Sol de oto­ño

En oto­ño e in­vierno ba­ja con­si­de­ra­ble­men­te nues­tra ex­po­si­ción al sol y hay evi­den­cias cien­tí­fi­cas de que eso in­flu­ye tan­to en nues­tro áni­mo co­mo en nues­tro me­ta­bo­lis­mo. La so­lu­ción es so­lear­se, pe­ro no hay acuer­do so­bre cuán­to, cuán­do ni có­mo. La con­tro­ve

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to May­te Rius

Por es­tas fe­chas mu­chas per­so­nas vis­lum­bran ya ese pe­rio­do de sus vi­das en que se le­van­ta­rán an­tes de sa­lir el sol pa­ra acu­dir al tra­ba­jo y re­gre­sa­rán a casa cuan­do ha­ya ano­che­ci­do. Y un al­to por­cen­ta­je de ellas ha­brá pa­sa­do la jor­na­da en un es­pa­cio ce­rra­do, con luz ar­ti­fi­cial. Es­tas cir­cuns­tan­cias son más ha­bi­tua­les en­tre los ha­bi­tan­tes de las gran­des ciu­da­des, don­de el es­ti­lo de vi­da ac­tual re­cor­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el tiem­po que se es­tá ex­pues­to a la luz na­tu­ral del sol, que se con­si­de­ra una fuen­te de bienestar cor­po­ral con efec­to di­rec­to so­bre la piel, so­bre la men­te y so­bre el me­ta­bo­lis­mo. El psi­quia­tra Mi­chael Ter­man, uno de los pio­ne­ros de la cro­no­te­ra­pia y la vin­cu­la­ción en­tre rit­mos cir­ca­dia­nos y luz, pre­sen­tó ha­ce unos años un es­tu­dio se­gún el cual la mi­tad de los ha­bi­tan­tes de Nue­va York con- si­de­ra­ba que per­día par­te de sus ener­gías en oto­ño e in­vierno, un 47% de los in­ves­ti­ga­dos de­cla­ra­ba que ga­na­ba pe­so, un 21% que dor­mía más y otro 31% que per­día in­te­rés por las ac­ti­vi­da­des so­cia­les du­ran­te esa épo­ca del año. Hay evi­den­cias cien­tí­fi­cas de que la can­ti­dad de luz in­flu­ye en la vi­da y el es­ta­do de áni­mo de to­das las per­so­nas: una ma­yor cla­ri­dad con­tri­bu­ye a la ac­ti­va­ción –sea en for­ma de ale­gría o de an­sie­dad–, y me­nos luz se re­la­cio­na con de­pre­sión, lo que jus­ti­fi­ca­ría que al­gu­nas per­so­nas sien­tan que du­ran­te los me­ses de oto­ño e in­vierno en­tran en una es­pe­cie de es­ta­do de le­tar­go ca­rac­te­ri­za­do por som­no­len­cia, di­fi­cul­tad pa­ra con­cen­trar­se, ba­jo es­ta­do de áni­mo… Tam­bién las hay so­bre los múl­ti­ples efec­tos

