­te­ner el or­den y la lim­pie­za en­tre tan­tos millones

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

LA MUL­TI­TUD SI­LEN­CIO­SA

Las to­rres re­ves­ti­das de cris­tal do­mi­nan el cie­lo en las co­li­nas de Rop­pon­gi, es­ce­na­rio de la pe­lí­cu­la Lost in trans­la­tion, y tam­bién en el ba­rrio de Ma­ru­nou­chi, si­tua­do en­tre la es­ta­ción de To­kio y el pa­la­cio Im­pe­rial. De mo­men­to, na­da que sor­pren­da de­ma­sia­do, has­ta que nos da­mos cuen­ta del es­ca­so ni­vel de con­ta­mi­na­ción so­no­ra si se tie­ne en cuen­ta el nú­me­ro ab­sur­do de au­tos y per­so­nas que in­va­den las ca­lles. El as­fal­to ab­sor­be el so­ni­do de la ro­da­du­ra, a na­die se le ocu­rre to­car el cla­xon y los eje­cu­ti­vos ca­mi­nan en si­len­cio o con­ver­san­do en su­su­rros inau­di­bles, ade­más de ves­tir to­dos tra­je os­cu­ro y ca­mi­sa blan­ca. En To­kio todo es­tá pen­sa­do pa­ra no mo­les­tar a los de­más, has­ta el pun­to que se con­si­de­ra de ma­la edu­ca­ción ir por la vía pú­bli­ca ha­blan­do por el mó­vil o co­mien­do un bo­ca­di­llo. Y no di­ga­mos en el me­tro. Por eso sor­pren­de el des­ca­ro con el que vis­ten las jó­ve­nes, que tan­to pue­den apa­re­cer cu­bier­tas por un ele­gan­te ki­mono co­mo por la ves­ti­men­ta más es­tra­fa­la­ria o re­car­ga­da. En el se­gun­do ca­so, lu­cir pier­na y ma­qui­lla­je im­pe­ca­ble son la nor­ma, pe­ro nun­ca se ve­rá un es­co­te ge­ne­ro­so. La pa­li­dez es un atrac­ti­vo que cotiza en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da pri­va­da y pro­fe­sio­nal, tal vez un le­jano re­fle­jo del es­tán­dar de be­lle­za que se fi­jó en el si­glo XVIII; los cos­mé­ti­cos no só­lo pro­me­ten re­du­cir las arru­gas, sino blan­quear la piel. Sin em­bar­go, el co­lor es­ta­lla en la ro­pa y los com­ple­men­tos que se ven en los ba­rrios de Ha­ra­ju­ku y Takeshita, feu­do de los di­se­ña­do­res lo­ca­les que desafían a las tien­das ex­clu­si­vas de la ave­ni­da Omo­te­san­do, los Cam­pos Elí­seos de To­kio. Por suer­te, cuan­do uno se harta del gen­tío, tie­ne al la­do el in­men­so es­pa­cio ver­de de Yo­yo­gi y el san­tua­rio de Mei­ji, de­di­ca­do al pa­dre del Ja­pón mo­derno, emperador en­tre 1868 y 1912.

UNI­VER­SO UR­BANO

To­kio es una ciu­dad di­fí­cil de abar­car, un olim­po del con­tras­te. En ella con­vi­ven tem­plos y tem­ple­tes con enor­mes ras­ca­cie­los equi­pa­dos con amor­ti­gua­do­res hi­dráu­li­cos que los ha­cen más re­sis­ten­tes a los tem­blo­res. En las al­tu­ras abun­dan los he­li­puer­tos y las re­ser­vas de agua que sir­ven pa­ra apa­gar in­cen­dios por gra­ve­dad. En su in­te­rior se mez­clan los apar­ta­men­tos, los res­tau­ran­tes, las tien­das y los clubs noc­tur­nos, de tal ma­ne­ra que, si uno va­ga por la ca­lle y no en­cuen­tra el lo­cal de su gus­to, lo que tie­ne que ha­cer es, por ejem­plo, en­trar en las Ata­go Mo­ri To­wers a in­ves­ti­gar. Cer­ca de es­tos co­lo­sos, sa­lien­do del ba­rrio de Rop­pon­gi pa­ra lle­gar al de Shi­ba, des­ta­ca el per­fil de una to­rre Eif­fel que pa­re­ce ha­ber­se equi­vo­ca-

LA TO­RRE EIF­FEL DE TO­KIO ES 21 ME­TROS MÁS AL­TA QUE LA DE PA­RÍS

do de con­ti­nen­te: se la co­no­ce co­mo la To­rre de To­kio y tie­ne 21 me­tros más que la ori­gi­nal.

