LA ME­DI­CI­NA MÁS BA­RA­TA

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Los efec­tos po­si­ti­vos del sol me­jor co­no­ci­dos son los que se de­ri­van de la sín­te­sis de vi­ta­mi­na D, que en nues­tro or­ga­nis­mo es una sus­tan­cia de­no­mi­na­da 25-hi­dro­xi­co­le-cal­ci­fe­rol y se pro­du­ce por la ac­ción de los ra­yos ul­tra­vio­le­tas so­bre una se­rie de lí­pi­dos que hay en el or­ga­nis­mo, aun­que tam­bién se ad­quie­re a tra­vés de ali­men­tos co­mo el pes­ca­do azul o al­gu­nos ce­rea­les. Es­ta vi­ta­mi­na pro­mue­ve la ab­sor­ción del cal­cio y el fós­fo­ro en el apa­ra­to di­ges­ti­vo y es esen­cial pa­ra el cre­ci­mien­to y el man­te­ni­mien­to de los hue­sos. Por el con­tra­rio, su dé­fi­cit se re­la­cio­na con ra­qui­tis­mo y os­teo­po­ro­sis, con la ten­den­cia a pa­de­cer en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes co­mo la es­cle­ro­sis múl­ti­ple, as­ma bron­quial y dia­be­tes ti­po I, con en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, in­fec­cio­nes y en­fer­me­da­des men­ta­les, co­mo la de­pre­sión. Los efec­tos te­ra­péu­ti­cos atri­bui­dos a los ra­yos del sol son muy am­plios, y al­gu­nos tie­nen que ver con me­ca­nis­mos in­de­pen­dien­tes de la vi­ta­mi­na D.

Va­so­di­la­ta­dor Los ra­yos del sol con­vier­ten un ami­noá­ci­do de la piel, la his­ti­di­na, en his­ta­mi­na, que tie­ne efec­to va­so­di­la­ta­dor y pro­vo­ca una ma­yor irri­ga­ción cu­tá­nea.

Bac­te­ri­ci­da y an­ti­sép­ti­co. La prue­ba de que las ra­dia­cio­nes so­la­res pro­te­gen de in­fec­cio­nes y ma­tan pa­tó­ge­nos es, se­gún los ex­per­tos, que mu­chos apa­ra­tos de de­sin­fec­ción de he­rra­mien­tas fun­cio­nan con ra­yos ul­tra­vio­le­tas. Pa­re­ce que, ade­más, la ex­po­si­ción a la luz so­lar ac­ti­va el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio fren­te a los hon­gos o vi­rus que pue­dan alo­jar­se en la piel y las mu­co­sas.

Desintoxicador La luz so­lar tam­bién ac­ti­va la eli­mi­na­ción del su­dor (urea, áci­do úri­co, so­dio) y de gra­sas mal me­ta­bo­li­za­das, lo que con­tri­bu­ye a des­in­to­xi­car el or­ga­nis­mo. Re­ge­ne­ra­dor mus­cu­lar So­lear­se ayu­da a re­ge­ne­rar las fi­bras mus­cu­la­res y a au­men­tar el tono mus­cu­lar por­que me­jo­ra la irri­ga­ción san­guí­nea y, por tan­to, la nu­tri­ción del múscu­lo.

Anal­gé­si­co El ca­lor de los ra­yos so­la­res tie­ne un efec­to anal­gé­si­co. De he­cho, los fi­sio­te­ra­peu­tas uti­li­zan lám­pa­ras de in­fra­rro­jos pa­ra tra­tar do­lo­res lo­ca­li­za­dos. Me­jo­ra las en­fer­me­da­des que cur­san con do­lor, co­mo la ar­tri­tis reumatológica.

Re­gu­la­dor hor­mo­nal Se cree que los es­tí­mu­los de la luz so­lar so­bre la re­ti­na, des­pués de ac­tuar so­bre el cerebro, se trans­mi­ten a la hi­pó­fi­sis pa­ra re­gu­lar la cas­ca­da hor­mo­nal del cuer­po hu­mano.

Es­ti­mu­la­dor se­xual Los es­pe­cia­lis­tas en he­lio­te­ra­pia ase­gu­ran que la ex­po­si­ción a la luz del sol es­ti­mu­la la se­cre­ción de hor­mo­nas se­xua­les en los ovarios y los tes­tícu­los.

Au­men­ta la am­pli­tud res

pi­ra­to­ria El efec­to va­so­di­la­ta­dor me­jo­ra las fun­cio­nes res­pi­ra­to­rias y tam­bién se vin­cu­lan los ni­ve­les de vi­ta­mi­na D con la pro­pen­sión a las cri­sis as­má­ti­cas.

An­ti­de­pre­si­vo La luz so­lar con­tri­bu­ye a la pro­duc­ción de en­dor­fi­nas y me­jo­ra la sen­sa­ción de bienestar.

An­ti­can­ce­rí­geno Al­gu­nos es­tu­dios vin­cu­lan la ex­po­si­ción al sol con una me­nor in­ci­den­cia de al­gu­nos ti­pos de cán­cer –co­lon, ma­ma y prós­ta­ta, so­bre todo– y con una me­nor ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to de los tu­mo­res.

Es­ti­mu­la­dor El sol es­ti­mu­la la for­ma­ción de gló­bu­los ro­jos e in­cre­men­ta la he­mo­glo­bi­na.

Re­duc­tor La ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta con­tri­bu­ye a equi­li­brar los ni­ve­les de co­les­te­rol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.