te­ra­péu­ti­cos del sol so­bre el or­ga­nis­mo (veá­se in­for­ma­ción de apo­yo), mu­chos de ellos de­ri­va­dos de la sín­te­sis de vi­ta­mi­na D que fa­ci­li­ta. La Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­ro­lo­gía (AEDV) ase­gu­ra que el sol, ade­más de ser im­pres­cin­di­ble pa­ra sin­te­ti­zar la vi­ta­mi­na D, es fuen­te de cal­cio pa­ra hue­sos y dien­tes, me­jo­ra la res­pues­ta mus­cu­lar, re­du­ce la pre­sión san­guí­nea y la res­pues­ta in­mu­no­ló­gi­ca, dis­mi­nu­ye las in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias, me­jo­ra la res­pi­ra­ción en los as­má­ti­cos, re­du­ce el co­les­te­rol y au­men­ta la he­mo­glo­bi­na en san­gre. De he­cho, la he­lio­te­ra­pia, la téc­ni­ca mé­di­ca que uti­li­za el efec­to de los ra­yos so­la­res con fi­nes cu­ra­ti­vos, fun­cio­na des­de ha­ce cien­tos de años y, en el si­glo V a.C., asi­rios y egip­cios ya cons­truían gran­des te­rra­zas pa­ra to­mar ba­ños de sol. Pe­ro cuan­do hoy se pre­gun­ta a los mé­di­cos si pa­ra evi­tar tras­tor­nos es­ta­cio­na­les de­be­ría­mos to­mar más sol du­ran­te el oto­ño y el in­vierno, no hay una res­pues­ta uná­ni­me ni con­tun­den­te. Lle­va­mos años oyen­do a los der­ma­tó­lo­gos, en­tre otros es­pe­cia­lis­tas, aler­tar so­bre los gra­ves ries­gos que la ex­po­si­ción a los ra­yos so­la­res tie­ne pa­ra la piel –me­la­no­ma y en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, en­tre otros– y so­bre la ne­ce­si­dad de pro­te­ger­se de la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta. No obs­tan­te, en el úl­ti­mo en­cuen­tro in­ter­na­cio­nal de la So­cie­dad Eu­ro­pea de In­ves­ti­ga­ción Der­ma­to­ló­gi­ca (ESDR), ce­le­bra­do en ma­yo pa­sa­do, cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Edim­bur­go (Reino Uni­do) su­gi­rie­ron que los be­ne­fi­cios de la ex­po­si­ción al sol so­bre la sa­lud car­dio­vas­cu­lar pue­den ser ma­yo­res que los ries­gos de desa­rro­llar cán­cer de piel. Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res bri­tá­ni­cos, la luz so­lar fa­vo­re­ce la pro­duc­ción de óxi­do ní­tri­co, un trans­mi­sor quí­mi­co que es­tá al­ma­ce­na­do en la piel, que se li­be­ra por la ex­po­si­ción a los ra­yos ul­tra­vio­le­tas del sol y pa­sa al flu­jo san­guí­neo, di­la­ta los va­sos san­guí­neos y las ar­te­rias co­ro­na­rias, y con ello dis­mi­nu­ye la pre­sión ar­te­rial y pue­de re­du­cir el ries­go de an­gi­na de pe­cho. Po­co an­tes, en fe­bre­ro, se dio a co­no­cer una in­ve­si­ga­ción de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de Har­vard (EE.UU.)que sem­bra­ba du­das so­bre la ido­nei­dad de un uso ge­ne­ra­li­za­do y con­ti­nuo de los pro­tec­to­res so­la­res al su­ge­rir que las mu­je­res más ex­pues­tas a la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta del sol son me­nos pro­pen­sas a la ar­tri­tis reuma­toi­de y cons­ta­tar que es­ta re­la-

ción es muy cla­ra en el gru­po de mu­je­res que los in­ves­ti­ga­do­res se­guían des­de 1976 y no en las que in­cor­po­ra­ron al es­tu­dio en 1989, lo que qui­zá obe­dez­ca a que las más jó­ve­nes usan ha­bi­tual­men­te pro­tec­tor so­lar y es­te po­dría es­tar blo­quean­do los be­ne­fi­cios. Por otra par­te, di­ver­sos es­tu­dios vin­cu­lan una ba­ja ex­po­si­ción al sol con ma­yor ries­go de cán­ce­res de co­lon, ma­ma y prós­ta­ta, y de al­gu­nas en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes, más allá de los pro­ble­mas de os­teo­po­ro­sis, de­bi­li­dad o fa­ti­ga cró­ni­ca que ha­bi­tual­men­te se re­la­cio­nan con el dé­fi­cit de vi­ta­mi­na D. Pe­ro a pe­sar de to­das es­tas y otras pro­pie­da­des be­ne­fi­cio­sas –se han com­pro­ba­do efec­tos de re­gu­la­ción hor­mo­nal–, mu­chos es­pe­cia­lis­tas, so­bre todo der­ma­tó­lo­gos, in­sis­ten en que tam­bién es­tá de­mos­tra­da la vin­cu­la­ción en­tre las ra­dia­cio­nes del