El ba­rrio cen­tral de Ma­ru­nou­chi vie­ne do­mi­na­do por el pa­la­cio im­pe­rial, de­cep­cio­nan­te por­que no se pue­de vi­si­tar, aun­que mu­chos acu­den pa­ra ha­cer la fo­to del puen­te Ni­ju­bas­hi con el edi­fi­cio al fon­do. El mis­mo ba­rrio aco­ge la es­ta­ción cen­tral de To­kio, ori­gi­nal del 1914, que aco­ge en el sub­sue­lo un hi­per­mo­derno y gran­dio­so nu­do de co­mu­ni­ca­cio­nes. La ro­dean cons­truc­cio­nes de cris­tal y ace­ro que se su­per­po­nen a edi­fi­cios an­te­rio­res de la­dri­llo ro­jo, crean­do pla­zo­le­tas aco­ge­do­ras. Más en­can­to tie­ne pa­ra el vi­si­tan­te la zo­na de Asa­ku­sa, don­de se pue­de cap­tar la at­mós­fe­ra del vie­jo To­kio en las edi­fi­ca­cio­nes que ro­dean el san­tua­rio ho­mó­ni­mo. En el lu­gar con­vi­ven las pa­go­das, las lin­ter­nas de pa­pel, los dio­ses del trueno y del vien­to y la vis­ta de la Sky­tree To­wer, una de las ata­la­yas de la ciu­dad. Se lle­ga a tra­vés de la ave­ni­da Na­ka­mi­se, sa­tu­ra­da de tien­das de co­mi­da y re­cuer­dos. A las puer­tas del san­tua­rio nos re­ci­be un gran in­cen­sa­rio y la fuen­te don­de lim­piar­se –pu­ri­fi­ca­ción ri­tual–, así co­mo la ven­ta de dis­tin­tos ti­pos de amu­le­tos y pa­pe­li­tos con los que bus­car a la for­tu­na.

El con­tras­te de Asa­ku­sa con el de­sen­freno de neón de Shi­bu­ya es to­tal. Allí se lo­ca­li­za una de los tra­ve­sías más con­cu­rri­das de To­kio, ro­dea­da de un sin­nú­me­ro de al­ma­ce­nes y pan­ta­llas pu­bli­ci­ta­rias gi­gan­tes. El em­pa­cho de lu­ces y hu­ma­ni­dad es fas­ci­nan­te, igual que la vis­ta del sky­li­ne de la ciu­dad des­de la is­la ar­ti­fi­cial de Odai­ba, con el puen­te Rain­bow su­peran­do la bahía y una co­pia de la es­ta­tua de la li­ber­tad en pri­mer plano. Miss Li­berty tie­ne su ré­pli­ca en la fi­gu­ra de un ro­bot gi­gan­te a lo Ma­zin­ger Z que se al­za en el com­ple­jo. A sus pies po­san jó­ve­nes di­vos ves­ti­dos co­mo sus hé­roes manga fa­vo­ri­tos, que qui­zá tie­nen ra­zón en to­mar­se la vi­da co­mo si fue­ra un có­mic, ya que pa­ra lle­gar aquí hay que ir en un tren de pe­lí­cu­la fu­tu­ris­ta.

A la iz­quier­da, vis­ta noc­tur­na de la ciu­dad de To­kio atra­ve­sa­da por la ave­ni­da Chuo-do­ri

De­ba­jo de es­tas lí­neas, el ma­jes­tuo­so pa­la­cio im­pe­rial, re­si­den­cia de la fa­mi­lia real ja­po­ne­sa

Arri­ba a la de­re­cha, la To­rre de To­kio, sím­bo­lo del re­na­ci­mien­to eco­nó­mi­co

Arri­ba, el tem­plo de­di­ca­do a la dio­sa Kan­non

A la de­re­cha, el ba­rrio de Shi­bu­ya, cen­tro lú­di­co y co­mer­cial de la ciu­dad

De­ba­jo de es­tas lí­neas, ca­lle prin­ci­pal de Shi­bu­ya

A la iz­quier­da, mues­tra de ar­te­sa­nía que se ex­hi­be en el ba­rrio de Asa­ku­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.