LA CAN­TI­DAD DE LUZ SO­LAR IN­FLU­YE EN EL ÁNI­MO Y LA SA­LUD ACON­SE­JAN SO­LEAR­SE EN­TRE 5 Y 30 MI­NU­TOS DOS O TRES VE­CES A LA SE­MA­NA

sol y un tu­mor tan agre­si­vo co­mo el me­la­no­ma, que pue­de re­sul­tar mor­tal. “Yo no es­toy de acuer­do en que los be­ne­fi­cios de to­mar el sol sean su­pe­rio­res a los ries­gos; es cier­to que la sín­te­sis de vi­ta­mi­na D es ne­ce­sa­ria y que si te echas fo­to­pro­tec­tor por todo el cuer­po la im­pi­des, pe­ro bas­ta con que dos o tres días a la se­ma­na ex­pon­gas diez o quin­ce mi­nu­tos los bra­zos y la ca­ra pa­ra que tu or­ga­nis­mo dis­pon­ga de su­fi­cien­te do­sis de esa vi­ta­mi­na; y el res­to del tiem­po va­le más lle­var fo­to­pro­tec­ción por­que el sol es per­ju­di­cial pa­ra la piel”, ase­gu­ra Mai­der Pre­tel Ira­zá­bal, der­ma­tó­lo­ga de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Navarra. Las re­co­men­da­cio­nes de la OMS y la Co­mi­sión Eu­ro­pea tam­bién apun­tan a la bús­que­da de un equi­li­brio en­tre el ries­go de dé­fi­cit de vi­ta­mi­na D en per­so­nas que se so­lean po­co –co­mo los an­cia­nos que es­tán en re­si­den­cias o ape­nas sa­len de casa, los be­bés y ni­ños que sa­len a la ca­lle ab­so­lu­ta­men­te cu­bier­tos por ro­pa, las per­so­nas que se pa­san el día en la ofi­ci­na o las que uti­li­zan siem­pre fil­tros so­la­res– y el ries­go de fo­to­en­ve­je­ci­mien­to, cán­cer de piel y ca­ta­ra­tas por ex­ce­so de ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta. Y la cla­ve, ex­pli­can, es­tá en esas ex­po­si­cio­nes cor­tas –en­tre 5 y 30 mi­nu­tos se­gún la épo­ca del año y la si­tua­ción geo­grá­fi­ca–, de apro­xi­ma­da­men­te el 18% de la piel (el equi­va­len­te a las ma­nos, los bra­zos y la ca­ra), sin pro­tec­ción, dos o tres ve­ces a la se­ma­na. Pe­ro tam­po­co es­tos con­se­jos es­tán exen­tos de con­tro­ver­sia. Lo­re­to Car­mo­na, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Muscu­loes­que­lé­ti­ca y miem­bro de la Li­ga Reumatológica Es­pa­ño­la (LI­RE), opi­na que no va­le la pe­na to­mar el sol en oto­ño e in­vierno “por­que a par­tir de sep­tiem­bre los ra­yos so­la­res no lle­gan con el su­fi­cien­te án­gu­lo pa­ra que per­ci­ba­mos la ra­dia­ción­ción ul­tra­vio­le­ta B, que es la que ha­ce que se ac­ti­ve la pro­duc­ciónpr de vi­ta­mi­na D; de mo­do que, co­mo nono hha­ce ca­lor, te arries­gas a ex­po­ner­te de­ma­sia­do tiem­tiem­po y te­ner pro­ble­mas de piel sin ob­te­ner los efe­ce­fec­tos be­ne­fi­cio­sos so­bre el sis­te­ma au­to­in­mu­ne, la osos­teo­po­ro­sis y las en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias”. Jua­nJuan Lu­ján Martínez, del ser­vi­cio de car­dio­lo­gía del­del hos­pi­talh Qui­rón de To­rre­vie­ja (Alicante), no cons­con­si­de­ra que ha­ya ries­go de dé­fi­cit de vi­ta­mi­na D en­tren­tre la po­bla­ción es­pa­ño­la du­ran­te la tem­po­ra­da

in­ver­nal por­que se con­si­guen re­ser­vas du­ran­te el ve­rano. Lu­ján re­co­no­ce que la ex­po­si­ción a los ra­yos ul­tra­vio­le­tas in­flu­ye en las hor­mo­nas y afec­ta al es­ta­do de áni­mo, pe­ro con­si­de­ra que los es­tu­dios que la re­la­cio­nan con un me­jor per­fil de co­les­te­rol en san­gre o con una re­duc­ción de la hi­per­ten­sión no son con­clu­yen­tes. Ro­sa M. Mar­tí La­bor­da, ca­te­drá­ti­ca de Der­ma­to­lo­gía de la Uni­ver­si­tat de Llei­da, ase­gu­ra que hoy por hoy no hay una úni­ca res­pues­ta a si nos te­ne­mos que pro­te­ger del sol o no, cuán­do o cuán­to con­vie­ne to­mar­lo, o si hay que com­pen­sar el dé­fi­cit de vitami- na D con su­ple­men­tos far­ma­co­ló­gi­cos. Pe­ro ella con­si­de­ra que “el sol de oto­ño e in­vierno, sal­vo en la al­ta mon­ta­ña, de­be­ría ser nues­tro ami­go y un gran alia­do pa­ra la sa­lud”. Pa­ra Mar­tí La­bor­da, du­ran­te es­ta épo­ca del año en que la ra­dia­ción so­lar no es tan in­ten­sa es cuan­do se pue­den apro­ve­char los mu­chos efec­tos po­si­ti­vos del sol con me­nor ries­go. “No to­dos los gru­pos de tra­ba­jo es­tán de acuer­do so­bre la con­ve­nien­cia de so­lear­se o las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra ha­cer­lo, así que mi con­se­jo es que uti­li­ce­mos el sen­ti­do co­mún, pro­te­ja­mos nues­tra piel du­ran­te las ho­ras cen­tra­les del día en ve­rano y aprovechemos aho­ra el sol de oto­ño e in­vierno rea- li­zan­do ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre du­ran­te el me­dio­día o los fi­nes de se­ma­na, co­ma­mos una die­ta equi­li­bra­da y si­ga­mos los con­se­jos de nues­tro mé­di­co si nos in­di­ca su­ple­men­tos de vi­ta­mi­na D”, se­ña­la. ¿Cues­tión de án­gu­lo? Bue­na par­te de la con­tro­ver­sia en­torno a la con­ve­nien­cia de so­lear­se du­ran­te los me­ses más fríos tie­ne que ver con el án­gu­lo con que nos lle­gan los ra­yos so­la­res. En reali­dad, es­tos son un con­jun­to de ra­dia­cio­nes con di­fe­ren­tes lon­gi­tu­des de on­da, pe­ro la úni­ca que en con­tac­to con la piel ha­ce que el cuer­po pro­duz­ca vi­ta­mi­na D es la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta B (UVB). Y hay ex­per­tos

que ase­gu­ran que, de­bi­do a la fí­si­ca y la lon­gi­tud de on­da de los ra­yos UVB, es­tos só­lo pe­ne­tran la at­mós­fe­ra pa­ra lle­gar a la su­per­fi­cie te­rres­tre cuan­do el sol es­tá por en­ci­ma de un án­gu­lo de 50º so­bre el ho­ri­zon­te, mien­tras que si el án­gu­lo es me­nor la ca­pa de ozono re­fle­ja los ra­yos UVB a tra­vés de los ra­yos UVA. Y, de acuer­do con los cálcu­los que ofre­cen las so­cie­da­des as­tro­nó­mi­cas, que la al­tu­ra del sol su­pere los 50º al me­dio­día (14 ho­ras en ve­rano) es una con­di­ción que só­lo se da en Bar­ce­lo­na en­tre el 25 de mar­zo y el 18 de sep­tiem­bre. Hay pe­que­ñas va­ria­cio­nes en otros pun­tos de la Pe­nín­su­la, en fun­ción de la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, pe­ro en nin­gún

AL­GU­NOS EX­PER­TOS DU­DAN QUE HA­YA BE­NE­FI­CIOS CUAN­DO EL SOL ES­TÁ BA­JO HAYESTUDIOS QUE CUES­TIO­NAN EL USO CON­TI­NUO DE PRO­TEC­TOR SO­LAR

lu­gar de Es­pa­ña, sal­vo Ca­na­rias, los ra­yos in­ci­den con más de 50º du­ran­te prác­ti­ca­men­te todo el oto­ño y el in­vierno. Se­gún Ja­vier Gor­gas, de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de As­tro­no­mía, en Ma­drid el Sol so­lo al­can­za esa al­tu­ra en­tre equi­noc­cio y equi­noc­cio –del 21 de mar­zo al 21 de sep­tiem­bre–; en Má­la­ga, del 12 de mar­zo al 2 de oc­tu­bre; en A Coruña, del 28 de mar­zo al 14 de sep­tiem­bre; en Pal­ma de Ma­llor­ca, del 17 de mar­zo al 23 de sep­tiem­bre, y en Las Palmas de Gran Ca­na­ria, del 17 de fe­bre­ro al 24 de oc­tu­bre. No obs­tan­te, los ín­di­ces de ra­dia­ción que re­co­ge la Agen­cia Es­ta­tal de Me­teo­ro­lo­gía (Ae­met) evi­den­cian que fue­ra de esas fe­chas tam­bién lle­gan ra­dia­cio­nes de fre­cuen­cia UVB, aun­que en ni­ve­les más ba­jos. Se­gún sus in­for­mes, si en Ma­drid el ín­di­ce de ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta B al­can­za ni­ve­les de 9 y 10 du­ran­te los me­ses de ve­rano, ba­ja al 4-5 en oto­ño y re­gis­tra una me­dia de 1,5-2 en in­vierno, pa­ra su­bir has­ta 6-8 en los me­ses de pri­ma­ve­ra. Y son es­tos ba­re­mos los que sus­ci­tan de­ba­te en la co­mu­ni­dad mé­di­ca. Mien­tras que pa­ra al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res es­tas pe­que­ñas do­sis de ra­dia­ción UVB del sol in­ver­nal son be­ne­fi­cio­sas pa­ra el or­ga­nis­mo, pa­ra otros no son su­fi­cien­tes pa­ra pro­du­cir vi­ta­mi­na D y, en con­se­cuen­cia, no va­le la pe­na ex­po­ner­se al ries­go que con­lle­van las ra­dia­cio­nes so­la­res. Cla­ro que, in­ci­da o no en la sín­te­sis de vi­ta­mi­na D, to­dos los ex­per­tos re­co­no­cen que el con­tac­to con la luz so­lar du­ran­te los me­ses fríos tie­ne otros be­ne­fi­cios in­cues­tio­na­bles. “Es­ti­mu­la la pro­duc­ción de cor­ti­sol, que ha­ce que el cuer­po se­pa que tie­ne unos ho­ra­rios y dis­mi­nu­ye la in­fla­ma­ción, de mo­do que re­sul­ta be­ne­fi­cio­so pa­ra to­das las en­fer­me­da­des que cur­san con do­lor”, co­mo la ar­tri­tis reuma­toi­de, ex­pli­ca la di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Muscu­loes­que­lé­ti­ca, Lo­re­to Car­mo­na. Y tam­bién se ha pro­ba­do la in­ci­den­cia de las ra­dia­cio­nes so­la­res so­bre los ni­ve­les de se­ro­to­ni­na, que re­gu­lan los es­ta­dos de áni­mo, de for­ma que so­lear­se re­sul­ta be­ne­fi­cio­so pa­ra la sa­lud men­tal du­ran­te todo el año. De to­dos mo­dos, la lar­ga lista de efec­tos te­ra­péu­ti­cos que se atri­bu­ye a las ra­dia­cio­nes so­la­res no sig­ni­fi­ca que sean be­ne­fi­cio­sas pa­ra todo el mun­do. Los ex­per­tos ase­gu­ran que so­lear­se es­tá ab­so­lu­ta­men­te con­tra­in­di­ca­do pa­ra quie­nes tie­nen alergia al sol, in­som­nio, hi­po­ti­roi­dis­mo, anemia por fal­ta de vi­ta­mi­na B12, en­fer­me­da­des car­dia­cas gra­ves, hi­po­fun­ción su­pra­rre­nal, ne­fri­tis o cán­cer de piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.